Aunque el precio del pollo en Salamanca es caro en este momento, sigue siendo más accesible que el costo de la carne de res

Cuca Domínguez
Salamanca.- Escasea el pollo y sube su precio; la pechuga se llega a vender a 125 pesos el kilo, cuando su precio hace menos de un mes todavía era de 65 pesos por kilo.

Don Jorge Sierra, comerciante de este producto desde hace 30 años, comentó que esta es la crisis más difícil que le ha tocado vivir. Aseguró que ante este panorama las ventas han bajado.

“La gente se queja, pero qué puede hacer. No compran o compran menos, porque los precios de todos los alimentos han subido, no solo el pollo”, señaló.

Entrevistado en su local de la explanada norte del mercado Tomasa Esteves, el comerciante de pollo aseguró que la situación está muy difícil en este momento.

“Se ha dificultado esta actividad, está escaseando y además está muy caro. El kilo de pechuga está en 125, vino subiendo de poco en poco desde hace un mes que estaba en los 65 pesos. El pollo completo se vendía a 40 pesos, hoy está en 55 pesos”, explicó Jorge Sierra.

Además, informó que hay escasez del ave y, de seguir así, seguramente el precio seguirá subiendo. Incluso dijo que, como vendedores, de este producto han reducido la compra. Esto ya que las ventas están bajas, aunque mantiene la esperanza de que la gente siga comprando este producto.

precio-del-pollo-en-Salamanca1
Foto: Cuca Domínguez

Clientes disminuyen su consumo

Los consumidores, como la señora Manuela, dicen que han optado por disminuir su consumo.

“Soy viuda, cuido a los cuatro hijos de la mayor de mi hija y para hacer un guiso para siete personas sí sale caro comprar pollo. A veces le pedimos al pollero que nos parta los pedazos más chiquitos, ya no en piezas como antes y los abundamos con menudencia; también subió, pero tenemos que buscarle”, narró la mujer.

Aunque el precio del pollo en Salamanca es caro en este momento, sigue siendo más accesible.

“Si queremos carne de res, esa ya cuesta 200 pesos el kilo. La verdad es que en este momento no hay dinero que alcance. Mi hija y su esposo tiene que trabajar para poder mantener a su familia”, aseguró Manuela.

“Lo malo es que no solo el pollo está caro, también la carne de res, la de cerdo y no se digan las frutas y verduras, hasta las de temporada que normalmente están más baratas, hoy ni eso; quién sabe cómo le vayamos a hacer”, cuestionó la ama de casa.

https://t.me/periodico_correo