Redacción

Estado de México.- Cuando Bayron dejó de ir a la escuela debido a la pandemia, su madre lo comenzó a encargar con una pareja que conocía y a quienes les tenía confianza, sin embargo no se imaginó el nivel de maltrato que le infringían y de forma constante y que lo llevaron a la muerte.

De acuerdo a los resultados que dieron los peritos, el menor de siete años murió por un traumatismo craneoencefálico que le fue provocado por las constantes golpizas que recibía ya que determinaron que padecía del síndrome del niño maltratado.

Los hechos que costaron la vida de este menor se registraron el mediodía de este martes, en el interior de un domicilio, ubicado en la esquina de las avenidas Andrés Molina y Tenancingo, en el centro de este municipio de La Paz, en el Estado de México.

Policías y paramédicos de Protección, en atención a un llamado de auxilio de los propietarios del inmueble que aseguraban que un menor que estaba bajo su cuidado había muerto al parecer por una caída de su bicicleta.

Ocultaron la verdad

Al momento en que policías y paramédicos llegaron, confirmaron que el niño Bayron N ya estaba muerto. Al entrevistarse con los esposos, María de Lourdes N, de 43 años de edad y Saúl N, de 46, manifestaron que todos los días cuidaban al menor debido a que su madre trabajaba.

Según su versión, el niño se cayó de la bicicleta, sin embargo, cuando lo revisaron, las huellas de maltrato evidenciaron algo muy diferente.

A simple vista, se le apreciaban al niño golpes que no eran recientes ni que se pudo hacer por la caída, el matrimonio fue detenido y trasladado a las instalaciones del centro de justicia local, donde al ser sometidos a un riguroso interrogatorio cayeron en constantes contradicciones y se mostraron sumamente nerviosos.

Finalmente, terminaron por confesar que desde hace más de seis meses constantemente golpeaban al menor debido a que era muy, inquieto y no obedecía, por lo que de esa forma trataban de “corregirlo y educarlo”.

Con información de Infobae

ndr