Ana Ojeda

Purísima del Rincón.- Con contrastes celebró Purísima a su patrono El Señor de la Columna: al interior del templo a todos se les dotó de gel y se checó la temperatura en la puerta de acceso, mientras en el exterior en la calle, se concentró mucha gente sin cuidar su sana distancia, ni el uso de cubrebocas.

En años anteriores se concentraron miles de feligreses, esta vez fueron varios cientos, pero de todos ellos sólo 300 lugares contaditos hubo para llegar a la cancha del templo.

Los sacerdotes del Decanato del Rincón se hicieron presentes a celebrar la misa 6 de la tarde, aunque los fieles comenzaron a llegar desde las 4:30.

LC