Redacción

México.- La Unidad de Inteligencia Financiera presentó una sexta denuncia en contra de Emilio Lozoya y 11 personas más, así como 33 personas morales por presuntos delitos de corrupción política y desvío de recursos públicos mientras fue director de Pemex.

La denuncia fue presentada ante la Fiscalía Especializada en Materia de Combate a la Corrupción de la FGR.

La UIF identificó un esquema de lavado de dinero en Pemex durante el 2012 al 2016 por medio de contratos otorgados a 34 empresas relacionadas con Odebrecht por millones, las cuales se integraron en tres niveles de operación para favorecer a servidores públicos y posiblemente financiar campañas políticas.

A través de un comunicado la UIF precisó que las empresas fueron las receptoras de los recursos públicos erogados por Pemex y organismos gubernamentales de forma injustificada, las cuales guardan relación directa con Odebrecht.

Una de estas operaciones fue la de la constructora brasileña, la cual, durante la administración de Emilio Lozoya, registró transferencias por más de tres mil millones de pesos supuestamente por concepto de pagos por la prestación del servicio de “construcción” a favor del Gobierno federal; pero dichos servicios no fueron realizados.

CASO LOZOYA

Las autoridades españolas detuvieron a Lozoya el pasado 12 de febrero de 2020 en una lujosa urbanización de la española Costa del Sol.

Lozoya, llegó extraditado el 17 de julio a México, donde la Fiscalía General de la República lo acusa de recibir 10.5 millones de dólares de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht para la campaña de Enrique Peña Nieto.

También está acusado de la compra por parte de Pemex con un sobreprecio de 500 millones de dólares de una planta inservible de fertilizantes de Agronitrogenados a Altos Hornos de México (AHMSA), compañía de Alonso Ancira.

Andrés Manuel López Obrador prometió un día después de su arresto en España que en su Gobierno “no hay protección para nadie”.

Con información de Sin Embargo

SZ