Nancy Venegas

Irapuato.- La madrugada de este 7 agosto será inolvidable para la familia Rincón, en medio de la lluvia, como pudieron resguardaron a los siete pequeños en la segunda planta de su hogar ubicado en la comunidad La Soledad, los tres adultos corrieron para tratar de salvar sus muebles y aparatos eléctricos porque el agua del canal que brotaba por el piso y paredes se metió a su hogar por cuarta ocasión desde el 2016.

La lluvia atípica de aproximadamente 40 metros cúbicos y la acumulación de basura en el canal de riego de esta comunidad provocó que el agua superara el cauce e ingresara a 60 viviendas y el Sabes, donde el líquido alcanzó hasta 30 centímetros. Al menos 300 personas resultaron afectadas. Lugareños exigieron que la empresa Procter & Gamble, ubicada a unos metros, repare el canal que eliminaron para la construcción de la planta.

Al filo de las 04:30 horas de este martes, vecinos de la comunidad La Soledad, pidieron ayuda al 911 porque el agua del canal se metió a sus viviendas.

“Estuvimos desde las 6 y media de la mañana en la comunidad, en la zona donde ya habíamos trabajado el domingo, el agua alcanzó un nivel de 30 a 35 centímetros en 60 casas, en promedio en cada casa habitan 5 ciudadanos… Se nos presentó una lluvia atípica de aproximadamente 40 metros cúbicos que ni siquiera nuestro radar detectó y nuevamente, aunque ya habíamos hecho la limpieza, encontramos mucha basura, entonces se taponeó el canal y el agua se desbordó”, informó Israel Martínez Negrete, encargado del despacho de la dirección de Protección Civil.

Lucharon por salvar su patrimonio

Los tres miembros adultos de la familia Rincón, una de las afectadas por las inundaciones, contaron lo que fue el momento de angustia, cuando lo primero que hicieron fue poner a salvo a sus seres queridos y después intentar salvar lo más posible de su patrimonio.

“Fue muy rápido y muy feo, lo primero que hicimos fue cargar a los niños subirlos a la parte alta, tratamos de correr al corral para cargar las lavadoras, los muebles, los aparatos del taller de carpintería y herrería, pero no pudimos, el agua se metió rápido y ya no pudimos hacer mucho”, platicó Olga Rincón.

En el hogar de los Rincón ubicado en la calle Deportiva de la comunidad La Soledad, habitan siete menores de edad y tres adultos. La madrugada de este martes, al filo de las 04:00 horas, se apresuraron para salvarse del agua que traspasó las paredes, portón y puerta y brotaba por el piso.

“Ya van 4 veces que nos pasa esto, hemos perdido lavadoras, colchones, muebles, estufas, los aparatos de carpintería y herrería, los puerquitos que estábamos engordando, lo bueno fue que esta vez no se fue la luz y nos dejó alcanzar a poner unos ladrillos, aunque sea en algunos aparatos y salvarnos porque lo principal es la vida”, compartieron los Rincón.

Esta ocasión a diferencia del 2016, los Rincón como otros habitantes de la Soledad, pudieron tomar algunas medidas y proteger algunos de sus muebles, porque el domingo pasado el agua del canal ingresó a 3 viviendas.

“Lo que pediríamos en este momento serían 2 colchones para poder acostar a los niños, ahora no alcanzamos a subirlos y están mojados, vamos a esperar a que se seque todo y que primeramente Dios los aparatos sirvan”, contó la familia Rincón.

Afectó también al SABES

Además de los hogares, el agua también afectó al Sabes, ahí el líquido superó los 30 centímetros, pupitres, inmobiliario educativo flotaban en el agua en el plantel que desde el año antepasado se dejó de utilizar a consecuencia de la pandemia por Covid-19.

Pese a que la mayoría de las viviendas ubicadas en la zona baja de la comunidad La Soledad tienen dos plantas, algunas familias no alcanzaron a subir sus muebles o aparatos eléctricos a los pisos superiores. Se apreciaban sobre el agua animales, muebles, colchones, lavadoras, estufas, salas y otros aparatos electrodomésticos.

Con bombas charqueras del municipio y que consiguieron los lugareños, personal de Protección Civil, cadetes de la Academia de Formación Policial y los habitantes se dieron a la tarea de retirar el líquido de sus viviendas. También colocaban arena en costales que pusieron en las inmediaciones de las casas.

Martínez Negrete, comentó que para prevenir incidentes recomendaron a las familias afectadas el desalojar sus hogares, porque se prevé que las lluvias continuarán, pero los moradores de los hogares rechazaron acudir a los albergues temporales.

Personal de las direcciones de salud con una unidad móvil atendieron a la población, mientras que colaboradores de la dirección de desarrollo social, recorrían las casas para preguntar a los afectados las necesidades más urgentes y hacerles llegar los apoyos.

Exigen que Procter & Gamble repare canal

No es la primera vez que los habitantes de esta comunidad, tienen pérdidas y daños en su patrimonio. Mónica Aza, una de las afectadas, recordó que en 2016 perdieron muebles y aparatos a causa de la inundación y desde entonces, se acordó que la empresa Procter & Gamble, ubicada a unos metros de la comunidad, repara el canal que desaparecieron para construir la planta.

Las autoridades incluso tienen el conocimiento en el 2016 estuvieron representantes del municipio, del Estado y de la empresa Procter & Gamble, se hicieron acuerdos de mantener limpio, se dijo que la empresa iba a recomponer el canal que desaparecieron y no lo hicieron, se iba a hacer más grande el canal y volver a conectarlo no se hizo absolutamente nada…

Ahora que estamos en la misma situación, pedimos que ese canal la empresa lo vuelva a reincorporar, pedimos darle capacidad de ese canal y nosotros mismos o con el apoyo de la gente conectarlo a la red de canales y desfogar todos los de aquí del rancho al río Silao que está a 3 kilómetros.

El mes pasado el agua del canal ingresó a algunos hogares de la Soledad, el domingo pasado personal de Protección Civil trasladó bombas charqueras para desfogar el líquido de 3 viviendas y el campo de futbol.

Los habitantes de la comunidad explicaron la problemática a Marco Antonio López, analista de proyectos de la Comisión Estatal del Agua, que, junto a sus compañeros de trabajo, revisó la comunidad y se comprometió a reunirse el próximo viernes con representantes de Procter & Gamble y autoridades municipales.

“Vamos a hacer un recorrido para conocer las necesidades y ver las opciones que podemos tener para prevenir que pasen estas situaciones tan lamentables”, comentó el funcionario estatal