Nissandra Del Río

Guanajuato.- Transportar, contratar y alojar a ‘aliens’ son los principales cargos que enfrenta José Luis Bravo, empresario proveniente de Manuel Doblado, naturalizado estadounidense y detenido en el país vecino como presunto líder de una ‘conspiración’ que daba empleo a migrantes ilegales en Estados Unidos.

Su caso ha llegado a México encendiendo las alertas rojas porque, lo que pareciera ser un caso de alto orden criminal, deja entrever criminalización y discriminación desde el lenguaje usado y evidencia la problemática de la migración ilegal mexicana en el país del norte, así como las estructuras que subyacen.

Más detalles: Detienen en EU a empresario de Guanajuato vinculado con presunta ‘red de indocumentados’

A través de la oficina del representante del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en el Distrito Oeste de Missouri, el pasado 25 de agosto se emitió un boletín informativo sobre un proceso iniciado bajo la ley RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations —Ley de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas, en español—) contra José Luis Bravo y 19 de sus trabajadores. En este, se les imputan —entre otras cosas— transportar y contratar migrantes indocumentados como parte de una red de restaurantes.

El original puedes leerlo AQUÍ.

Sin embargo, el boletín no lo describe específicamente así y en reiteradas ocasiones hace uso de la palabra ‘alien’ para referirse a los trabajadores indocumentados. Sí, la palabra figura en el mismo documento oficial al menos cuatro veces.

‘Alien’ (en español, extraterrestre) es un término comúnmente usado en Estados Unidos para referirse a las personas extranjeras o ‘no ciudadanas’. No obstante, ha sido arduamente criticado por defensores de derechos humanos, como un término “deshumanizante y que debe ser removido del lenguaje o los estatutos”, declaro en su tiempo Joaquín Castro, representante del distrito de Texas en 2015.

En enero de este año, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso removerlo de las leyes de inmigración y remplazarlo por la palabra ‘noncitizen’ (no ciudadano), marcando un antes y un después en las legislaciones que no sólo aceptaban el uso de ‘alien’, sino que además lo incentivaban en formas como ‘illegal alien’ para referirse a los inmigrantes indocumentados.

“Reforzamos nuestras leyes mientras mantenemos la dignidad de cada individuo con quien interactúan. Las palabras que usamos importan y servirán para, más allá de ello, conferir dignidad a quienes protege”, expreso a través de un memo.

Juzgado por ley ‘contra narco’

José Luis Bravo y 14 de sus 19 empleados, acusados por hasta 64 cargos, serán juzgados en los próximos días bajo la Ley RICO y bajo la que podrían enfrentar hasta 128 años de prisión o una multa de 2.5 millones de dólares. Toda vez que sólo por violar esta ley, pueden ser sentenciados a pasar dos décadas preso.

El Departamento de Justicia (DOJ) alega que Bravo y sus asociados participaron desde julio de 2003 y hasta el pasado 10 de agosto en el tráfico de varios indocumentados de mexicanos, salvadoreños y guatemaltecos con el fin de emplearlos en sus negocios ubicados en Missouri, Kansas, Arkansas y Oklahoma.

Presuntamente, tal esquema les habría permitido evadir impuestos estatales y federales, así como no cubrir el sueldo mínimo ni las horas extras a esos trabajadores. Asimismo se les acusa de incumplir con las prestaciones laborales que les correspondían por ley, independientemente de su estatus migratorio.

No obstante, Bravo y sus empleados también les daban alojamiento y los transportaban a sus lugares de trabajo, “les ayudaban a tramitar documentos falsos, les pagaban en efectivo y se aseguraban que no los vieran en los restaurantes en caso de alguna inspección federal” por parte de ‘la migra’.

Foto: Especial

La investigación corrió a cargo de la Homeland Security Investigations (HSI), rama investigativa del Departamento de Seguridad Nacional, que es responsable de “investigar, desestabilizar y desarticular organizaciones terroristas, transnacionales y otras redes criminales que amenazan o buscan explotar las leyes de aduanas e inmigración de Estados Unidos”. 

Es en este sentido que Bravo y sus empleados son acusados bajo la Ley RICO, como una “conspiración criminal de corrupción”, que permite la persecución y sanciones civiles por determinados actos delictivos realizados en una empresa, tomando ‘empresa’ como “cualquier persona física, entidad comercial, asociación, sindicato o grupo de individuos”.

En 2015 esta misma ley consideraba a la federación de futbol FIFA como una organización corrupta y por la que se arrestó a funcionarios de la organización en su tiempo.

Fue impuesta, según el gobierno de los EE. UU., a fin de desarticular “organizaciones” ilícitas como la mafia y los cárteles criminales.

No obstante, desde que comenzó a ser implementada, su campo de acción ha sido más amplio de lo previsto, pues además de sancionar las violaciones relacionadas con lavado de dinero, malversación, narcotráfico o esclavitud, también sanciona la ayuda para ingresar a inmigrantes ilegales a cambio de dinero.

La persona: José Luis Bravo

En una entrevista para El Despertador Hispano, José Luis Bravo se reconocía como un empresario católico, devoto, y “preocupado por sus empleados” que “son mi familia”.

“Son mi familia, convivo con ellos mucho tiempo y pues sin ellos yo no podría hacer nada, sin ellos no soy nada. Para mí es igual de importante un lavaplatos que un manager, tengo trabajadores conmigo con una antigüedad de 10, 15 o 18 años, siento un cariño por todos ellos, así tengan un año conmigo. Algunas veces me he involucrado en sus problemas pues son como mi familia, he tenido trabajadores con hijos con cáncer en México y los he podido ayudar arreglándoles el seguro para que sus hijos salgan adelante, gracias a Dios un muchacho que tenía cáncer se curó y está trabajando aquí. En lo que puedo los ayudo y me involucro en sus necesidades y problemas”, expuso en aquella ocasión.

En México, sobre todo en su natal Manuel Doblado, Guanajuato, la gente lo conocía como ‘Cacoto’, y solía patrocinar los eventos a la Virgen del Carmen cada 16 de julio en la cabecera municipal. Ahí mismo, se cree que inclusive ayudó a más necesidades del templo y de la población.

El movimiento anti-inmigrante ha recobrado importancia y fuerza en los medios de comunicación durante las últimas décadas. Desde el 2002 se documentan numerosas metáforas que describen los inmigrantes como animales, cataclismos y epidemias y abundan las noticias sobre la discriminación de los latinos por hablar español en su lugar de trabajo.

ac