Pólvora e infiernitos

YULMA ROCHA A LA CNOP… ADIÓS AL ÚLTIMOS VESTIGIO DEL ARROYISMO EN EL PRI

RECLAMO. Lo más destacado del nombramiento de ayer de Yulma Rocha Aguilar como dirigente de la CNOP en Guanajuato fue la reacción de Francisco Arroyo Vieyra en Facebook para calificar las malas formas con las que, dice se ejecutó el relevo de uno sus ahijados políticos, Jorge Luis Martínez Nava.

CON SENTIMIENTO. “En política, la forma es fondo. Que pena. El joven Martínez Nava no merecía esta grosería. ¿A dónde quieren llegar?””, comentó el exsenador y exembajador en la lamentación que hizo Jorge Luis en su “post” en Facebook.

RESIGNACIÓN. “Hoy mala tarde para mi en la política. A otra cosa mariposa. Cierro el ciclo de dirigente estatal de la CNOP”, escribió entre apesadumbrado y sorprendido Martínez Nava que no parecía estar preparado para el esquinazo.

AMARRES. El lance de ayer tiene sus daños colaterales y sus consecuencias en la configuración del mapa preelectoral en Guanajuato. Al arrancar el proceso electoral formalmente, el PRI ya no podrá concretar su proceso de renovación de la dirigencia estatal. Ya fueron ratificados Ruth Tiscareño y Alejandro Arias como presidenta y secretario general del partido.

LA DUPLA. Yulma que quiere ser dirigente ya no podrá buscar ese cargo sino hasta después de las elecciones de junio. Pero es evidente que, siendo, junto a Arias los franquiciatarios en turno del PRI, tiene que asegurar curul en el siguiente proceso.

TIEMPOS IDOS. Y para llegar a esa meta, una vía más directa es encabezar un sector. Y le dejaron la CNOP que encabezaba Martínez Nava que llegó ahí por Francisco Arroyo pero este último ya no opera ni pesa en el tricolor.

NARANJA, NARANJA. Aún más, su hija Erika Arroyo hace política con Luis Andrés Alvarez Aranda, leonés expriista que recién presentó el proyecto “Imaginemos México” en Guanajuato, un brazo operativo de Movimiento Ciudadano. Los rumores y las especulaciones apuntan más arriba.

RADIOPASILLO. Se dice que Arroyo Vieyra tocó base con Dante Delgado quien palomeará candidaturas de MC en todo el país. El PRI, por lo tanto no iba a tener miramientos para garantizar una posición para una de sus puntales en Guanajuato.

MURIENDO LENTO. Que los Arroyo se alejen del PRI; que Martínez Nava sea retirado con malas maneras podría no significar visto de forma aislada, una gran pérdida para el tricolor. El problema es que este partido se desangra lentamente y sus nuevos dueños lo confirman: poco que ganar en las urnas y menos pluris por repartir.

LA DEL ESTRIBO…

Sirva la del estribo de este viernes para precisar que en efecto, existe la gran posibilidad de que a la salida de Mauricio Guzmán Yáñez cuando termine su encargo como consejero presidente del IEEG después del proceso electoral 2021 aunque no podrá relevarlo ninguno de los 6 restantes miembros del consejo. Ni los que llegan ni los que permanecen.

Es decir, cuando llegue el momento de decir adiós a su período de 7 años, habrá convocatoria para elegir nuevo consejero presidente o consejera presidenta del instituto. Un personaje nuevo. Hombre o mujer. Si llega hombre, volverá a haber mayoría masculina y si es una mujer presidenta, la composición sería de 5 mujeres y 2 hombres.

A 4 AÑOS DE LA RENUNCIA DE JOSE ARTURO AL PRI, OTROS PREPARAN EL ADIÓS

Así son las vueltas que da la grilla. Hace 4 años, el ahora expresidente del Consejo Coordinador Empresarial de León José Arturo Sánchez Castellanos renunciaba públicamente a su intermitente militancia en el PRI y lo notificaba al entonces dirigente del priismo leonés José Pedroza Cobián quien, oh paradojas, hoy parece estar más lejos del tricolor que nunca

Arturo Sánchez Castellanos quien fuera regidor del PRI en el trienio 2009-2012, decidió salir de las filas del PRI, motivado “por la decepción que ha ocasionado la forma de gobernar del partido”.

“En general la decepción que tengo yo como todas las personas de México de la actuación y desempeño de los partidos políticos, que realmente nos tienen sumidos en una ingobernabilidad, y en una profunda inequidad e injusticia”, decía en su misiva.

“Ahorita no tengo ninguna motivación para seguir participando en ninguno, estoy dedicado al 100% en mi actividad profesional y no tengo planes de participar en la política partidista por el momento”, decía.

Hay que ubicar el contexto de esa renuncia al PRI. Exactamente un año después del cierre de trienio en el que gobernaron León el tricolor y el Verde y con la acometida panista a todo tren desde las instancias fiscalizadoras en contra del gobierno barbarista.

También, podríamos agregar como dato que la renuncia ocurría unos meses antes de que Sánchez Castellanos, asumiera la presidencia del CCE leonés.

En el momento de su renuncia, Sánchez Castellanos era consejero en el Patronato de la Feria y tesorero del Patronato de Explora.

“Esos son puestos ciudadanos, esa trinchera si la voy a seguir representando y defendiendo porque mi convicción es que los ciudadanos tampoco podemos quedarnos como espectadores ni ajenos a todo lo que está pasando”, refirió.

Cuando acusó recibo de la renuncia, José Pedroza, en ese tiempo todavía afín a la causa barbarista, solo dijo que no iban a extrañar al líder empresarial porque no estaba viviendo el día a día en su partido y lamentaba “la convicción tan ligera”.

Hoy, Pedroza Cobián está mucho más cerca del potencial candidato de Morena a la alcaldía de León, Marcelino Trejo aunque no ha renunciado al PRI.

¿Será que se está aligerando su convicción tricolor?

EL EMBAJADOR LANDAU: LOS ELOGIOS Y LA REALIDAD GUANAJUATENSE

Desde luego que se vale que el gobierno de Guanajuato presuma el discurso pronunciado ayer por el embajador de Estados Unidos en nuestro país Christopher Landau en la sede de la Fiscalía General del Estado.

Su intervención, literalmente no tiene desperdicio. El momento, los personajes ahí presentes, la investidura del emisor y el momento que vive Guanajuato redondean lo que es una bocanada de oxígeno para las autoridades estatales.

El reconocimiento de Landau a la profesionalización de quienes combaten al crimen organizado en la Fiscalía, a la labor de su titular Carlos Zamarripa, a las herramientas que utiliza la entidad para combatir al crimen; la felicitación por la detención de Antonio Yépez, “El Marro” a quien no citó por su nombre.

No es algo que se vea todos los días y menos en el entorno de este gobierno norteamericano. Las palabras afables de Landau contrastan con el discurso frío, rudo y ofensivo del presidente norteamericano.

Una visión con empatía de la migración guanajuatense, de los lazos que unen a Guanajuato con los estadounidenses. Nada que ver con la hostilidad de Donald Trump.

Buen punto para el gobierno de Diego Sinhue. El problema es que los problemas de violencia se han dejado crecer tanto que hoy todas las cosas positivas que se hacen no alcanzan para destacar por encima de cifras que mantienen a Guanajuato en el top de la violencia en México.

Esto no le gusta a la autoridad pero en la vida y en la política hay razones y resultados. El golpe de timón ha resultado insuficiente y justo tras la detención de “El Marro” que derivó en una disminución de los homicidios dolosos en la zona de influencia del cartel, la violencia ha vuelto a dominar la zona.

En el balance positivo del embajador hacia lo que hace la autoridad en Guanajuato, faltó el reconocimiento más importante: el de los resultados.

Los frutos de ese edificio equipado como los de primer mundo, las capacitaciones, las detenciones, los laboratorios, la cooperación. Todo esto y más, han arrojado frutos en los 2 años de este gobierno estatal. Hay detenciones, decomisos, investigación, inteligencia y ya se detuvo a la cabeza de un cartel.

Pero eso está lejos de minar de manera significativa la violencia en las calles, los homicidios dolosos, las extorsiones, las masacres. Y eso es lo más frustrante para la autoridad pero particularmente para los ciudadanos.

Que baja la incidencia en casi todos los delitos, menos en la violencia de alto impacto. Que bien que venga el embajador norteamericano a dar un espaldarazo al gobierno estatal y que diga la sobada frase de que somos más los buenos que los malos.

Y sí, pero en el parafraseo, la suma de lo que han hecho los buenos apenas ha servido para mitigar lo que han hecho los malos que siguen ganando la batalla en este estado. Esa es la triste realidad.