EL DIRIGENTE DE MC Y LAS ILUSIONES MALTRECHAS

¿DAMNIFICADO? Uno de los que debe estar menos contento aunque finja demencia con la irrupción de Arroyo Vieyra en Movimiento Ciudadano Guanajuato es el dirigente estatal, Rodrigo González.

DEFINICIÓN. Y es que, seguir el arribo del exsenador a “reforzar” MC tiene un precio que no debe ser menor y eso podría resentirlo el propio Rodrigo, un exmilitante del PRD y con una formación mucho más izquierdista que algunos arribistas en su partido.

HISTORIAL. González fue en algún momento dirigente del PRD en León y estuvo mucho más cerca de Andrés Manuel López Obrador que del PAN que terminó absorbiendo al sol azteca. Él y Ariel Rodríguez se marcharon por el entreguismo del PRD a la derecha blanquiazul.

PENA TRAS PENA. Y lo que son las cosas, Ariel llegó a ser diputado de Nueva Alianza por la alianza con el PAN y Rodrigo es dirigente de un partido que tiene como único diputado a Jaime Hernández Centeno, graduado como comparsa azul.

VAYA, VAYA. Y ahora, MC ávido de presumir que está importando militantes de otros partidos, le entrega un nombramiento al arroyista Martínez Nava. No hay nada decidido aún pero la candidatura a la que aspira el líder de MC ahora tiene competencia.

PREMIOS. No sabemos si Arroyo llevará simpatías y carretadas de votos y operación electoral a MC en Guanajuato pero sí podemos estar seguros que el exembajador no querrá quedarse con las manos vacías en la cosecha 2021.

SALDOS. Otra vez, la militancia izquierdista es avasallada por los pactos cupulares en los partidos. Movimiento Ciudadano apenas arañó en 2018 el 3% que le exigía la votación estatal para mantener el registro. Hoy, parece haber demasiados generales y estrategas y poca tropa.

LA EXPERIENCIA. Hace algunos ayeres, este partido creyó que el solo nombre del exalcalde panista Eliseo Martínez Pérez le iba a redituar carretadas de votos a su partido al tenerlo como candidato en León.

A VER. Los pronósticos fallaron y ni siquiera pudieron rebasar un dígito de votos en esa ciudad. No basta con llevar personajes populares en la boleta. Hace falta trabajo de tierra y consolidarse como algo distinto a lo que hay ahora.

LA DEL ESTRIBO…

La síndica del Ayuntamiento de León, Leticia Villegas Nava tuvo que reaccionar ayer después de que en redes sociales ventanearon que una institución educativa de su propiedad, el Colegio Guanajuato, presuntamente tenía actividades presenciales en su sede ubicada en el famoso Barrio de San Miguel.

Las imágenes mostraban a menores de 4 o 5 años, del brazo de sus mamás ingresando al plantel y algunos cuestionamientos sobre presuntos favoritismos hacia la edil leonesa. Los comentarios fueron hechos por Adolfo Enríquez Vanderkam.

La propia Villegas Nava reveló que el delegado de la Secretaría de Educación en León, Fernando Trujillo Jiménez le llamó para pedirle una explicación de lo que ahí se describía.

La hija del patriarca yunquista, Elías Villegas, dice que durante cinco días, el colegio citó a padres de familia para que acudieran a recibir asesoría de sus materiales de prescolar. ¿Por qué el citatorio incluía la presencia de los infantes?

Queda claro que el propio requerimiento del delegado de la SEG explica que no había permiso o autorización para alguna otra actividad.

La autoridad y los servidores públicos sobre todo lo que tienen un cargo de elección popular son los primeros obligados a respetar las normas emergentes en una pandemia como la que vivimos.

HABRÁ NUEVO (A) OMBUDSMAN: RAÚL MONTERO NO SERÁ RATIFICADO

Esta mañana sesiona la Junta de Gobierno del Congreso local y entre los puntos de la agenda se encuentra el lanzamiento de la convocatoria para la elección del titular de la Procuraduría Estatal de los Derechos Humanos.

Es un hecho que, Raúl Montero de Alba ya no repite como ombudsman en Guanajuato, una decisión lógica luego de la forma tan accidentada en la que se dio su elección hace cuatro años cuando llegó con calzador a ocupar ese cargo, con apenas dos votos arriba del mínimo que requería legalmente.

En una legislatura en la que el PAN-Gobierno suele planchar con la oposición la designación de titulares de organismos autónomos con los votos de una oposición que no suele ser muy exigente ni se pone sus moños, llevar a Montero de Alba con ese respaldo tan precario, resultaba una afrenta.

Con apenas 21 votos a favor, 12 votos nulos y tres por los otros dos candidatos, Raúl Montero de Alba, personaje cercano a su antecesor Gustavo Rodríguez Junquera, logró el nombramiento. Dos sufragios fueron para Eric Bolívar Alonso y el otro para José Carlos Guerra Aguilera.

“Es muy lamentable que hoy tengamos la designación de un procurador con tan poco respaldo en una votación que fue escasísima, estamos hablando de la votación de Acción Nacional y dos convencidos más… nuestra intención de ninguna manera ha sido vilipendiar personas o hacer escarnio de la personas, pero nos fue imposible elegir a un procurador de estas tres personas”, dijo entonces en tribuna, la diputada del Verde, Beatriz Manrique Guevara.

Y tenía razón; con el objeto de allanarle el camino a Montero de Alba, la maquinaria oficial tuvo que bajar mucho el nivel de los competidores para no hacer más complicado el proceso.

Como ha quedado comprobado con el proceso que llevó a Rosario Piedra Ibarra a la titularidad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, este tipo de nombramientos son palomeados por el inquilino del Poder Ejecutivo.

En Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo sabe que lleva mano en el proceso pero que tampoco tiene compromiso ni necesidad de ratificar a un ombudsman que en cuatro años no pudo cambiar la percepción de las limitaciones que tenía para el cargo.

CUANDO LOS PRIISTAS SE VAN… Y NI ADIÓS DICEN

Bajita la mano, el delegado del CEN del PRI en Guanajuato, Mauricio Ortiz Proal, dijo que los jerarcas de este partido ya tomaron nota de los priistas que sin haber renunciado formalmente al PRI, están ya trabajando con otros partidos o precandidatos de otros institutos

Y la lista debe ser mucho más robusta de lo que cualquiera puede imaginar a lo largo y ancho de Guanajuato tan solo si imaginamos las decepciones que se han acumulado en el PRI en los últimos años y las que se van a sumar cuando empiece a desgranarse la lista por distritos y municipios en paridad de género.

Pero por lo pronto, hay priistas que no han firmado su carta de renuncia y siguen apareciendo en el padrón de militantes del estado aunque ya andan en la talacha con precandidatos o proyectos de otros partidos.

Es el caso de José Guadalupe Pedroza Cobián, quien formaba parte de la nómina priista en el Comité Directivo Estatal en los tiempos del gerardismo con Santiago García López y ahora es caballero de compañía del precandidato sheffieldista a la alcaldía de León, Marcelino Trejo Ortiz.

Pedroza fue funcionario en la administración de Bárbara Botello, en León, y sabe de asuntos electorales. No ha renunciado al PRI pero es un hecho que no seguirá ahí.

Otro priista que trabaja con un proyecto distinto es Luis Andrés Álvarez Aranda quien perdió una contienda de diputado federal con el ahora gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y que fue secretario particular del exalcalde interino, Octavio Villasana.

Ambos ya están muy cerca de Movimiento Ciudadano. De manera particular, Álvarez Aranda trabaja en el proyecto Imaginemos Guanajuato y para nada extraña al PRI. El doctor Villasana ya lo hizo pero él no.

Y bueno, el ex embajador, exsenador, exdiputado federal y local Francisco Arroyo Vieyra ya amarró chamba en MC a Jorge Luis Martínez Nava (exdirigente de la CNOP), merced de su buena relación con Dante Delgado, líder nacional de Movimiento Ciudadano. Aquellos dos tampoco han renunciado al PRI pero como los que se mencionaron anteriormente en esta columna, seguro estaban en la mente del delegado del CEN del PRI, Mauricio Ortiz Proal, quien advirtió que habrá pronunciamiento al respecto.

La lista debe ser mayor en cada municipio. Bárbara Botello se fue del PRI hace algunos meses y seguramente se llevará con ella a varios. Y poco a poco veremos cómo se desgrana la mazorca tricolor que enfrentará la siguiente elección con mucho optimismo pero con pocas expectativas reales de al menos mantener lo que les dejó el pasado proceso electoral.

No habrá quizá una renuncia de impacto que les duela tanto como ver la forma en la que se desangra un partido que nutre a otros en la chiquillada guanajuatense.