Opinión Pólvora e Infiernitos

Pólvora e infiernitos

LA INSEGURIDAD Y EL ARTE DE ESCURRIR EL BULTO

UNA MÁS. Los cuestionamientos a la autoridad se repetirán una y la veces que sea necesario frente a la violencia que no cede en Guanajuato. Y peor cuando los responsables de garantizar nuestra seguridad, se salen por la tangente y tratan de buscar explicaciones ilógicas y absurdas.

SENTIMIENTOS. Al gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo por ejemplo le molesta como a los diputados federales panistas que la Comisionada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, Karla Quintana Osuna venga a Guanajuato a solicitarle al fiscal, Carlos Zamarripa, mayor apertura en la notificación de fosas clandestinas tras las restricciones que impuso la Fiscalía en el hallazgo de una presunta fosa en Cortazar.

EL OTRO SHOW. El mandatario estatal dijo a un diario leonés que lamentaba el show mediático que a su juicio, montó Quintana para cuestionar este asunto. Ya los diputados federales panistas también se pusieron dignos hace unos días con la actitud de la comisionada.

EL FONDO. Sin descartar la tesis de las intenciones de la funcionaria federal habría que preguntar al gobernador si hay argumentos para defender la opacidad y las omisiones de una Fiscalía que hace un año decía a los diputados a través de la Fiscalía Especializada, Yolanda Ramírez que solo había 11 denuncias de desapariciones forzadas en la entidad.

ESCURRIDIZO. Y todo, porque Zamarripa solo había contabilizado las denuncias que se habían hecho en esa instancia pero había ignorado el acercamiento con colectivos que a partir de que fueron tomados en cuenta, han sido factor determinante para que el tema exhiba con crudeza su nivel de dramatismo.

LA TRISTE REALIDAD. Un año después de que la Fiscalía regateaba datos a unos dispersos diputados locales (ese día, diputados de oposición abandonaron la reunión porque tenían otro compromiso), por la presión de los colectivos, encontró 66 cuerpos en una fosa y se contabilizan los de una segunda.

MALA JUGADA. No se puede acusar de show mediático a una funcionaria federal con una Fiscalía que tendría que estar en el centro de una mayor exigencia. Ya la defendieron de una grosera embestida del ahora exsecretario de Seguridad Federal. Es el momento de exigirle y no tender un puente de plata y blindarlo ante el pétalo de cualquier señalamiento. El PAN-Gobierno se tira al piso sin merecerlo.

VIOLENCIA Y RESIGNACIÓN

OTRO FRENTE. Y luego está la alcaldesa de Salamanca Beatriz Hernández Cruz quien en reunión con reporteros que se manifestaron por el asesinato de Israel Vázquez de ‘El Salmantino’, responde a la exigencia de garantías de los medios para cumplir su labor y dice que “ir a cubrir a las 6 de la mañana a ese lugar que es tan peligroso”.

CLARITO. La descripción de la alcaldesa es real. Puede ser un riesgo ir a cubrir un evento a ciertos lugares de esa ciudad y tan lo es que un compañero encontró la muerte de forma absurda. Pero viniendo de la autoridad que tiene como primera obligación la seguridad de los habitantes de su comunidad, resulta decepcionante confirmarlo.

A CONFESIÓN DE PARTE. Al final, la presidenta municipal dio la cara y enfrentó los reclamos de integrantes del gremio periodístico aunque haya sido solo para confirmar que por lo pronto, la autoridad municipal, advierte que hoy su gobierno no tiene las condiciones idóneas para garantizar el ejercicio del oficio periodístico.

LA DUDA. Y la pregunta se extiende para quien ejerce el poder ejecutivo en Guanajuato. El propio Diego Sinhue Rodríguez Vallejo no respondió ni se pronunció sobre el cuestionamiento más importante para los periodistas en este momento: ¿hoy es más riesgoso que antes, ejercer este oficio, particularmente para quienes atienden la fuente policiaca y cubren hechos violentos?

OTRA MÁS. La escalada de violencia en el estado no cede. La muerte de Israel Vázquez se suma a otras muchas “primeras veces” que hemos lamentado en Guanajuato durante los últimos años.

LA TRISTE REALIDAD. Ya padecimos la primera masacre de proporciones inimaginables en Irapuato, ya la primera fosa clandestina, el primer alcalde electo asesinado entre otras. Ahora, el primer periodista abatido en el ejercicio de sus funciones.

DISPARIDADES. No se puede hablar de avances en la pacificación del Estado cuando se acumulan ejemplos de “esto nunca había pasado”. No deja de ser paradójico que mientras la alcaldesa de Salamanca, no tenía más remedio que atender a los periodistas en Palacio Municipal de Salamanca, en Celaya, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo encabezaba un nuevo evento para cobijar a Elvira Paniagua que enfrenta tanta o más violencia que su homóloga salmantina.

EN PLATA. Pero afortunada ella que cuenta con el respaldo irrestricto del gobierno estatal que ya echó a andar la maquinaria para salvar la plaza celayense de la alternancia en las próximas elecciones aunque su alcaldesa no da pie con bola. Blindaje preelectoral para los de casa y los adversarios, a su suerte…

LA DEL ESTRIBO

Dice el dirigente estatal del PAN, Román Cifuentes que la eventualidad de una alianza PRI-PAN no aplica para Guanajuato y que su partido la busca fundamentalmente en algunas (no todas) las entidades en las que habrá elecciones de gobernador  el año próximo.

Que en Guanajuato solo tiene pláticas con el PRD, por cierto, ahora suspendidas. Pero que con el PRI nada. Por el momento.

A TRES AÑOS DE LA PREMONICIÓN DE CARLOS MEDINA

“Yo creo que no tiene por qué sufrir este desgaste la administración, por la incompetencia e incapacidad del secretario de Seguridad Pública y el equipo que trajo de Irapuato (…) El Municipio no merece que estén sucediendo este tipo de cosas, y si nos remitimos a sus palabras cuando recién ingresó a la SSP, de que en seis meses daría resultados, pues yo les podría decir que sus resultados son muy magros o negativos”.

Esto fue lo que dijo hace exactamente tres años, el entonces síndico panista Carlos Medina Plascencia en el momento más álgido de su enfrentamiento con quien fungía como secretario de Seguridad Pública, Luis Enrique Ramírez Saldaña, y vivía horas bajas. Dos años después, saldría por la puerta de atrás.

El cuestionamiento era certero de Medina aunque en el gobierno de Héctor López Santillana tenía la etiqueta de reventador de la administración municipal aunque gozaba de inmunidad para agitar el avispero azul y patear el pesebre.

Y es que sus críticas, planteaban una dosis adicional para escurrir el bulto de los errores cometidos en su calidad de presidente del Comité de Adquisiciones en el que exhibió fallas por su falta de tablas para manejar temas técnicos.

Esas fallas llevaron a retrasar y complicar varias compras de la administración de López Santillana que se convirtieron en tierra fértil para la crítica de los regidores de oposición, Sergio Contreras y Salvador Ramírez Argote que encontraron una mina de oro para torpedear al gobierno de López Santillana.

Fue entonces que el propio Medina, hábil y colmilludo, encontró la mejor estrategia para salir indemne de los cuestionamientos y al contrario, aparecer como un síndico panista abierto a la crítica y que se ponía del lado de los cuestionamientos de PRI y Verde.

“Sí estuviera en campaña, utilizaría el termino ¡Ya basta! No estoy en campaña y por eso voy a decir al Secretario de Seguridad Pública como se lo voy a decir y se lo dije ayer prácticamente, ¡ya estuvo, suave! De que le esté endosando la responsabilidad que tiene él y el área administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública al comité”, declaró.

Y los opositores a López Santillana se la compraron completita. Era preferible hacer equipo con Medina para torpedear a la administración que señalar el interés de sus cuestionamientos en la no compra de equipos a su amigo El Tipitín y desviar la atención de sus errores en el comité de Adquisiciones.

AMEXME Y EL FORO DE HOMBRES: NO LO PUDIERON HACER PEOR

Antes del hecho coyuntural, del resbalón que se convirtió en la comidilla en redes y traspasó las fronteras locales, está la realidad implacable: las cámaras empresariales en general en el estado y en particular de León, están dominadas por hombres.

Basta decir que la Asociación de Mujeres Empresarias (Amexme) forma parte del Consejo Coordinador Empresarial de León. Tiene voz y voto para casi cualquier cosa, excepto para elegir al líder del CCE o modificar estatutos.

Eso explica que por ejemplo, Liz Vargas Martín del Campo, sea la primera lideresa de la Cámara de Comercio en décadas y la primera de hecho en cualquier cámara leonesa.

Está por demás decir que el CCE leonés nunca ha sido encabezado por una mujer y que en las cámaras industriales no solo de León sino del país, la paridad es un mito genial porque se trata de entes privados en donde la presión por la equidad simplemente no existe.

Y en un mundo como el empresarial gobernado e integrado casi exclusivamente por hombres, las integrantes de Amexme no vieron anormal convocar a un foro sobre la participación de mujeres en el ámbito empresarial en el que solo participarán hombres, algunos de ellos funcionarios.

Es decir, en su gremio, ellas vieron con normalidad lo que hacia afuera, en redes sociales se vio como un absurdo, una contradicción y un harakiri. Un foro para hablar de participación femenina en agrupaciones empresariales y en el que los tres participantes y el moderador son varones el próximo 18 de noviembre.

La polémica en redes, los memes, los cuestionamientos, los “por eso estamos como estamos”, la sorna de los medios nacionales es entendible y justificado.

Amexme envió un comunicado en el que admiten que no supieron comunicar sus intenciones con la realización de ese foro y que han luchado por décadas por la equidad de género y que van a armar un foro más equitativo.

Eso quizá pueda forzar a un cambio de mentalidad y acciones afirmativas. Lo cierto es que los varones, todos, seamos o no empresarios, tendríamos que pensarlo dos veces cuando nos pongamos dignos al criticar este tipo de acciones.

La paridad de género se abre paso en la vida pública porque las leyes así lo forzan y muchos asumen, asumimos posiciones en pro de esa equidad porque es lo políticamente correcto. Del nivel de convicción verdadera de ese discurso a favor de la equidad, cada quien y su conciencia sabrá si es tan honesto como parece.

Sin baños de pureza, el examen de conciencia es para todos.

Related posts