Pólvora e infiernitos

CARLOS MEDINA: LOS BAÑOS DE PUREZA SIGUEN REDITUANDO

‘ONE MORE TIME’. Una muestra palpable de la crisis que vive Acción Nacional es que a estas alturas y tras lo que ha ocurrido en León durante el último trienio, Carlos Medina Plascencia siga teniendo una vitrina acrítica como uno de los salvadores del PAN y parte de su reserva moral.

DE SU RONCO PECHO. “Ha perdido el alma al hacer a un lado los principios. Ha perdido el cuerpo por la onda grupera basada en ambiciones personales, de poder y dinero”, cuestiona el exalcalde y exgobernador al PAN en una carta que publicó ayer el periódico a.m.

¡QUÉ TAL! “Ha perdido el cuerpo por la onda grupera basada en ambiciones personales de poder y dinero”, escribe el también integrante del equipo de campaña y transición del gobernador electo Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

PARA EMPEZAR. ¿Qué pensará de semejante baño de pureza el alcalde leonés Héctor López Santillana que vio y padeció en carne propia cómo es que el propio Medina se convirtió en factor de división en su cabildo?

RECUERDOS. ¿Qué pensará de eso cuando el que crítica las ambiciones personales de poder y de dinero se volvió en un crítico implacable de la inseguridad en León y de la estrategia que llevaba el edil leonés?

UN ARBOL DE MORAS. Pero que la crítica, certera y atinada por cierto, se dio a partir de que López Santillana no quiso adquirir o refrendar la compra de la tecnología aplicada en materia de seguridad que promovía el amigo de Medina, García Preciado mejor conocido como ‘El Tipitín’.

EL PUNTO. Esa fue la causa de fondo de las críticas medinistas a López Santillana. Los contratos. No los principios ni la eficacia del gobierno.

UNOS MÁS IGUALES QUE OTROS

LA CRISIS. Uno de los problemas más serios que tiene el PAN Guanajuato y a nivel general no es la pérdida de identidad y probablemente ni siquiera el agandalle que ejecutó Ricardo Anaya en los últimos tres años.

INTOCABLES. Su incapacidad y un temor que no se explica para poner a cada quien en su lugar y juzgarlo por sus frutos y sus acciones.

POR EJEMPLO. Este 2018 nos está dejando entre sus saldos como el PAN dejó muy claras sus fobias. Su carta aborrecida fue Ricardo Sheffield. Le cerró prácticamente todas las puertas para ser un factor de poder.

TRATO VIP. Miguel Márquez gobernador electo y su sucesor Diego Sinhué Rodríguez Vallejo conocen a plenitud a Carlos Medina. Su discurso y sus acciones. Pero no se atrevieron ni se atreverán a enfrentarlo como nunca lo hizo López Santillana que solo refunfuñó en privado. Rodríguez Vallejo ha decidido neutralizarlo. Le dio el dulce del Iplaneg y que no le hiciera ruido en otros frentes.

EN LO SUYO. Medina Plascencia tiene un gran mérito. Ha sabido promoverse como uno de los integrantes de la reserva moral del PAN. Y así se le reconoce entre los panistas en Guanajuato y a nivel nacional.

HECHO A MANO. Sigue siendo voz autorizada para cuestionar la decadencia de su partido. Es un hombre cuyo perfil y figura destaca mucho más en las épocas de crisis por su discurso.

EL AGUANTE. Carlos Medina es una de las viejas glorias de un PAN que hoy sólo existe en la historia y en una realidad que nunca volverá. Bien por él. Ha sabido jugarla y construye su discurso de manera inteligente. La congruencia ya no es la de antaño pero eso no importa.

EN SUMA. Se la siguen comprando aliados, amigos y no tanto; en una mezcla de temor y respeto que inspira y le sigue dando buenos réditos. Y menciones y portadas.

LA DEL ESTRIBO…

¿Quién dice que el procurador de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre, no da resultados?

Ayer informó en un comunicado de prensa que fue vinculado a proceso al exasesor del grupo parlamentario de Morena en el Congreso del Estado, Emiliano Cruz Segoviano.

Habrá que recordar que el año pasado, el diputado David Landeros fue exhibido públicamente en audios en los que se enfrentaba a su equipo de asesores. Un acontecimiento que destapó una pequeña cloaca en el morenismo.

Landeros es de los candidatos que fue elegido por tómbola por Morena y así llegó a ocupar una curul. Cuando surgió el escándalo, Landeros renunció a su militancia en Morena para mantener a flote su espacio en el Poder Legislativo, pero en realidad, salvo el PAN que silenció a un opositor, nadie ganó en este lance.

Ya se vinculó a proceso al primero de los exasesores. Veremos si van por más. Al fin y al cabo, poner a Morena en la nota policiaca, hoy será más rentable políticamente para el PAN-Gobierno.

EL ‘RAMONAZO’ A 27 AÑOS DE DISTANCIA

Hace 27 años, el 18 de agosto de 1991, fue la última ocasión en la que el PRI ganó en las urnas la gubernatura de Guanajuato. Lo hizo Ramón Aguirre Velázquez quien se convirtió en el último dedazo triunfador con el PRI hegemónico y omnipotente en Los Pinos.

Fue  triunfo nada estrecho. Los resultados oficiales señalaron que Aguirre Velázquez consiguió 626 mil votos que representaron el 53.1% contra los 418 mil de Fox Quesada que alcanzó el 35.5% de los sufragios totales.

Un 18% de ventaja que hoy sería más que suficiente para decretar un triunfo inobjetable así sea del propio PRI. Pero en aquellos tiempos, una serie de circunstancias se combinaron para que finalmente el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari obligara a Ramón Aguirre a anunciar que no tomaría posesión del cargo que había ganado en las urnas, se anularan las elecciones y se consumara el interinato de Carlos Medina Plascencia.

El desprestigio de un PRI que se especializó en ganar elecciones con truculencias y chapuza, aunado a los deseos de legitimación de Carlos Salinas de Gortari y la tozudez y estridencia como Vicente Fox configuraron un descalabro que hundió al PRI en la mediocridad y la ignominia.

Hoy está peor que en aquel entonces, sumido en el tercer lugar del espectro electoral guanajuatense y en el abandono total porque si no era prioridad antes que su partido en lo nacional, se mantenía como fuerza competitiva y ganador en ciertos estados del país, menos ahora que la debacle es de proporciones gigantescas.

El PRI no gobernará ninguna ciudad del corredor industrial del estado en el siguiente trienio, solamente tendrá tres diputados plurinominales, por primera vez en la historia no tendrá ningún diputado federal ni senador de primera minoría.

Su último candidato a la gubernatura Gerardo Sánchez ya dio señales de que quiere seguir administrando las miserias que hoy tiene el tricolor lo cual no es una buena noticia para un partido que precisa no un golpe de timón sino una reconstrucción total.

El PRI Guanajuato está en el hoyo y cavando. No se ve por dónde el ánimo, la generosidad ni el talento.

MORENA: LA CORAZA PARA SER OPOSITOR EN GUANAJUATO

Si fuera por lectura de cartillas y manuales de buena conducta, los próximos funcionarios morenistas no pararían. Ya vino a Guanajuato la lideresa nacional Yeidckol Polevnsky a darles cátedra de cómo ejercer el poder con principios juaristas… y lopezobradoristas.

Ayer, tuvieron su Congreso Nacional en la capital del país en el que estuvo presente su líder máximo, Andrés Manuel López Obrador, presidente electo y dueño absoluto de ese partido.

El próximo inquilino de Palacio Nacional les volvió a dar la receta del estilo de ejercer el poder en el gobierno federal a partir del primero de diciembre. Por recetas moralizadoras no hemos parado en estas últimas semanas. Eso nunca está de más. Además, fue el eje del discurso de la campaña.

Pero hay que encarar los retos inmediatos en el día a día. Y en Guanajuato, Morena tendrá varios, una vez que fue decretada la tregua entre los grupos en pugna con el diferimiento de la elección de dirigentes estatales.

Es un hecho que no habrá elección en lo que resta del año pero también que Ernesto Prieto no puede seguir ocupando el cargo de presidente estatal a partir del 25 de septiembre cuando asume su curul local.

El primer reto es elegir un interino que no tense la cuerda entre los grupos y por lo que se percibe, difícilmente se podrá encontrar en Guanajuato a alguien que concilie.

Por un lado está Ernesto Prieto alineado a Ricardo Monreal. Con él, Miguel Ángel Chico, Ricardo García Oseguera y Aurelio Martínez Velázquez. Del otro lado, Antares y Talía Vázquez junto a Ricardo Sheffield Padilla, articulados con Leonel Godoy.

Otra decisión inmediata y que nos ayudará a calibrar el pulso morenista será la elección del o la coordinadora de la bancada en el Congreso local. La disyuntiva parece estar clara. O es Ernesto Prieto que está apuntadísimo o es alguien más del otro grupo que bien pudiera ser el expanista Raúl Márquez Albo.

Son cinco diputados que no son nada desdeñables porque es de hecho la fracción opositora más numerosa. Morena tendrá que resolver ese entuerto rápido y bien. La fracción parlamentaria de este partido no puede darse el lujo de exhibirse como un partido incapaz para ahuyentar sus propios demonios internos.

Una adversidad más será la que tendrá que sortear el coordinador de delegados federales, Mauricio Hernández Núñez que este fin de semana dijo que no viene en plan ni de reventador ni de provocador con el gobierno de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Ya sabemos que una cosa es lo que se dice públicamente y otra lo que se hace en el terreno de los hechos. Los primeros meses serán rounds de sombra y de estudio entre el gobierno federal y el estatal.

Lo mismo con la operación de programas, delegaciones y recursos que con el tema del Foro de Paz.

Y finalmente, sus alcaldes y alcaldesa con el tratamiento que le den a la violencia sobre todo en focos particularmente preocupantes como Salamanca, punto caliente para el trasiego de ‘huachicol’.

Que no sea pugna ni resta ni división. Suma es lo menos que se puede esperar.