DIEGO Y ALFONSO DURAZO: LA RELACIÓN TORMENTOSA

COMPLICADO. ¿En realidad estará lamentando el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo la salida de Alfonso Durazo de la secretaría de Seguridad federal para irse a su natal Sonora a competir por la gubernatura? Difícilmente.

AJÁ. Ayer Diego Sinhue fue políticamente correcto cuando se refirió al anuncio de la despedida del funcionario ayer en “la mañanera” más allá de que le haya deseado suerte más no éxito.

ESCARAMUZA. Se va Durazo quien, durante mucho tiempo, no ocultó sus intenciones para buscar la destitución del Fiscal General del estado, Carlos Zamarripa y eso tensó la relación con el mandatario estatal quien sostuvo contra viento y marea al funcionario.

EXPECTATIVA. Una posición que incluso quedó evidenciada públicamente hace algunos meses cuando el gobernador pudo mantener a flote a Zamarripa. La relación entre Rodríguez Vallejo y Durazo en realidad se acercó más a lo tormentoso. Es por ello que en realidad, la primera lectura del mandatario es que quien quiera que sea el sucesor de Durazo, la relación será mejor.

AHÍ VA. Esto no ha sido obstáculo para que en los últimos meses, la coordinación del estado y la federación haya mejorado sustancialmente entre las corporaciones.

A VER. Y nunca lo dirá Diego Sinhue pero las aspiraciones de Durazo parecen venir bien en el refresco necesario a una relación harto tormentosa.

LA CICLOVIA EMERGENTE: QUE SI, QUE NO

APUESTA LOABLE. Desde hace semanas, el Municipio anunció que estaba cerca de darse a conocer qué pasaría con la ciclovía emergente en el bulevar López Mateos que se adecuó desde el 13 de julio como una medida para facilitar la movilidad de los ciudadanos y evitar aglomeraciones en el transporte público.

CANTINFLAS, PRESENTA.  L medida quedó claro, tenía un carácter provisional. Y justo cuando se iban a cumplir 100 días el gobierno de Héctor López Santillana anuncia que sí que será permanente pero que la decisión podría cambiar a partir de la realización de estudios de aforo. “Que se queda por ahora pero en cualquier momento se puede quitar y establecer vías alternas para los ciclistas”

SEÑALES. La autoridad leonesa sembró expectativas. En las semanas previas se dijo que la determinación que se tomara iba en el sentido de dejarla permanente o quitarla. Se aclaró que podría permanecer pero con ajustes. No que sería una prueba de otra prueba.

BENDICIÓN. Y ahora nos salen con que sí se queda pero quién sabe si permanentemente. Y que van a pagar un estudio de aforo (nunca falta) para saber si vale la pena ahora sí darle carácter permanente. Hace algunas semanas, el propio gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo alimentó las posibilidades de que la ciclovía tendría carácter permanente cuando alentó al alcalde Héctor López Santillana a mantenerse firme y no hacer caso a quienes criticaban la medida “desde la comodidad de su automóvil”.

ASÍ COMO DICEN UNA COSA… Y en efecto, la decisión provocó críticas principalmente de los automovilistas pero las señales que se enviaron, indicaban que en efecto, se iba a quedar. Tres meses no han sido suficientes para una autoridad que parecía resuelta a romper paradigmas en materia de movilidad y ahora, con las dudas, parece decirnos que se echó para atrás. ¿Será que triunfará la “visión cochista”?

LA DEL ESTRIBO…

Antes de partir, el secretario de Seguridad Federal, Alfonso Durazo Montaño presumió sus datos en materia de combate a la inseguridad e insistió en el punto de inflexión en materia de homicidios dolosos que según sus dichos muestra una línea de contención que ya es un avance para la actual administración federal.

Y en Guanajuato pudo encontrar un dato alentador en medio de la violencia que no ha dado tregua.

Entre el 3 de agosto, fecha de la detención de Antonio Yépez “El Marro” y el 19 de octubre hay una disminución de 8.29% en la cifra de homicidios con respecto al período que va del 17 de mayo al 2 de agosto, es decir, dos meses y medio antes y dos meses y medio después.

El promedio de homicidios dolosos diarios antes de la detención de “El Marro” era de 12.8 y ahora es de 11.8. Los números son fríos y resultan también una bocanada de oxígeno para el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo aunque en la percepción pública todavía no se logre consolidar la tesis de que se pueda avanzar de manera más clara en la pacificación.

LA PROTESTA DE ALCALDES A UN AÑO: COMPARADOS CON LA ACTUALIDAD, ERAN MINUCIAS

¿Cuántas protestas se tendrían que organizar este año frente a Palacio Nacional por la eliminación de partidas y recortes de recursos federales que se perfilan para 2021?

Hace exactamente un año, los alcaldes del país llegaron a las puertas de Palacio Nacional para protestar por la escasez de recursos para infraestructura y se toparon no solo con pared sino hasta con gas pimienta que les lanzaron los guardias de Palacio Nacional.

“Así te voy a recibir cuando vayas al pueblo”, le dijo Juan José García López, el alcalde de Pénjamo a un elemento de seguridad, de acuerdo a la nota de nuestro portal publicada anoche. Lo hizo, al calor de la refriega y con la adrenalina de quien se estrella contra un muro.

Los ediles del país hacían su luchita para presionar al gobierno federal para rescatar por lo menos algunos recursos para obra pública.

Pero los discursos, plegarias y protestas de gobernadores y alcaldes no tuvieron eco como parece no lo tendrán ahora que la 4T profundiza la eliminación de partidas presupuestales de apoyo a sectores de la sociedad que ahora son los que protestan.

Es el nuevo estilo. Porque hoy la oposición a la 4T tiene que aprender muchas cosas, entre ellas, tomar las calles, armar plantones y levantar el puño.

Ya vimos a los senadores panistas tirados en el piso en una protesta histórica y a los morenistas, con uñas y dientes, cerrando filas con la línea presidencial.

En sentido estricto, nada ha cambiado. Solamente los roles de los protagonistas han cambiado. Los que se rasgan las vestiduras son de otro color aunque se vean extraños, protestando y con esos desplantes.

Y a los morenistas justificándolo todo pero con el discurso de que quieren combatir la corrupción. Dice el panista Damián Zepeda que el sistema político mexicano está enfermo porque lo que hace Morena demuestra que el ejercicio del poder cambia a cualquiera y se convierte en lo que tanto criticó.

MALÚ MICHER: RESERVAS, MAROMAS Y DISCIPLINA

Es imposible tratar de mantener la congruencia con los principios de una trayectoria política y al mismo tiempo sintonizar con una estrategia gubernamental que tiene como eje central la concentración de la mayor cantidad de recursos posible para repartirlos a partir de criterios clientelares.

Pregúntenle a la senadora de Morena Martha Lucía Micher Camarena, activista de causas de izquierda a lo largo de su trayectoria y que ahora, como parte de la bancada del partido gobernante se tiene que conformar con un pataleo legislativo que ni siquiera es combativo y que queda en lo testimonial.

Malú Micher tuvo que apechugar con la embestida de la 4T en contra de 109 fideicomisos y que no tuvo consideración ni siquiera con los fondos que apoyan a sectores que en su momento manifestaron abiertamente su apoyo con el proyecto de Andrés Manuel López Obrador como los relacionados con el cine, la ciencia y la tecnología o temas con los que la izquierda debiera ser solidario como el de las víctimas.

Bueno, en realidad presentó una reserva a tres artículos. Negó que el presidente haya calificado como corruptos a los beneficiarios de algunos fondos y que lo que cuestiona es el instrumento.

Sugirió que los colectivos de víctimas podrían tener razón al suponer que tendrían más obstáculos para acceder a apoyos oficiales y propuso cambiar la redacción de 3 artículos para garantizar que los recursos para tal fin siguieran etiquetados. La mayoría de su partido y sus aliados batearon la propuesta. Quedó mal.

Ella sabía que las reservas no pasarían y cree que fijando su postura, salva su posición y sus principios. La realidad es que tendría que ser frustrante para alguien como ella  (aunque las mieles del poder son otra cosa) que ha abanderado las causas feministas, de apoyo a los desprotegidos, de garantizar recursos para los sectores más vulnerables, que  desde la oposición pudo ejercer con dignidad su derecho al pataleo y que ahora, como parte del grupo gobernante, poco tenga que presumir en las alforjas porque para una izquierdista de su trayectoria, este gobierno que dice combatir el neoliberalismo, en realidad ha resultado ser muy conservador.