Pólvora e infiernitos

Publicidad

HOMICIDIOS DOLOSOS: HÉCTOR AVASALLA A BÁRBARA

CLARO. La frialdad de los números es implacable y es adversa al alcalde de León, Héctor López Santillana, que en unos días solicita licencia para prepararse para la campaña por la reelección en el cargo.

TRIUNFO DE IGNOMINIA. En la comparación de los primeros 29 meses de gobierno de López Santillana con los de su antecesora Bárbara Botello Santibáñez, el panista supera ampliamente a la priista.

REFERENCIA. En esa fase del trienio de Héctor López se registraron 609 asesinatos por 378 de la priista según un balance que compartió ayer en la emisión matutina de En Línea, mi compañero Fernando Velázquez en base a datos oficiales.

EN CONCRETO. Estamos hablando de 231 homicidios más. Por supuesto, 2017 que es el segundo año completo de gobierno de López Santillana supera por mucho al 2014 que fue el segundo completo de Botello. 335 homicidios dolosos por 166. Exactamente el doble. En los dos primeros meses del último año del trienio se mantiene la tendencia 41 por 18.

CON LUPA. Eso sólo confirma los diagnósticos que se perfilan para las campañas municipales que están por iniciar. Atención especial tendrán municipios en donde hay gobernantes que buscan la reelección como Ricardo Ortiz en Irapuato o Antonio Arredondo en Salamanca.

EL PASADO. En el caso de López Santillana, hace tres años jugó pegadito a la pared, aprovechando el desgaste de Bárbara Botello y sin responder a los cuestionamientos de Ángel Córdova.

EL PRESENTE. Hoy, salvo, Sergio Contreras que conoce la administración municipal y las debilidades de López Santillana de cerca, los otros contendientes son una incógnita. El principal rival del panista será él mismo y los flancos débiles de su gobierno. Su campaña y los votos que emita el electorado serán un factor interesante de análisis.

SU FUTURO. El PAN seguro privilegiará la promoción de Ricardo Anaya, de Diego Sinhué o de la propia marca que, dicen, está a prueba de todo. Veremos.

GERARDO SÁNCHEZ: MÁS CHAMBAS QUE VOTOS

UNO MÁS. Sin precedentes quizá el número de relevos en delegaciones federales a estas alturas del sexenio en Guanajuato y la mayor parte de los que se han concretado, se deben a la voluntad, la operación y el empuje del candidato a la gubernatura tricolor Gerardo Sánchez García.

CON TODO. El senador con licencia no descansa y acaso, muestra más pasión para encontrar acomodo aunque sea por un semestre para sus más allegados, en una delegación federal que en la campaña para conquistar voluntades de los electores.

ALGO ES ALGO. Ayer, pudo celebrar el arribo del doctor Primo Quiroz Durán, uno de los primeros en mostrar su adhesión a las aspiraciones de Sánchez García, que despacha como delegado del ISSSTE en sustitución de Cándido Pérez.

LO QUE RESTA. Se dice en radiopasillo que la idea original de Gerardo era lograr abrir la cancha en la delegación del Seguro Social pero ahí está más complicado. No se pudo o por lo pronto no se ha podido porque, hasta donde se sabe, el candidato no ha cejado en el empeño.

LICENCIAS AZULES: CUESTIÓN DE ESTILOS Y CONFIANZA

EN PUERTA. Presumen que no tienen la obligación de hacerlo pero “por congruencia” lo harán. Miguel Salim Alle, Alejandra Gutiérrez Campos, Lorena Alfaro y Karina Padilla, los cuatro diputados federales que son candidatos a diputados locales ya tienen en mente dejar su cargo al término del presente período ordinario de sesiones.

LISTA. Gutiérrez Campos dijo que la idea es que lo hagan todos en bloque los primeros días de mayo. Hay que las campañas al Congreso local son las últimas en arrancar, a mediados de mayo.

ÉL, NO. Mientras tanto, la senadora Pilar Ortega ya solicitó licencia al cargo porque está en campaña por una diputación federal. No piensa lo mismo Juan Carlos Romero Hicks quien desafía su circunstancia particular de competir en distrito más complicado para el PAN Guanajuato.

LA DUDA. Veremos si al final no se arrepiente de no hacer campaña de tiempo completo.

LA DEL ESTRIBO…

Tan propio el alcalde leonés Héctor López Santillana que quiere ocultar lo que ya todo mundo sabe y taparle el ojo al macho con lo de su sucesor en el interinato para que con gran desparpajo, el nuevo comandante de la Zona Militar Bernardo Ramírez lo destape.

Tal parece que al nuevo mando militar nadie le avisó que lo de Luis Ernesto Ayala todavía no era para comentarlo públicamente. Bueno, él ya lo dijo. Tampoco es un pecado mortal. En realidad, deja en evidencia a los santillanistas que querían hacerle al misterio donde no lo hay.

Toda una paradoja que el general Ramírez quiere combatir la fuga de información en temas del combate a la delincuencia organizada y él, sin quererlo, fue responsable de una ‘fuga de información’ sobre el interinato. Para qué tanto brinco…

MOVIMIENTO CIUDADANO: TROPEZAR DE NUEVO CON LA MISMA PIEDRA

“Porque tú te sentaste en la misma mesa que estuvimos ayer y tú me expresaste tu palabra de que yo iba a ser plurinominal número 1 y que iba Manuel Navarro como suplente. ¿Cierto o no?”

Con esas palabras, Jaime Hernández Centeno, exalcalde de Apaseo el Alto, encaraba a Eduardo Ramírez Pérez, entonces dirigente estatal de Movimiento Ciudadano pues desde su dicho incumplió el compromiso de darle la plurinominal número 1 que al final era para el papá de Ramírez Pérez, Eduardo Ramírez Granja.

El show fue de antología porque el alcalde con licencia encaró a Ramírez Pérez en la sede estatal de MC en León. El pleito de siempre; la chiquillada política peleando las migajas de poder en lugar de armar una estrategia para convertirse en una opción política ante los ciudadanos.

El líder de MC tuvo que llamar a  la Policía para calmar a su iracundo interlocutor. Hernández Centeno reclamaba el cumplimiento de un presunto acuerdo pero también la consumación de un exceso muy común en nuestra política: el de que la figura dominante agandallaba con todo.

Un trienio apareció  como diputado el papá Eduardo Ramírez Granja y al siguiente el hijo. Los cargos eran limitados y se quedaban unos pocos con ellos.

Tres años después, Hernández Centeno es reivindicado por la dirigencia nacional que encabeza Dante Delgado y le otorga la primera plurinominal al exprimer edil de Apaseo. Nunca es tarde para exigir el cumplimiento de un compromiso.

Sin embargo, hoy MC se encuentra en una perspectiva no muy halagüeña, pues no logó el registro de por lo menos 13 planillas en el estado con lo que se convirtieron en el instituto político con más registros  rechazados.

Adicional a ello, el recién nombrado dirigente estatal Ariel Rodríguez Vázquez  prefirió ser el candidato de un distrito que no es el suyo pero que tiene la ventaja de ser cobijado por las siglas de PAN y PRD que capitanear la lucha de su partido en estas campañas.

Siempre será más fácil gobernar un partido desde la comodidad de un salario como diputado federal. O lo que es lo mismo, entre la franquicia de los Ramírez y el agandalle de Ariel, no hay una gran diferencia.

SANTIAGO SE VA, CON MÁS PENA QUE GLORIA

Aunque jure y perjure que se va por decisión propia, que no quiere usurpar un cargo tras cumplir el periodo para el que fue electo y que se va con la frente en alto, lo de Santiago García López es una triste despedida.

Solitario, sin siquiera ser acompañado (porque hace mucho se distanció de ella) por quien fue su secretaria general, Luz María Ramírez, mucho menos por su padrino, el candidato a la gubernatura Gerardo Sánchez García, cuya presencia le hubiese dado un toque de solidaridad con uno de los suyos, el ahora exdirigente priista se va con más pena que gloria.

Por la puerta de atrás porque en algún momento justificó que no haya obtenido una candidatura a un puesto de elección popular a su deseo de concentrarse por completo a la tarea de encabezar las campañas del PRI.

Sin candidatura y ahora sin dirigencia, el desamparo de García López se hace más evidente. Una muestra de que entre los incondicionales de Sánchez García también hay niveles.

El senador con licencia, que aun en campaña se empeña en acomodar bien a sus cuates en delegaciones federales, dejó como reza la canción, flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones al dirigente estatal tricolor a quien ya no le quedaron ánimos para continuar siendo una figura decorativa en el priismo guanajuatense.

¿A qué se quedaba Santiago 3 ó 4 meses más en la campaña si su liderazgo iba a estar más acotado que nunca con un coordinador en la campaña estatal, uno de la presidencial, campañas por todos lados y él nomás como el chinito?

Quizá su mayor mérito en cuatro años haya sido resistir los embates de sus detractores que se quedaron varias veces con las ganas de tumbarlo de la dirigencia. No por nada, García López tuvo varias menciones para ellos en su discurso final.

Porque de resultados electorales, mejor ni hablamos. Ahí están las cifras del 2015 que hablan por sí solas. Quizá, y sólo quizá, esa es una razón adicional para no quedarse. Ante un previsible nuevo naufragio del ‘PRItanic’ guanajuatense, que sean otros los que carguen con la culpa después del primero de julio.

Para ocupar la dirigencia interina llega Celeste Gómez, incondicional geradista que prácticamente tiene asegurada una curul en la siguiente legislatura. Se habló ayer de Armando de la Cruz Uribe Valle para la Secretaría General aunque desde el CEN priista se opera para que llegue un personaje que haga contrapeso al candidato. Alguien del estilo de Ricardo Ramírez Nieto aunque no necesariamente él. ¿Apechugará Gerardo Sánchez?