Pólvora e infiernitos

LOS ROUNDS DE SOMBRA EN LA TRANSICIÓN: LA BATALLA POR VENIR

SOBRE AVISO. Lo de menos es el desplante del próximo diputado local Ernesto Prieto Gallardo quien anuncia la primera ‘gran batalla’ de la fracción de Morena en el Congreso del Estado en la próxima legislatura: tratar de impedir la imposición del PAN-Gobierno de Carlos Zamarripa como fiscal carnal, perdón, cuasi vitalicio; otra vez perdón, fiscal general del estado.

PREÁMBULO. Cuando vemos las posturas que se generan en esta etapa de transición local y federal, no hay buenas señales en el sueño ideal de sintonía, madurez y entendimiento de la nueva ecuación gubernamental Guanajuato-Presidencia de la República.

TRIPLE PLAY. El tema del fiscal general es uno de los signos que puede significar encontronazo. Pero luego revisamos el asunto de los súperdelegados y las preocupaciones aumentan. Y luego le agregamos lo que se empieza a saber de los Foros de Paz en los estados y tampoco hay muchas razones para el optimismo.

ABIERTO. Hay una gran diferencia en los modos y en las estrategias. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha hecho un despliegue mediático de lo que quiere y lo que no quiere la administración que encabezará el político tabasqueño, que ha generado demasiadas expectativas.

TRAS BAMBALINAS. En Guanajuato, mientras tanto, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo ha sido mucho más discreto en las apariciones mediáticas. Escueto en sus anuncios, moderado en sus pronunciamientos. Ha mostrado algunas cosas pero ha callado u ocultado temas vitales.

PARA EMPEZAR. Vayamos por parte. Desde luego que se vale y está en su posición Morena en Guanajuato al rechazar la posibilidad del fiscal carnal.

SECRETO A VOCES. Diego Sinhué no se ha pronunciado abiertamente sobre el tema pero en radiopasillo corre la versión de que la apuesta es para mantener a Zamarripa. El objetivo tendría una consecuencia doblemente ominosa: apoyar a quien no ha dado los mejores resultados en poco más de nueve años de gestión y la segunda, darle la oportunidad de estar 18 años en ese cargo.

LA NEGATIVA. Pero al mismo tiempo, Morena en su momento tendrá que responder a nivel nacional a la demanda de agrupaciones sociales y civiles que piden un fiscal de a deveras, algo a lo que Andrés Manuel López Obrador no se ha mostrado muy de acuerdo.

DESACUERDOS: FISCAL CARNAL, SUPERDELEGADOS Y FORO DE PAZ

NI A QUIÉN IRLE. El tema del fiscal carnal es uno de esos en los que los gobiernos federal y de Guanajuato no deberían criticarse mutuamente porque se van a morder la lengua. Los dos quieren en el fondo, fiscales a modo, fiscales carnales pero no lo pueden confesar.

CUERPO A CUERPO. Sobre el tema de los superdelegados, a medida que se acreditan argumentos de las funciones que tendrán con testimonios directos de quienes ocuparán esos cargos, crecen las evidencias de que la pretensión es convertirlo en uno de los poderes paralelos en los estados. No en un ente que sume sino que rivalice con los gobernadores.

PALABRAS. El domingo en la Ciudad de México, López Obrador habló con los 32 coordinadores estatales y eso fue lo que esbozó según lo publicado en varios medios.

ATENCIÓN. Dicen que, a confesión de parte, relevo de pruebas. De todos estos movimientos, seguramente ya toma nota el gobernador electo de Guanajuato.

DE FONDO. ¿Cuál será la reacción en su momento ya en el poder? Está por verse. Será un escenario complejo para el gobierno de Guanajuato. Ya hay analistas que hablan de la ruptura de los principios del federalismo al establecerse un poder paralelo en los estados.

¿CON QUÉ CARA? Una observación que podría ser certera pero en el caso del PAN guanajuatense, con una profunda hipocresía.

USOS, VICIOS Y COSTUMBRES. No pueden quejarse de la intromisión de la federación quienes a través del Ejecutivo se han convertido en los mandones absolutos en Guanajuato. En el estado, los gobernadores han definido magistrados del Poder Judicial, ombudsman, candidatos en sus partidos, titulares de organismos autónomos. Simplemente no hay cara de reclamar.

LOS COSTOS. Que el establecimiento de poderes paralelos de la Federación puede resultar más ominoso, de eso no hay ninguna duda. Pero la ausencia de división de poderes en nuestro país es un mal endémico, no exclusivo de un partido político.

ANTECEDENTES. Y bueno, el tema del Foro de Paz que se prepara en Guanajuato hay que verlo a la luz de lo que ha pasado en los eventos respectivos en Chihuahua y Michoacán. En el primer estado, los reclamos al mandatario Javier Corral cuya gestión no ha podido contener la violencia. En el segundo, el reclamo de las autodesfensas que califican de una farsa, el evento.

PREMONICIÓN. En Guanajuato, el gobierno panista no tendrá el 4 de octubre un día de campo ni un paseo por las nubes. Son los primeros trazos de la convivencia de dos tipos de gobierno que parecen, va a la colisión.

LA DEL ESTRIBO…

Otra adversidad que deberá sortear el PAN en la siguiente legislatura es la posibilidad de que por lo menos dos de los tres legisladores del PRD en el próximo Congreso del Estado, no sean leales a su causa.

El sol azteca tendrá tres diputados. Isidoro Bazaldúa, Angélica Paola Yáñez y Alejandra Torres Novoa. Las dos últimas son, nuera y esposa de Hugo Estefanía, alcalde de Cortazar derrotado en la reciente elección por el panista Ariel Corona.

Estefanía fue candidato pese al veto del PAN, aliado coyuntural del PRD en la pasada elección. Y perdió frente a un panista. Corre el rumor y la versión que las dos diputadas cercanas a él, podrían sumarse a la causa morenista en reclamo al PAN-Gobierno.

Por si signos ominosos no le faltaran al PAN en su nuevo y bravo escenario que enfrenta.

ROMERO HICKS: REBELDÍA LIGHT EN EL PAN

“Con esta inercia no vamos a puerto seguro. Necesitamos humildad, prudencia, autocrítica, inclusión y sentido común”, dijo el pasado sábado en uno de los tantos discursos que se escucharon en la sesión del consejo nacional del PAN, el senador y próximo diputado federal panista Juan Carlos Romero Hicks.

Y por lo visto, ninguna de esas virtudes enumeradas por el exrector de la Universidad de Guanajuato y exgobernador, se practican en el PAN que parece vivir el reino de la simulación.

La simulación porque la sesión del sábado finalmente no se convirtió en una carnicería como algunos deseaban o presagiaban. Pero no se convirtió en ello porque al final, algunos de los principales críticos de Ricardo Anaya no estaban presentes en esa sala.

Lo que hemos visto después y en lenguaje cifrado es la intentona de mantener el dominio de la tribu anayista aunque no esté el excandidato presidencial y la resistencia de otros bloques a esa apuesta.

La reproducción de la onda grupera azul y del intento de agandalle de los que impusieron todo en 2018 y lo perdieron casi todo. ¿Dónde está la humildad y la autocrítica? ¿Dónde la inclusión y la prudencia?

Viene a colación el discurso de Romero Hicks porque hace tres años exactamente él y Carlos Medina se pusieron el traje de rebeldes ante la inevitable consolidación de Anaya como el jerarca azul.

Anaya que era visto como el continuismo de Gustavo Madero tenía el respaldo de la inmensa mayoría de las tribus en Guanajuato mientras que Corral, que abanderaba el discurso purificador y renovador del PAN, contaba con el respaldo de quienes creen que no tienen nada qué ganar ni qué perder.

“Estoy convencido que al igual que tú tenemos muchas cosas por mejorar, volver a ser el referente de política honesta y ética, volver a ser la escuela de ciudadanía que buscaba reclutar a los mejores hombres y mujeres de México, volver a estar orgullosos de ser panistas”, escribió Romero.

Carlos Medina fue todavía más claro: “el domingo 16 de agosto los panistas tendremos la oportunidad de elegir qué papel deberá jugar el PAN: el papel triste de silencio cómplice y la falsa cortesía o el papel decidido de lucha frontal contra la corrupción y la simulación de uno de los peores gobiernos que ha tenido nuestro país”.

El “silencio cómplice” dijo Medina Plascencia para referirse a Anaya, el mismo que denunció una persecución del gobierno de Enrique Peña en su contra porque siempre había sido un opositor inconsecuente.

Qué facilidad tan pasmosa tenemos para olvidar adjetivos en la política.

EL PASE DE ESTAFETA Y LA PARIDAD DE GÉNERO: CORTE DE CAJA

Con resistencias naturales por el machismo exacerbado en nuestra cultura y porque tuvo que llevarse al plano legal para hacerlo obligatorio porque con voluntad política no hubiese sido suficiente, la paridad de género se abre paso en nuestra democracia.

Ayer, el Senado de la República organizó un evento que denominó ‘Pase de estafeta’ en donde se reunieron mujeres que son diputadas federales y senadoras y quienes lo serán en la siguiente legislatura.

Un evento que reunió a mujeres de todos los signos políticos para revisar los avances, retos y amenazas de este flanco fundamental en nuestra democracia.

Es evidente que si no se lleva al terreno de lo legal, los espacios que hoy las mujeres han recuperado en nuestro país no se hubiesen logrado. Tres representantes guanajuatenses que con diversos matices, acreditan en sus partidos la batalla por la equidad ofrecieron su discurso.

Pilar Ortega, panista que es senadora y que será diputada federal en la siguiente legislatura; Beatriz Manrique del Verde, que ayer terminó su labor como diputada local y ahora será diputada federal, y Martha Lucía Mícher, conocida activista de los temas de género que será senadora por mayoría de Morena.

Cada quién con su propia historia. Ortega que ha pugnado por la equidad en uno de los partidos más señalados por su reticencia a los temas de género.

Manrique, quien se erigió por muchos años como la lideresa absoluta del Partido Verde en Guanajuato y que parece dejar ese cargo en esta coyuntura. Y Mícher, la más polémica mujer de la política guanajuatense por el escozor que provocan sus ideas en una sociedad conservadora y, a veces, proclive a la poca tolerancia como algunos sectores en el terruño.

La agenda de género avanza. Siempre tendrá detractores disfrazados de personajes ecuánimes. Como los que en el PAN dictaminaron que tras la gestión de Bárbara Botello, los leoneses tienen un rechazo a la posibilidad de que gobierne una mujer.

Pero si se trata de mirar el vaso, es momento de verlo medio lleno. Hay resistencias que vencer aún porque en ocasiones el enemigo sigue estando en casa. Pero la causa va.