LOS DIPUTADOS PANISTAS; ENTRE PREDESTAPES Y RECLAMOS

PUESTOS. Algunos ya con la mira puesta en el 2021, con los obvios reclamos a la Federación y sin alusiones abiertas al principal problema que vive el estado que son los homicidios dolosos, la bancada panista en el Congreso local ofreció ayer su informe virtual.

LO DE SIEMPRE. Era de esperar que los diputados panistas enfocaran sus baterías en destacar las reformas en materia de seguridad aunque algunas de ellas, sólo impliquen el endurecimiento de penas cuando el problema sigue siendo, la falta de la cultura de la denuncia y la impunidad.

DISTINCIÓN. Los panistas reclamaron las ocurrencias del gobierno federal y pidieron más coordinación de las autoridades federales con las estatales en materia de seguridad pero al gobierno de Diego Sinhue, ni con el pétalo de un señalamiento.

DE LA VISTA GORDA. Se mantiene la práctica del cierre de filas de panistas con su autoridad estatal y de morenistas con la federal. En los hechos, la coordinación Estado-Federación no es tan mala. Ha mejorado en los últimos meses pero en la medida que los homicidios dolosos se mantienen a la alza, las cortesías se olvidan.

“A DARLO TODO”. Y mientras eso ocurre, el futurismo invade a legisladores y legisladoras. Ayer por ejemplo la presidenta de la comisión de Hacienda, Alejandra Gutiérrez no negó su aspiración de ser la candidata panista a la alcaldía leonesa. Ya le dieron luz verde para moverse aunque seguramente levantará pasiones entre sus correligionarios.

PIAN PIANITO. Gutiérrez Campos tiene la bendición para “moverse” aunque no haya evidencias de que será ella la candidata en León. Hace tres años, aspiró pero traía como promotor a Daniel Campos que no conoce la mesura. Hoy, Gutiérrez Campos sabedora de que tiene una cercanía natural con Diego Sinhue sabe que puede ser su ahora o nunca. Vamos a ver. En el horizonte, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Ayala, y el presidente del Patronato de la Feria, son los obstáculos a vencer en la carrera sorda por el dedazo.

Y LA VIOLENCIA SIGUE AQUÍ

SIN VARIACIÓN. Y en medio de los anuncios de que habrá Feria en León en enero de 2021 con miles de asistentes mientras arranca el Festival Cervantino virtual y estamos ya en semáforo epidemiológico amarillo, la violencia criminal en Guanajuato vive un nuevo auge con un nuevo repunte en la cifra de homicidios dolosos en el arranque del mes de octubre.

CIFRAS DURAS. Al corte de los ocho primeros meses, Guanajuato ya registra poco más de 3 mil asesinatos, una cifra 30% más elevada que la que se tenía hace un año en este periodo. Y para como cerró septiembre, no se esperan mejores noticias de septiembre y octubre.

NADA NUEVO. Y en efecto, hay reacción de las fuerzas estatales a algunas acciones de grupos del crimen organizado como la ocurrida en Celaya, la madrugada de este miércoles. Pero lo que se ve en el balance de las semanas posteriores a la detención de Antonio Yépez ‘El Marro’, es que ni siquiera se aprecia en el horizonte alguna mejoría. La pandemia, sube y baja. La economía se reactiva pero la violencia sigue ahí.

LA DEL ESTRIBO…

A propósito de León, el regidor priista Alfonso Orozco es el nuevo coordinador de activismo del comité estatal que encabeza Ruth Tiscareño. Su nombramiento ya se consumó. Hace unos días, la dirigente de la CNOP, Yulma Rocha, que opera en sincronía con el comité estatal, visitó León para reunirse con los regidores leoneses, Vanessa Montes de Oca y el propio Orozco.

En esta plaza, van más cuesta arriba que nunca toda vez que ya el titular de Profeco y ahora morenista, Ricardo Sheffield se llevó a algunos priistas  a su tropa antipanista mientras que otros andan coqueteando con Movimiento Ciudadano.

SHEFFIELD Y SALIM: DEL ODIO AL AMOR…

“Yo no he despedido a nadie en últimas fechas, entonces es falso que a alguien se haya despedido por ese motivo; ahora, que dé nombres (Salim) y lo aclaramos, pues como ya abrió la boca en público pues que ahora en público lo aclare con toda precisión porque como tiene la costumbre primero habla y luego dice ‘es que ya no puedo hablar y lo voy a ventilar como un asunto interno del partido’, para mí ya no es un asunto interno del partido”.

Hace unos años, a propósito del sueño que acariciaba en su momento, el entonces senador Fernando Torres Graciano, Miguel Salim y Ricardo Sheffield arreglaron sus diferencias que hace exactamente nueve años eran de antología.

El primero de ellos quería ser candidato a alcalde con el padrinazgo de Juan Manuel Oliva quien era el gobernador y el segundo, edil en funciones empujaba a Mayra Enríquez (qepd) desde el poder para ser su sucesora.

Aquel fin de semana de octubre, en un evento realizado en el comité municipal del PAN leonés, Miguel Ángel Salim Alle, denunciaba públicamente que al menos 16 militantes habían sido despedidas de la presidencia municipal por acudir a reuniones de su precampaña.

La frase textual que abre este apartado fue la respuesta del alcalde Sheffield a los cuestionamientos de Salim. Eran tiempos en los que en el PAN, con impudicia se echaba mano del poder político de los padrinos para sacar adelante candidaturas.

Los despidos, según Salim, se habían realizado en las direcciones de Desarrollo Social y de Seguridad Pública; citaba incluso que uno de ellos, era un panista que tenía al menos 10 años en su empleo como servidor público. Y nunca se demostró si era cierto o no. Pero tampoco sería extraño que lo fuera. En ese tiempo en el PAN no había pudor.

Pero Salim tampoco cantaba mal las rancheras. Desde el gobierno estatal, Juan Manuel Oliva, permitió que se usara una paraestatal como el ISSEG que se ha distinguido siempre por su salud financiera y su correcta administración, como trampolín preelectoral.

Fernando Torres, trataba de mostrarse neutral aunque desde la dirigencia estatal no ocultaba su afinidad con Salim. Años después, ambos, junto a Oliva y Sheffield, desafiaron a Miguel Márquez. Perdieron de todas, todas.

LA DANZA DEL PRESUPUESTO: LA “AUSTERIDAD” DEL CONGRESO

Más allá de los reclamos que se hacen al gobierno federal, varios de ellos, justificados por el recorte a apoyos federales, fideicomisos, dinero para obras de infraestructura más lo que se acumule, en Guanajuato tendrá que hacerse un buen ejercicio de austeridad ante las nuevas circunstancias para predicar con el ejemplo y tener autoridad moral para reclamar.

Uno de los casos es el del Congreso local que ayer adelantó la propuesta de presupuesto que someterá al pleno en la sesión de este jueves. En el anteproyecto destaca que por tercer año consecutivo, el Legislativo solicitaría menos presupuesto que el año anterior.

Ayer, Jesús Oviedo Herrera, presidente de la Junta de Gobierno, dio a conocer que solicitarán 659 millones de pesos, cantidad 45 millones inferior a la que ejercieron en 2018.

No es un dato menor y habría que darle un reconocimiento a Oviedo porque no se recuerda una legislatura con presupuesto decreciente den los últimos tiempos, pero si nos ponemos exigentes podríamos preguntarle si es lo más que se puede estirar el ajuste a la baja.

Porque una de las acciones más destacadas del coordinador de la bancada panista ha sido adelantar el pago de la deuda que el Poder Legislativo contrajo con el ISSEG que todavía a mitad de 2019 era de 119 millones de pesos y que se terminó de pagar con un pago de 44 millones en febrero del presente año.

Y todo fue, producto de los llamados “ahorros” del presupuesto de los diputados. Lo que queda claro es que los legisladores locales sólo quieren aplicar la austeridad en los bueyes del compadre.

Porque no cualquiera puede darse el lujo de estrenar edificio y pagar en seis años casi 800 millones de pesos con puros ahorros. Está claro que más allá de la verborrea, el Poder Legislativo de Guanajuato no se ha apretado el cinturón y sólo practica la austeridad de dientes para afuera.

Ayer escribió en Twitter el exdiputado local panista y quien fuera tesorero del Municipio de León en el trienio de Ricardo Sheffield, Antonio Obregón Torres, que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo tiene una “prueba de congruencia” pues el PAN ha criticado la forma de gastar del presidente Andrés Manuel López Obrador y ahora enfrentaría la posibilidad de gastar más de 500 millones de pesos para rescatar el Estadio León perdido por los errores en la constitución del Fideicomiso.

Olvida Obregón Torres muy pronto que siendo presidente de la Comisión de Administración en la Legislatura 2012-2015, fue el promotor de la construcción de un nuevo edificio del Congreso.

Eso no quita la validez al cuestionamiento al gobernador: sería un despropósito que en este escenario de recortes y limitación presupuestal, se destinen recursos para comprar un estadio.