Pólvora e infiernitos

EL ZAPOTILLO: MÁRQUEZ PINTA RAYA FRENTE A DIEGO

DIFERENCIA. Quizá sea una postura políticamente correcta la del gobernador Miguel Márquez que quiere vender esperanza hasta el final pero llama la atención que ayer sin miramientos, haya refutado el planteamiento que hizo su sucesor Diego Sinhué Rodríguez Vallejo quien habló ante los miembros de Concamin y aceptó la posibilidad de un Plan B en la Presa El Zapotillo.

POSTURA. Ayer, Márquez dijo que no era momento de aventar la toalla y que él es un fiel creyente de que hay que morirse en la raya con la esperanza de que un proyecto con el avance que tiene el acueducto no puede dejarse tirado.

LE SALIÓ DEL ALMA. Aquí llama la atención un par de cosas. Que sutil y todo pero es la primera gran discrepancia entre el que se va y el que llega. Una diferencia de percepciones muy peculiar porque en sentido estricto, no es un pronunciamiento público dieguista.

MÁS VALE. La consecuencia de la estrategia de repliegue mediático que ha elegido el mandatario electo quien, contrario al activismo y presencia exorbitante del presidente electo Andrés Manuel López Obrador quien opaca a Enrique Peña Nieto que sigue en funciones, mantiene un perfil bajo aunque no la inactividad absoluta.

TRANCAZO. El problema aquí es que algo sabe o ya le dijeron a Rodríguez Vallejo que no tiene problemas en contemplar un plan B en una reunión con empresarios; no sorprende la aceptación pero ya revisándolo, comenzamos a tener la dimensión del contrasentido que representaría echar por la borda un proyecto al que ya se le metieron miles de millones de pesos.

CIERTO. Márquez tiene razón, a estas alturas, sería más doloroso el golpe que cuando se desechó Río Verde.

SEÑAL OMINOSA. El punto más preocupante es que si la primer gran señal de la llegada de López Obrador es la cancelación de El Zapotillo, los augurios para el siguiente sexenio no son muy halagüeños.

FORMA. Ayer, por cierto, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo se tomó la foto con López Obrador en la Reunión Anual de Industriales que congregó a la clase política y empresarial en la ciudad de México.

FONDO. A diferencia de otros mandatarios que, aun siendo de signo político distinto al de López Obrador, ya pidieron cita con el tabasqueño, Rodríguez Vallejo parece resuelto a buscarlo hasta después del 26 de septiembre. Ojalá no sean signos preocupantes, de enfriamiento prematuro.

ÁLVAR CABEZA DE VACA: EN DEFENSA PROPIA

NADA. Aunque admite errores en el seguimiento de protocolos de seguridad personal, el secretario de Seguridad del Estado, Álvar Cabeza de Vaca, defiende a capa y espada la verticalidad de las Fuerzas Estatales de Seguridad Pública.

REFERENCIA. Los ataques que han sufrido elementos estatales son justamente porque no han accedido a entregarse a los malosos y no hay hasta ahora, elementos bajo su mando que se hayan ido del lado oscuro. Esa es la postura del secretario de Seguridad tras el ataque en el que murieron el mando único en Apaseo el Alto y su escolta.

DIMENSIONES. Se rompieron los protocolos pero esa no fue la causa del ataque, dice Álvar quien además rechaza que sus elementos hayan ingerido alcohol previo al ataque que sucedió cuando ya estaban francos y sin uniforme.

ENTRE LÍNEAS. En otras palabras, que, con o sin uniforme, el ataque se hubiese dado aun cuando esos elementos no tenían amenazas directas como otros sí, acepta el funcionario estatal.

HISTÓRICO. Encomiable, la defensa que hace Cabeza de Vaca de su gente. El problema es que los signos preocupantes para los policías estatales se multiplican. Un cierre de sexenio que, en lugar de representar una tregua en el terruño, perfila una agudización de la violencia en el marco del relevo del poder.

AMBIENTE. Un asunto delicado e inédito. La autoridad jura y perjura que no está rebasada por la delincuencia. No puede decir otra cosa. Y en ese contexto, se aproxima el anuncio del gobernador electo para determinar si Cabeza de Vaca se queda o es relevado.

QUIETOS TODOS. Pareciera que el contexto del cierre de sexenio, perfila un repliegue estratégico. Es decir, el clima que se vive justificaría que el gobernador entrante ni le mueva ahorita a los mandos en seguridad. Veremos.

LA DEL ESTRIBO…

A 12 días de que asuma el poder, Diego Sinhué Rodríguez podría este fin de semana saciar un poco la curiosidad que despiertan los nombramientos pendientes en su gabinete con otra tanda. Veremos si despeja ya la incógnita cada vez menor en seguridad o mantiene el suspenso hasta el final. Queda una semanita para hacerla de emoción antes de la cuenta regresiva final.

RICARDO SHEFFIELD: LA 1ª. VEZ QUE SE EMOCIONÓ CON LA GUBERNATURA

Hace exactamente ocho años, el entonces alcalde de León, Ricardo Sheffield Padilla, se emocionaba por primera vez con la idea de ser gobernador pese a las adversidades que enfrentaba en ese momento para esa aspiración.

Integrante del mítico Pacto de la Loma que conformaban adicionalmente el entonces secretario de Salud, Ángel Córdova Villalobos, Luis Alberto Villarreal quien era senador de la República y el recientemente fallecido Javier Usabiaga, quien era diputado federal, el edil leonés trataba de animarse aunque la adrenalina le duró muy poco.

Alguien dijo alguna vez que la alcaldía de León era la puerta o vitrina más falsa para aspirar a la candidatura del PAN a la gubernatura y así fue. Lo de Carlos Medina Plascencia que se convirtió en gobernador interino tras la concertacesión de 1991, se cuece aparte.

Jorge Carlos Obregón Serrano quiso intentarlo en 1997, rumbo al año 2000. Su vocero y estratega Alfredo Anda Páez le habló al oído y él se dejó querer pero era imposible. Eliseo Martínez Pérez (qepd), en el ‘Bronx’ azul estaba muy perfilado.

Seis años después, Ricardo Alaniz Posada también lo quiso pero no pudo colarse en una disputa que se dio entre Usabiaga y Juan Manuel Oliva con un invitado inesperado, Luis Ernesto Ayala.

Y es que aspirar, sobre la marcha a la gubernatura, gobernando esta ciudad es un salto mortal. Ser el presidente municipal entraña una situación compleja. Vicente Guerrero Reynoso (qepd) llegó con credenciales de excelente administrador a la ciudad entre 2006 y 2009. Terminó en conflicto con su partido que le armó incluso una rebelión disfrazada.

El propio Héctor López Santillana tenía la experiencia de haber sido un secretario de Desarrollo Económico que cosechó los éxitos que perfilaron algunos otros pero que él supo capitalizar con eficacia.

Sin embargo, su desempeño no ha sido deslumbrante. Sheffield se montó en una causa que estaba perdida de antemano, sobre todo por su carácter frontal ante el entonces gobernador Juan Manuel Oliva y porque desde la Secretaría de Salud federal, Ángel Córdova, iba en caballo de hacienda.

A ocho años de distancia, Sheffield reaparece con la camiseta de Morena y con una misión que él mismo se ha fijado: ser el opositor por excelencia al panismo gobernante. Eso está por verse. Si tiene cargo en el gobierno federal, tendrá que replegarse. No se puede chiflar y andar en la procesión.

FINIQUITOS A DIPUTADOS: 1.4 MILLONES DE DESPEDIDA

“Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, es una de las frases que en estos tiempos de cierre de sexenio, de legislatura y de trienio en el caso de los gobiernos municipales, se vuelve más vigente que nunca.

Y todo, por una simple razón. Por lógica, aparecen los datos de los finiquitos que reciben nuestros funcionarios públicos, llámense diputados locales, o federales o funcionarios públicos municipales, estatales o federales.

Liquidaciones que no lo son. Bonos que no se llaman así, dirán ellos. Lo cierto es que las cantidades son espectaculares y sólo incrementan el descrédito de la clase política.

Por obra y gracia del Parlamento Abierto del Congreso de Guanajuato, como nunca antes podemos conocer de inmediato lo que cada uno de los diputados que integraron esta legislatura, en este caso, casi medio centenar se llevará antes de que deje su curul.

Casi 30 diputados se llevarán poco más de un millón de pesos por concepto de fondo de ahorro y más de 215 mil pesos por partes proporcionales de aguinaldo más su última dieta. ¿Cuántos trabajadores en Guanajuato pueden presumir una liquidación de 1.4 millones por trabajar trers años en alguna empresa?

Eso es lo que se van a llevar aquellos legisladores que estuvieron los tres años en la legislatura y que no solicitaron licencia para ser candidatos a algo. Claro, dirán ellos, entre un 30 y un 40 % lo pusieron ellos como aportación para aspirar a su fondo de ahorro.

Guillermo Aguirre, Juan José Álvarez Brunel, Alejandro Flores Razo, Luis Vargas, Juan Gabriel Villafaña, Juan Antonio Méndez, Jorge de la Cruz, Santiago García, Luz Elena Govea, Rigoberto Paredes, David, Landeros, Eduardo Ramírez y Alejandro Trejo Ávila son los diputados que se llevan un monto que supera en la mayoría de los casos, el millón 400 mil pesos porque ellos no solicitaron licencia a su cargo para ser candidatos a un cargo de elección popular.

Caso especial, el de los que seguirán en la curul al ganar la reelección: Libia Denisse García, Jesús Oviedo y la perredista Alejandra Torres Novoa quienes estarán otros tres años en la legislatura y volverán a disfrutar de esta prerrogativa en 2021.

Otros como Éctor Jaime Ramírez Barba, Juan Carlos Muñoz, Angélica Casillas, Alejandro Navarro, Elvira Paniagua, Leticia Villegas, Beatriz Manrique ya tienen amarrado un cargo público y la lista puede aumentar, sobre todo entre los panistas, ahora que el gobernador elector Diego Sinhué Rodríguez Vallejo asuma el poder y reparta cargos.

Hablamos de algunos como Juan Carlos Alcántara, Juan José Álvarez o Verónica Orozco seguramente no alcanzarán un cargo de primer nivel en el gobierno pero sí un premio de consolación.

En el reparto de 46 millones de pesos de finiquitos, hasta los suplentes alcanzaron, pues algunos como Isabel Lazo, suplente de Angélica Casillas, se llevará 172 mil pesos de fondo de ahorro y aguinaldo por los meses que estuvo en la legislatura. Hay días que ganamos menos.