Pólvora e infiernitos

Publicidad

RICARDO SHEFFIELD: LOS INTRINCADOS CAMINOS HACIA LA RENUNCIA

CLAVE. La gran pregunta que circula en el panismo guanajuatense en estos días es si al final del día cuando se consume la designación de la comisión permanente del consejo nacional para que el nominado en León sea Héctor López Santillana, Ricardo Sheffield Padilla decide quedarse en el blanquiazul o de plano se lanza a los brazos de la aventura con Morena.

MHHHH… Pareciera de entrada que todo depende única y exclusivamente de su voluntad y que si llega a darse su defección del partido del gobierno, en el partido de Andrés Manuel López Obrador estarán esperándolo con los brazos abiertos para darle la candidatura que a él se le antoje.

UN ALBUR. Y hay quienes dicen que no es en automático y que incluso no tiene la bendición de los meros meros que toman las decisiones en Morena.

EN MARCHA. Hoy, ya hay varios precandidatos del lopezobradorismo en León entre ellos Gabriel Pérez Corona y Aurelio ‘Chachis’ Martínez, quien se supone, lleva ventaja en la carrera. Y si bien no se puede confiar en que ya la tiene en la bolsa, ahora también mira con recelo la posibilidad de Sheffield.

EN TEORÍA. Visto desde otra perspectiva, habrá que ver si el exalcalde panista está dispuesto a quemar sus naves y a buscar una aventura incierta con Morena.

PRESUNCIONES. Porque ya no hay duda de que si hay un argumento que retrasó la nominación de López Santillana es el temor sembrado en el PAN desde el comité ejecutivo nacional de que si Sheffield se iba postulado por otro partido, la merma de sufragios podría representar varias decenas de miles.

EL NUDO. No queda ninguna duda que el factor de discordia para un eventual acercamiento entre el oficialismo y Fernando Torres Graciano es ese pacto que tiene este último con Sheffield que hoy se sostiene con alfileres porque en los últimos días ha habido acercamientos, flirteos, llamadas y contactos entre el oficialismo.

YA NO SE PUEDE. Al final, con algunos trastabilleos y pagando un poco el noviciado pero, en lo que le toca al virtual candidato a la gubernatura ha tratado de aplicar la máxima de que el poder se ejerce, no se comparte.

NADA DE NADA. Del otro lado, Sheffield ha resistido casi heroicamente a la posibilidad de una salida negociada. Y lo ha hecho porque para él siempre fue inaceptable una candidatura para su esposa Renata Arévalo.

DESECHADO. La única manera en la que podrían convencerlo es con la candidatura al Senado pero ese precio nunca estuvieron dispuestos a pagarlo en el oficialismo.

DESHOJANDO LA MARGARITA. Con todo lo anterior, no es automático ni sencillo que Sheffield decida en su momento y sea recibido en Morena. La silla que quiere quizá ya está dada y sin posibilidad de ser cambiada.

HUMBERTO ANDRADE: ¿PICHA, CACHA O DEJA BATEAR?

DE LEJOS. A propósito de Acción Nacional, en este toma y daca por las candidaturas en León y otras partes del estado, el gran ausente como protagonista ha sido el dirigente estatal Humberto Andrade Quesada quien, aún en estos momentos de apremio ha mantenido bajo el perfil mediático.

DOS FILOS. Eso puede ser tomado como discreción pero también como una manifestación más que confirma sus atributos de político anticlimático y que evita por norma la confrontación.

JUEZ Y PARTE. Uno de los asuntos que más le han criticado a Andrade Quesada es que siendo una especie de árbitro en esta contienda, en un momento quiso o dejó que lo colocaran como una suerte de tercero en discordia lo cual no procedió.

A LAS CAIDITAS. Ser juez y parte en casi ningún lado es bien visto. Menos en un partido como el PAN en el que la pelea por espacios siempre es encarnizada.

VISIONES. De cualquier manera, Andrade, al estilo “mátalas callando”, sigue aspirando a ser candidato plurinominal al Senado. Aunque, tal como se ponen las cosas, se tendría que dar bien servido con la de mayoría. A estas alturas, ya no se trata de ponerle chongo, con que salga peinada es suficiente.

LA DEL ESTRIBO…

Anoche varios portales de medios difundieron la noticia en torno a los reclamos que hay en varios comités  estatales del país hacia el dirigente nacional tricolor, entre ellos el de Guanajuato.

Los reclamos son por la pésima operación política para aterrizar decisiones de campaña, particularmente las que tienen que ver con candidaturas. Se habla de que Guanajuato fue uno de los abajo firmantes de esa solicitud para remover del cargo a Ochoa Reza. Vamos a ver si se mantienen en lo dicho o se arrugan a la mera hora.

PAN 2015: SUCESIÓN MÁS ENTRAMPADA QUE HOY…

“¿Quién es López Santillana?”, preguntaba hace 3 años, entre divertido y desconcertado el presidente de la  comisión de elecciones del comité ejecutivo nacional del PAN, Jorge Villalobos.

La elección del candidato a la alcaldía de León estaba entrampada. Estaba claro para entonces que el delfín del gobernador Miguel Márquez, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo no transitaba en el comité ejecutivo nacional entre la contra campaña de Ricardo Sheffield.y el veto de Carlos Medina Plascencia

Pero tampoco procedía la apuesta a favor de Sheffield que con tenacidad, buscaba ser impulsado por el dirigente nacional albiazul Gustavo Madero.

Fue entonces que comenzaron a buscar a un tercero en discordia y sólo lo encontraron en la persona del secretario de Desarrollo Económico Héctor López Santillana a quien le molestaba que lo encartaran como prospecto para León y de buenas a primeras, tenía que mostrarse partidario de esa idea.

Hace exactamente 3 años, en un evento en León, Gustavo Madero le daba la bendición y arremetía contra el gobierno barbarista.

“Y estos batos (PRI) que decían que sí sabían gobernar, ahora resulta que no entienden, que no entienden (…) me están diciendo que le van a pedir (a Bárbara Botello) que ahueque el ala, va a haber una Botello no retornable”, dijo, festivo en aquella visita.

Meses antes, Madero y su operador político, Jorge Villalobos alentaron las ilusiones de Ricardo Sheffield que consiguió buenas calificaciones como carta para ganar León que no pudieron ser rebatidas por Trujillo y Márquez.

El problema es que el ahora diputado federal no era el candidato apetecido por aquel binomio. Fue entonces que el gobernador y el dirigente del blanquiazul echaron a andar la maquinaria para impedir que el CEN aprovechara el método guanajuatense para sacar adelante al candidato favorito.

Una falta de previsión del grupo en el poder en Guanajuato que estuvo a punto de convertirse en su propia trampa. Armaron un tinglado para designar un candidato y el método se les volvió en contra.

En aquél momento, no tenían al comité ejecutivo nacional a su favor y Sheffield les dio un gran susto. Hoy, sí lo tienen a su favor pero el fantasma del exalcalde los sigue acechando.

EL PRI DE NUNCA ACABAR: RENUNCIAS, PLEITOS Y DESERCIONES

Dicen que al perro más flaco se le cargan las pulgas y parece ser que es lo que ocurre con el PRI en Guanajuato que en el cierre de sus registros para candidatos a diputados locales y alcaldes, volvió a las andadas con momentos bochornosos que demuestran su vocación para la autoflagelación.

Y es que de manera inesperada, un incidente entre Marcelino Bravo, colaborador del precandidato a la gubernatura Gerardo Sánchez García y la hasta ayer precandidata a la alcaldía Montserrat Vázquez derivó en la renuncia a una nominación que parecía inminente para esta última.

De acuerdo a versiones extraoficiales, el incidente entre ambos políticos estuvo bastante serio y bochornoso. Fue presenciado por varios asistentes al cierre de campaña quienes vieron como la regidora le gritaba a Bravo.

La diferencia se habría originado por una molestia de Vázquez que proponía a Ezequiel Mancera para candidato a diputado local por el distrito XV y le negaron la propuesta. El preferido del candidato a la gubernatura es Saúl Trejo Fuentes.

La ropa sucia no se pudo lavar en casa y la mazorca se desgranó. Ahora el PRI tendrá que volver a designar a una candidata en Celaya mientras el fantasma de la división y la fractura sigue acechando en muchos rincones del estado.

Ya le comentaba ayer de los problemas en Irapuato tras la renuncia de la diputada Irma Leticia González. Ahora surge el problema en Celaya y al mismo tiempo se da la no postulación de Esther Garza en Guanajuato capital lo que revive las esperanzas de Edgar Castro Cerrillo de ser el elegido.

En total, el PRI declaró desiertas las designaciones en 6 distritos y 7 municipios. Pero más allá de la frialdad de los números, lo que se vuelve a palpar es no sólo la división, sino la desconfianza que se dispensan las tribus que confluyen en el PRI para la preparación de esta elección.

El tricolor insiste en reciclar fórmulas y personajes que ya demostraron su vocación para el desastre en Guanajuato. Es el caso de Sergio Marcelino Bravo quien desde hace 3 años, cuando llegó de Colima como delegado del CEN, echó raíces y se supo ganar la confianza de Sánchez García. El problema es que se ha distinguido por su vocación para el encono pero no para hacer equipo.

Todo ello, mientras el PRI parece un vendaval sin rumbo y no se aprecia una mano que encauce, que dirija pero sobre todo represente la sensatez en un momento histórico para el tricolor: ya no es ganar la elección sino evitar una debacle de antología que lleve a este partido a caer más allá del segundo lugar que ha tenido en el espectro electoral.