Conecta con nosotros

Miguel Zacarías

Pólvora e infiernitos

EL DESPLIEGUE DE FUERZAS FEDERALES: ¿SERÁN TODOS LOS QUE DICEN?

Periodico Correo

Publicado

En

EL DESPLIEGUE DE FUERZAS FEDERALES: ¿SERÁN TODOS LOS QUE DICEN?

SUS DATOS. Que hay 2 mil 110 integrantes de la Guardia Nacional desplegados en Guanajuato más 4 mil 636 de la Marina, la Sedena y la Policía Federal dice el gobierno federal. Es decir 6 mil 746 efectivos federales con presencia en el estado.

CASI MEDIA TABLA. Habría que preguntar al gobierno estatal si certifica esos datos que colocan a Guanajuato en el lugar 13 si se suman los elementos de todas las corporaciones federales.

SOLO GUARDIA. Si solo se toma en cuenta el despliegue de la recientemente creada Guardia Nacional, Guanajuato con 2 mil 110 elementos está por debajo del estado de México que tiene 9 mil 141, Michoacán (3628), Jalisco (3470), Oaxaca (3391), Cdmx (3047), Guerrero (2538), Veracruz (2458), Chiapas (2424) y Puebla (2163).

LA NUEVA TRANSPARENCIA. Ayer el comandante de la Guardia Nacional Luis Rodríguez Bucio detalló la presencia de fuerzas federales en los estados. ¿Cuántas veces, los gobiernos dejaron sin responder la cifra de elementos desplegados “por cuestiones de seguridad”? Por lo menos en transparencia, la 4T no parece tener tapujos.

LA OTRA LISTA. Por encima de los 6 mil 746 elementos que según el titular de la GN se despliegan actualmente en Guanajuato, de las 4 corporaciones citadas, hay 12 estados.

LOS TOTALES. El que más concentra es la Ciudad de México con 33 mil 268 elementos; Edomex (19945), Veracruz (13702), Chiapas (11 mil 968), Guerrero (10732), Jalisco (10695), Oaxaca (10443), Sinaloa (8709), Tamaulipas (8334), (Michoacán 7819), Chihuahua (7279) y Puebla (6780).

CONTRASTES. Curiosamente, los estados de Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas cuentan con menos elementos de la Guardia Nacional que Guanajuato aunque en el despliegue global de todas las corporaciones lo superan.

¿VERDAD O FICCIÓN? Guanajuato es el octavo estado con mayor déficit de policías locales y es el número 13 en despliegue de fuerzas federales. Tampoco parece cosa del otro mundo. Pero es lo que hay. Si es que en verdad lo hay.

EL ZAPOTILLO: ALENTANDO LA CONFUSIÓN

LAS DE 8. “Zapotillo seguirá en pie pero sin dinero”; “Descartan demolición en presa”, “Difieren sobre el Zapotillo”; “Ni un peso más para el Zapotillo”.

RECUENTO. Son algunos de los encabezados de medios digitales e impresos en Jalisco luego de la reunión de los gobernadores Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y Enrique Alfaro con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

CABLES CRUZADOS. Una de las cosas que más llaman la atención en el balance de la reunión de anteayer está en las versiones disímbolas que vemos reflejadas en los medios. Los gobernadores viendo la presa medio llena y los pobladores, totalmente vacía.

DE ARRIBA ABAJO. Eso puede ser normal. Cada quien quiere jalar agua para su molino y mantener la esperanza vigente. Lo cierto es que quien parece más interesado en alentar la indefinición y hasta la confusión es el propio jefe del ejecutivo federal.

DANZA DE NÚMEROS. Es cierto que el común denominador es que no va a forzar a los pobladores a abandonar sus comunidades pero también que hay algunas señales cruzadas. Los voceros de Temacapulín dicen que no habrá más recursos para la Presa mientras que el gobernador Enrique Alfaro habla de una partida de 510 millones para la indemnización y reubicación de los pobladores.

¿CÓMO ASÍ? Esta última cantidad proviene de recursos estatales. Lo del supuesto compromiso de López Obrador para que no haya más dinero suena más inquietante.

PUGNAS EN CASA. Pero aún más preocupante que en la mesa estén sentados 2 funcionarios que piensan totalmente distinto sobre el proyecto. Víctor Manuel Toledo, titular de Semarnat mantiene su oposición radical a la presa mientras que la titular de Conagua, Blanca Jiménez impulsa el sí.

¿DE QUÉ LADO AMLO? Otro de los activistas en contra de El Zapotillo, asegura que el Presidente no sabía de los impactos negativos de la obra a los productores agropecuarios. ¿Alguien puede creer que López Obrador no conoce todos los flancos de esta obra? Lo más preocupante es la indefinición.

LA DEL ESTRIBO…

A propósito de compromisos presidenciales, hoy en Oaxaca, el presidente López Obrador se reúne con la plana mayor de Concamin.

Hasta allá va una delegación zapatera de Guanajuato que tratará de abordar al presidente porque los días corren y ellos hacen changuitos para que se ratifique el decreto para castigar la importación de calzado chino con un 30% de aranceles. A ver cómo les va.

LOS REBELDES “LIGHT” DEL PAN

“Con esta inercia no vamos a puerto seguro. Necesitamos humildad, prudencia, auto critica, inclusión y sentido común”, fueron las palabras pronunciadas por el entonces senador y ahora diputado federal panista Juan Carlos Romero Hicks hace un año, un mes después de la sonora derrota que le propinaron a su partido en la elección presidencial.

El hecho, en la sesión del consejo nacional posterior a la fatídica contienda por el blanquiazul que no se convirtió en una carnicería como algunos deseaban o presagiaban. Pero no se convirtió en ello porque al final, algunos de los principales críticos de Ricardo Anaya no estaban presentes en esa sala.

Anaya Cortés que gobernó el PAN con mano de hierro y que no tuvo piedad con sus adversarios y que construyó desde la dirigencia nacional un traje a la medida para ser él y nadie más que él, el candidato presidencial tenía que rumiar su derrota.

Y sí, Anaya tuvo su legión de detractores pero también otra, de aplaudidores por convicción o conveniencia que no quisieron fijar límites a ese poder porque les abrió la puerta a los pactos locales. Anaya con manga ancha en lo nacional y gobernadores panistas como el de Guanajuato, en lo local.

Y lo que son las cosas, hace un año, el del discurso encendido, Romero Hicks, hace 4, junto a Carlos Medina se ponían el traje de rebeldes ante la inevitable consolidación de Anaya como el jerarca azul.

Anaya que era visto como el continuismo de Gustavo Madero tenía el respaldo de la inmensa mayoría de las tribus en Guanajuato mientras que Corral, que abanderaba el discurso purificador y renovador del PAN, contaba con el respaldo de quienes creían que no tienen nada que ganar ni que perder.

 “Estoy convencido que al igual que tú tenemos muchas cosas por mejorar, volver a ser el referente de política honesta y ética, volver a ser la escuela de ciudadanía que buscaba reclutar a los mejores hombres y mujeres de México, volver a estar orgullosos de ser panistas”, escribió Romero.

Carlos Medina fue todavía más claro: “el domingo 16 de agosto los panistas tendremos la oportunidad de elegir qué papel deberá jugar el PAN: el papel triste de silencio cómplice y la falsa cortesía o el papel decidido de lucha frontal contra la corrupción y la simulación de uno de los peores gobiernos que ha tenido nuestro país”.

GUANAJUATO Y LAS CIFRAS OSCURAS DE LAS POLICIAS LOCALES

Tanto que presume el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo los avances, capacitación y prendas de las Fuerzas de Seguridad del Estado, ayer desde la mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador, llegaron datos nada alentadores para Guanajuato

Y es que, según datos del gobierno federal a julio de este año, Guanajuato aparece como uno de los estados con déficits más altos de policías estatales en relación con los eventos delictivos y el número de habitantes.

De acuerdo al reporte, si se suman los policías estatales y municipales, en Guanajuato hay un estado de fuerza local de 9 mil 484 policías. De acuerdo a las normas internacionales que señalan que debe haber 300 policías por cada 100 mil habitantes, nuestra entidad debería contar con 17 mil 561 elementos. Es decir, faltan 8 mil 77 y el déficit es de 45.99%.

Según estos datos, en Guanajuato hay 3 mil 91 policías estatales y 6 mil 393 municipales aunque el propio Diego Sinhue dijo en una reciente entrevista que en 6 años, la entidad había pasado de 8 mil 500 a 5 mil 700 policías municipales.

En este flanco, los peor ubicados son Veracruz que necesita 24 mil 338 policías y solo cuenta con 8 mil 036. Su déficit supera los 66 puntos porcentuales. Durango es el segundo con peor déficit. Necesita 5 mil 264 policías y solo tiene 2 mil 396.

Tamaulipas también tiene muchos menos policías de los que necesita. Su estado de fuerza es de 5 mil 234 y requiere 10 mil 325. Su déficit es de 49.3. Vienen luego Oaxaca, Puebla, Michoacán y Coahuila y después Guanajuato que ocupa el octavo lugar entre los peores déficits

En este rubro, los mejor ubicados son Ciudad de México que tiene un superávit de 47.81% policías pues cuenta con 39 mil 700 y requiere poco más de 26 mil 700.

Tabasco tiene un superávit de 20.43% pues requiere 7 mil 186 y cuenta con 8 mil 654. El otro estado que tiene más policías de los que requiere es Quintana Roo. Tiene 4 mil 935 y necesita 4 mil 505.

Ahora, si tomamos en cuenta solo el rubro de índice de eventos delictivos por cada 100 mil habitantes, la cosa cambia pues Guanajuato ocupa el lugar 12 con 394 delitos.

Es decir, aunque hacen falta policías en Guanajuato y siendo el sexto estado más poblado del país, el índice delictivo lo coloca por debajo del top 10.

La cifra más alta de delitos por cada 100 mil habitantes es de Querétaro con 698, le siguen, Baja California Sur (686), CDMX (678), Quintana Roo (671), Baja California (623), Colima (592), Jalisco (553), Aguascalientes (540), Tabasco (459), Morelos (458) y Estado de México (431).

Y sí, los homicidios dolosos siguen siendo el “coco” de esta administración pues Guanajuato con cifras al 16 de julio, ocupa la primera posición en homicidios dolosos y feminicidios con mil 429; le sigue estado de México con mil 395; Baja California con mil 262 y Chihuahua con mil 12.

Guanajuato es junto a Michoacán, el segundo estado con más agresiones a autoridades con 76 cada uno donde Tamaulipas es campeón absoluto con 164.

Si solo se toma en cuenta la variable del número de policías por cada 100 mil habitantes, Guanajuato con 162, iguala a Michoacán y solo supera a 5 estados entre los índices más bajos: Tamaulipas (152), Puebla (138), Oaxaca (127), Zacatecas (117) y Veracruz (99).

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Miguel Zacarías

El director de Protección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud y la campaña a favor del uso de cubrebocas. Hasta López Gatell se sumó…

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

“Puede ser suicida el comportamiento que estamos realizando como ciudadanos al no utilizar el cubrebocas, puede ser también de alto costo el estar esperando una sanción (de parte de las autoridades) por no utilizar un cubrebocas (…) ese tipo de comportamiento, de socialización, es el que realmente se puede convertir en suicida”,  Luis Carlos Zúñiga Durán

El director de Protección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud y la campaña a favor del uso de cubrebocas. Hasta López Gatell se sumó…

Un par de visiones empresariales este fin de semana resulta un excelente pretexto para tratar de entender el complejo momento que vive nuestro estado con el problema de la inseguridad.

El exalcalde de Celaya, Ismael Pérez Ordaz, en su papel de presidente de la Asociación del Empresariado Celayense que, sin una sola alusión partidista lamenta el pésimo momento que vive este municipio en materia de seguridad y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de León, José Arturo Sánchez Castellanos, quien, sin tapujos como suele hacerlo, acusa al gobierno federal de usar el tema de seguridad como “un eslabón más” para arrebatarle el estado al PAN.

En el primer caso, la inconformidad se extiende a otros organismos empresariales de la región que incluso advierten el riesgo de invertir en Celaya y municipios aledaños. El asesinato del empresario Andrés Fernández Quintana en uno más de los ataques armados en esa ciudad consternó al sector productivo.

En el caso de Sánchez Castellanos, la misión de la 4T, según dice en dos artículos publicados en un diario leonés, es arrebatarle el estado al blanquiazul lo que se ha convertido en una obsesión, por encima del interés en seguridad.

“Morena y sus resentidos han convertido a Guanajuato en un objetivo estratégico”, dice Sánchez Castellanos quien en los párrafos iniciales hace un recuento de las posturas que en años anteriores asumió en contra de la continuidad de los titulares de la secretaría de Seguridad y de la Fiscalía Estatal.

Cabe recordar que el líder del CCE leonés ha sido el único líder empresarial que abiertamente se confrontó con ambos funcionarios. Y en esta ocasión, mantiene sus cuestionamientos aunque su conclusión es que no se puede caer en lo que califica, “una trampa del gobierno federal”.

En el frente celayense mientras tanto, Ismael Pérez alude al ataque perpetrado por un comando armado en un verificentro en esa ciudad que arrojó como saldo cinco personas muertas.

“Celaya lleva mucho tiempo sufriendo, herida, vulnerada, sangrante, la impotencia nos embarga, salimos con temor pidiendo que no pase nada más, la intranquilidad y el desasosiego son una constante en nuestro día a día”, lamenta.

“Todos y cada uno de los ciudadanos que aquí vivimos hemos visto como esta situación desesperante va en aumento y no tiene fin. La indignación pasa del coraje a la frustración, sin encontrar consuelo ni respuesta al clamor de todos: queremos vivir en paz”, reflexiona.

Dos puntos de vista desde el sector empresarial. Paradójicamente quien evita citar partidos y gobiernos ya fue presidente municipal en el trienio 2012-2015 y quien no es ahora pero fue regidor del PRI, no tiene empacho en ponerle nombre y siglas a quien, a su juicio es el instigador de una embestida en contra del estado.

Más allá de las filias y fobias partidistas, lo que ambos comparten es el pesimismo por el momento que se vive en el estado. Un dejo de desesperanza porque no se ve la luz al final del túnel y en el que se incluye por igual la decepción por la federación, el estado y los municipios. Y tienen razón.

680 contagios en una sola jornada es una barbaridad. Representan el 10% o un poco más del promedio de contagios diarios en todo el país en la última semana. Es decir, uno de cada 10 casos en 24 horas se registró en Guanajuato.

La curva en lugar de aplanarse se dispara más y la autoridad local no ofrece visos de regresar al confinamiento. Elevar a rango de disposición obligatoria en el Periódico Oficial del Estado parece ser la máxima apuesta.

Mientras el cada vez más irascible Hugo López Gatell regaña a los estados y su semblante contradice el optimismo de su postura de que “se desacelera la pandemia”, los municipios tendrán que ser los malos de esta película (si así lo quieren, claro) en Guanajuato, con policías dedicados a detener a ciudadanos poco solidarios o francamente irresponsables. El panorama se oscurece.

SHEFFIELD Y BOTELLO: PACTO, ODIO, RECONCILIACIÓN…

La política es el arte de tragar sapos, reza una frase conocida, y eso aplica para las relaciones pasionales que van de la alianza por ciertas coyunturas políticas al enfrentamiento al calor del poder y luego a la reconciliación porque el enemigo común vuelve a ser el mismo.

Puede ser una forma simplista pero ilustrativa de describir la relación que han tenido Ricardo Sheffield Padilla y Bárbara Botello que han tenido por estas fechas en los últimos años, posturas determinantes en sus respectivas trayectorias.

Ocho años exactamente han transcurrido desde aquel día posterior a la elección de 2012 cuando ambos designaban a José Luis Manrique y Martín Ortiz como las respectivas cabezas de sus equipos de transición.

Un par de años después, Botello era colocada por primera vez en el banquillo mediático de los acusados.

Un grupo de diputados federales panistas acompañados de su dirigente municipal, Alfredo Ling Altamirano, se apersonaban en el Ministerio Público para presentar una querella en contra de la entonces alcaldesa Bárbara Botello por presuntas irregularidades en la licitación del nuevo sistema de recolección de basura.

Ahí acudieron los legisladores federales Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, Bety Yamamoto, Liz Vargas, Juan Carlos Muñoz Márquez y los locales Daniel Campos Lango y Javier González.

En 2012, por estos días, los seguidores de Miguel Salim, el perdedor de la elección municipal, acusaban traiciones de panistas. Sheffield y Salim vivían en el encono. Sheffield y Botello protagonizaban una transición tersa.

Cuando los panistas fueron a denunciar al MP a Botello, Sheffield ya era un crítico implacable del barbarismo.

Dos años después, comenzaba el arreglo entre Sheffield y Salim. En 2018 el primero de ellos se iba a Morena luego de tejer una alianza con su exrival que no cuajó en los objetivos buscados.

A partir de su llegada a Morena y la materialización de la embestida del PAN contra Bárbara Botello, Sheffield y la todavía priista arreglaron sus diferencias.

Es la magia de tener un enemigo común que en este caso es el PAN. Hace 8 años, Sheffield no parecía molestarse mucho en ser el alcalde panista que entrega el poder a una priista. Las pasiones de la política.

FAMILIARES DE DESAPARECIDOS EN PROTESTA: LA DERROTA DE LA POLÍTICA

Más allá de los argumentos del gobierno estatal para justificar un operativo con saldos claramente adversos, debe ser frustrante para ellos que en cuestión de días esté contra la pared en un tema en el que claramente había avanzado y sobre todo, revertido la imagen omisa e indolente que mostró el gobierno de Miguel Márquez como el de las desapariciones.

Lo peor del caso es que el origen de esta nueva situación es un tema que en el peor de los casos para el gobierno tendría que haber quedado en la inconformidad de los colectivos por el nombramiento del comisionado estatal de Búsqueda.

Si la decisión es mantener a Héctor Díaz Ezquerra por qué no asegurarse de mantener la inconformidad en una mesa de negociación como lo había hecho hasta ahora el gobierno de Diego Sinhue, proactivo, sensible y con apertura.

José Gutiérrez, uno de los líderes más visibles de los colectivos de familiares de desaparecidos ayer admitió que el gobierno siempre había mostrado apertura al diálogo aunque desde su punto de vista, no se han cumplido todos los acuerdos. Nunca alegó cerrazón.

Lo que detona la protesta es el nombramiento de Díaz Ezquerra. Y el gobierno podrá sostener que no se puede llevar la protesta al extremo de cerrar vías de comunicación pero si el secretario de Seguridad, Alvar Cabeza de Vaca, es el protagonista de una rueda de prensa para explicar el porqué de la detención de varias mujeres y un enviado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la victoria es pírrica.

Pírrica porque es un tema que debió quedar en el ámbito de la operación política. En un estado donde la inseguridad, no solo la que provocan los cárteles sino la delincuencia común, no puede ser aplacada, no es ningún trofeo para presumir, mantener a raya a madres de personas desaparecidas.

No se puede justificar el cierre de las vías de comunicación. El problema es que el gobierno estatal tenía opciones para minimizar los daños y que la solución no quedara en manos de un funcionario como Alvar Cabeza de Vaca, cuestionado porque no puede con la delincuencia, metiendo en cintura a quienes buscar a un familiar desaparecido.

El gobierno estatal tiene derecho a designar a Díaz Ezquerra y en su caso a equivocarse con la decisión. Los colectivos ejercerán su derecho a la protesta. Gutiérrez ayer dijo que se mantienen en lo dicho: mantienen el plantón, quieren reposición del proceso y él se quita de la lista de los candidatos.

Hubo familiares de desaparecidos que se reunieron con la diputada Libia Denisse García Muñoz Ledo y que disienten de las formas de manifestarse. Dice José Gutiérrez que son sólo dos de 172 familias.

Si la decisión es mantener al comisionado, el costo político y el desgaste para el gobierno será más alto con el sainete del viernes. La operación política y el sentido de previsión falló. Y el villano resulta otra vez e innecesariamente, Alvar Cabeza de Vaca. Por si algo le faltara.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

LA VISIÓN LÓPEZ GATELL; LA ANTÍTESIS EN GUANAJUATO

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

LA VISIÓN LÓPEZ GATELL; LA ANTÍTESIS EN GUANAJUATO

AJÁ. Declaración del subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell, en el sentido de que la pandemia por Covid-19 en el país se está desacelerando desató la polémica en redes sociales y portales informativos.

LA FRIALDAD DE LOS NÚMEROS. El punto es que no es nada popular que lo diga justo cuando en esta semana, durante varias jornadas el país ha registrado cifras récord para un sólo reporte. El funcionario volvió ayer a la carga: dijo que es poco útil hablar de cifra récord de contagios porque es normal que una epidemia de esta naturaleza vaya creciendo en los casos día con día.

FRASE. “Una cosa es que sigue en la fase creciente en el conjunto del país y otra es que la velocidad es cada vez más lenta”, dijo.

ARGUMENTO. Y tiene razón. Las matemáticas no mienten. Si anteayer hubo 6 mil 800 casos y ayer 7 mil 200, es lógico que se hable de un récord de contagios pero el porcentaje de crecimiento con respeto a la cifra total de acumulados es menor que el día anterior.

LOS MODOS. El gobierno federal decidió cambiar la presentación de sus datos en los últimos días. Ahora muestra una tabla en la que muestra el porcentaje de crecimiento diario con base en los reportes de casos positivos. Hace una semana los mismos 6 mil casos que se presentaron el lunes o martes, representaban un porcentaje mayor de crecimiento. La semana anterior era superior a 2%. Esta semana es menor.

LA REALIDAD LOCAL. Pero esto no es fácil entenderlo desde la perspectiva de nuestro estado que muestra en los últimos dos meses, el incremento del promedio de casos por semana que se refleja, uno, en el aumento de la ocupación hospitalaria y dos, en el salto al tercer lugar en casos activos solo debajo de ciudad de México y estado de México.

EL EPICENTRO. En Guanajuato, basta ver la tabla de evolución de casos activos que muestra a León con una trayectoria que parece imparable a la alza con una tasa de 160.6 casos  por cada 100 mil habitantes.

CORREDOR INDUSTRIAL. Durante los últimos 12 días sólo en dos jornadas, ha ido a la baja con unas décimas mientras que en Irapuato, Celaya y Salamanca el ritmo es más intermitente con una curva más suave de ascenso que la leonesa.

VARIANTES. En resumen, más allá de lo irrefutable que resultan las cifras absolutas del subsecretario López Gatell, tendría que recordar sus propias palabras hace semanas cuando dijo que en nuestro país el ritmo de la pandemia es muy distinto según las regiones.

EN CONCRETO. Y si en la Ciudad de México parece haber pasado lo peor, en Guanajuato el discurso de la autoridad estatal no muestra el menor asomo de optimismo. La tesis de la desaceleración de López Gatell en esta entidad, no solo es poco creíble sino que suena absurda.

LA DEL ESTRIBO…

En el Congreso local se toman muy en serio el retorno a las actividades a partir de la segunda quincena de este mes y preparan un protocolo especial para quienes van a hacer trabajo presencial.

No es cualquier cosa que de 42 pruebas que hicieron, un tercio de ellas hayan resultado positivas. Desde luego, es un universo muy pequeño y fácil de rastrear pero más vale prevenir.

Quedan todavía 12 resultados pendientes y otras seis pruebas que apenas se van a realizar más las que se acumulen. Al final de cuentas es un pequeño mundo que representa una muestra del alcance que tiene la capacidad de transmisión de la pandemia en el estado.

PEMEX Y EL HUACHICOL: LOS DESENCUENTROS DEL PASADO

En su reunión virtual con diputados locales la semana anterior, el fiscal general del estado, Carlos Zamarripa Aguirre, lamentó la falta de colaboración conjunta del gobierno federal anterior en el combate al robo de combustible y deslindó a la autoridad estatal de las acusaciones de que se había dejado crecer el problema.

Citó por ejemplo, una reunión realizada en 2016 en la que se celebraron acuerdos que la administración del presidente Enrique Peña Nieto no cumplió.

Hace exactamente tres años, el gobierno de Miguel Márquez tronaba en contra de Pemex luego de que en una reunión a la que había confirmado su asistencia el entonces titular de Pemex Antonio González Anaya, el funcionario federal incumplió su promesa lo que encendió al mandatario estatal con un inusitado reclamo público.

“Con o sin Petróleos Mexicanos, el gobierno de Guanajuato, la Procuraduría de Justicia, la Policía Federal y el Ejército Federal, seguirán combatiendo el delito de robo de combustible”, declaró enérgico el mandatario estatal.

“Aquí hay resultados, hay trabajo, con Pemex, sin Pemex o a pesar de Pemex nosotros no hemos dejado de trabajar y vaya que se los digo con toda honestidad, el principal responsable es Pemex y es quien debería estar ahí”, exigió el entonces mandatario estatal.

Márquez dijo estar muy molesto porque dos semanas antes se había pactado el encuentro como una alternativa  para solucionar los problemas de violencia en el estado.

El resto de la historia es de todos conocida porque el problema no ha sido resuelto y los gobiernos siguen echándose la culpa mutuamente.

De hecho, aquél día, muy poquito le duró el disgusto a Márquez porque horas más tarde, tuiteó que González Anaya se había comunicado con él y que se había reagendado una cita que en efecto, tuvo lugar semanas más tarde.

Lo cierto es que se fue el sexenio anterior y nada se resolvió en esa gestión. Márquez ya no se quejó de la falta de resultados y se quedó el problema para los respectivos sucesores.

Y aquí estamos hoy, en efecto, con un operativo que dio algunos resultados pero que no se ha erradicado por completo.

El huachicol no se ha eliminado y sigue estando presente. Los protagonistas cambian pero el escurrimiento del bulto sigue siendo la marca de la casa.

DESAPARECIDOS GUANAJUATO: ¿CONCILIACIÓN O RADICALIZACIÓN?

Los colectivos de familiares de desaparecidos ‘Sembrando Comunidad’ y ‘A tu encuentro’ volvieron al abordaje este jueves con su plantón frente al Teatro Juárez, inconformes por lo que califican como una burla y simulación del gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

El eje de su inconformidad es el nombramiento del titular de la Comisión de Búsqueda, Héctor Díaz Ezquerra. Tienen otros reclamos pero de entrada no les convence su perfil ni su trayectoria para el encargo, toda una novedad en la burocracia estatal.

Ellos piden ver al gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y desde la secretaría de Gobierno les respondieron con el ofrecimiento de una reunión con Díaz Ezquerra en fecha aún no definida.

Además enlistaron una serie de compromisos asumidos en la reunión del pasado 16 de enero y que desde su óptica, ya se cumplieron.

El gobierno ve el vaso medio lleno y los familiares de desaparecidos, medio vacío. No ha sido poco el avance que ha tenido la actual administración estatal en relación con la frialdad que prodigó el de Miguel Márquez a este asunto. Pero no es suficiente.

Armonizar las leyes, mostrar sensibilidad y apertura es apenas el inicio ante el drama que viven los familiares de desaparecidos.

Ya el gobierno dieguista le dio un nivel de atención que requiere todavía traducirse en hechos concretos.

Los colectivos que se manifiestan no se han mostrado hasta el momento, radicales con la apuesta a todo o nada. Sólo tienen dos caminos: aceptar o rechazar la oferta del gobierno estatal.

Lo primero significa necesariamente dar el beneficio de la duda al nombramiento de Díaz Ezquerra. No parece que el gobierno estatal tenga como opción dar marcha atrás a esa decisión.

Así que queda la opción es acercarse, dialogar y pactar una serie de compromisos que ya representan para la autoridad mucho más que voluntad. Nada menos que conocer qué pasó con sus familiares desaparecidos.

No va a ser sencillo porque implica la colaboración de la Fiscalía estatal y una apertura a la que no está muy acostumbrado Carlos Zamarripa aunque ya se reunió con los familiares hace unos meses.

José Gutiérrez, líder de los colectivos aspiró a ser el titular de la Comisión Estatal de Búsqueda. Si acepta seguir siendo un contrapeso serio sin que ello signifique debilidad, puede ganar autoridad moral para exigir al dialogar. Siempre quedará la opción de la radicalización.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

DEBATE EN EL SENADO: MORENA Y LA CABALLERÍA ANTIPANISTA

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

DEBATE EN EL SENADO: MORENA Y LA CABALLERÍA ANTIPANISTA

DURO. Ayer en la comisión permanente del Senado de la República, la mayoría morenista evidenció sin rubor su afán de darle con todo a la inseguridad que se padece en Guanajuato, producto de la actividad del crimen organizado.

VILLANOS FAVORITOS. Desde luego, la premisa fue torpedear a las autoridades locales y lo que Martha Lucía Micher Camarena nombró como un “poder paralelo” que ejercen el secretario de Seguridad, Alvar Cabeza de Vaca, y el fiscal general, Carlos Zamarripa Aguirre.

NADA. Fue inútil el esfuerzo de senadores perredistas y panistas para enfocar el debate hacia la visita a Estados Unidos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

UNA MANITA. Micher Camarena y Antares Vázquez fueron apoyadas por sus compañeros y aliados al punto que la representación del partido Verde cedió sus minutos a Malú para que reforzara el mensaje en contra de las autoridades locales.

EN SOLITARIO. Alejandra Reynoso fue prácticamente la única panista que se batió en defensa de las autoridades locales con la alusión al atentado sufrido por el secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

ABSURDO. A estas alturas, pocas cosas sustanciales pueden salir de los debates en la cámara cuando cada legislador o legisladora parte de la idea de que en el reparto de culpas, los gobernantes del partido al que pertenecen, no tienen responsabilidad alguna en el incremento de la inseguridad.

SI, PERO… Morena aprovecha su mayoría y echa montón. Desde luego que la vulnerabilidad de la autoridad en Guanajuato es innegable por más que se diga, con verdad que en todos los delitos excepto homicidios estamos debajo de la media nacional.

PANORAMA. Mientras la disputa del territorio de dos grupos del crimen organizado sea nuestra realidad, los índices de violencia difícilmente disminuirán.

VOLTEAR PARA OTRO LADO. Pero resulta risible que desde Morena se pretenda cuestionar los resultados locales cuando en lo federal hay muy poco que presumir. Simplemente no hay manera y el debate solo sirve para sus respectivos fanáticos e incondicionales.

MÁS DIPUTADOS CON COVID

DOS MÁS.  La diputada federal Melanie Murillo y el local, Paulo Bañuelos, ambos panistas se sumaron a la lista de legisladores que reconocen públicamente que son contagiados de Covid-19. En los dos casos, en su cuenta de Twitter, compartieron que se encuentran bien y acatando las restricciones sanitarias.

AL DÍA. Bañuelos es el tercer integrante de la legislatura local que da positivo a la prueba, luego de que se informara en días pasados que la priista María Guadalupe Moreno y el de Nueva Alianza Juan Elías Chávez contrajeron el virus.

ÉL, NO. De acuerdo a Murillo, su esposo Juan Roberto Tovar, exalcalde de Silao quien labora actualmente en la secretaría de Conectividad y Movilidad del estado, resultó negativo a la prueba.

CORTE DE CAJA. Pese a que sus puertas están cerradas, el Congreso del Estado dará a conocer este jueves la actualización de las pruebas realizadas a partir de los contagios que se han registrado en el personal del Poder Legislativo.

LA DEL ESTRIBO…

Una vez que terminó el plazo para la solicitud de créditos para empresas que ofreció el estado en la crisis por la pandemia, la pregunta es si el gobierno destinará los recursos que no fueron requeridos para los proyectos de obra pública como estaba originalmente planteado.

Esa es la siguiente decisión que tomará el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo. Los efectos negativos en la economía no han terminado. Con mayor razón si la fase crítica de la pandemia se prolonga en Guanajuato. La obra pública es una buena opción para activar la economía en esta compleja coyuntura.

ÉCHALE LA CULPA AL SISTEMA PENAL ACUSATORIO

“Cuando no disminuye como está pasando, el índice delictivo, sino por el contrario, aumentan los delitos, aumenta la inseguridad, aumenta la incertidumbre y entonces las personas empiezan a voltear hacia el sistema y también hay que decirlo, ciertas autoridades comienzan a culpar al sistema”.

Así lo decía hace exactamente cuatro años, Miguel Valadez Reyes, entonces presidente del Poder Judicial ante los cuestionamientos al nuevo sistema de impartición de justicia. Y en realidad, poco se ha modificado la percepción entre funcionarios y gobernantes de entonces a la fecha porque las críticas siguen y hay quienes atribuyen a su implementación una parte del gran problema que hoy representa  la impunidad en el país.

Apenas hace unos días, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia y el senador perredista Miguel Ángel Mancera se pronunciaron a favor de realizar reformas a la ley para evitar que el sistema siga propiciando la liberación de delincuentes y esto impacte en la incidencia delictiva.

“En realidad el sistema no es para lo que quisiera que fuese. Todos quisiéramos que disminuyera el crimen y la inseguridad pero este es un sistema de juzgamiento, transparente, evita la corrupción, evita que no sepamos lo que pasa, evita los arreglos debajo de la mesa, eso es el alma del sistema y por eso tenemos que difundirlo, transparentarlo y hacer de ello, lo que nos han dicho los expertos: una verdaderamente culturización”, dijo el primero de ellos en una nota de El Universal.

Y bueno, basta recordar la forma en la que se expresaba el gobernador Miguel Márquez del sistema para ubicar el nivel de decepción que había.

¡Cómo olvidar la puerta giratoria y tantas colchonetas en las que se tiraba el mandatario estatal para explicar el por qué no se lograban detenciones o si se lograban, se liberaba a los delincuentes!

Particularmente, Márquez hablaba de los homicidios dolosos, su incremento y el de otros delitos entre los que se destacaban el uso de armas de uso exclusivo del Ejército.

Sin confrontarse directamente con el Poder Judicial, lo cuestionaba aunque nunca hubo una pugna abierta. Diego Sinhue ya no sigue la misma línea de culpar al sistema aunque igual, el combate al crimen organizado y la impunidad sigue dando de qué hablar.

LEÓN: PRIMER LUGAR DE CASOS ACTIVOS; GUANAJUATO, TERCERO EN ESTADOS

Ilustrativo que una de las preguntas más recurrentes ayer para el secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez tuviera que ver con la posibilidad de que las autoridades sociales pudieran forzar el uso de cubrebocas con el establecimiento de sanciones para quien no lo use en la vía pública.

Hay un paso que dio ya la semana pasada el Consejo de Salubridad del Estado al plantear la posibilidad de que se publique en el Periódico Oficial del Estado y los Municipios tengan una herramienta legal para establecer sanciones pues es esa instancia de gobierno la que tendría esa posibilidad.

Es evidente que el gobierno estatal no es partidario de llegar a ese tipo de acciones coercitivas. No es sencillo ni abona a una mejor imagen de la autoridad, se aplique la ley del garrote a quien no usa cubrebocas y menos cuando en el estado se vive de manera simultánea un problema de inseguridad que hoy es foco nacional, más que la crisis sanitaria.

Lo cierto es que las cifras son implacables. El Centro de Información Geográfica de la UNAM tiene un portal especial con datos y análisis de los números de la pandemia y uno de ellos es el monitoreo por municipios con actualizaciones diarias.

Pues bien. Anteayer, León era el segundo lugar nacional en los municipios con casos activos solo debajo de Puebla pero en la actualización de anoche ya había superado a la capital poblana.

Los casos activos refieren la cantidad de contagios registrados durante los últimos 14 días y que son un referente para medir el potencial de transmisión en una comunidad.

León tiene, según este estudio 805 casos activos por 760 de Puebla, 751 de Mérida, 724 de Centro (Tabasco) y 710 de Iztapalapa.

Les siguen Acapulco, Monterrey, Torreón, Gustavo A. Madero, Tlalpan y Guadalajara.

El siguiente municipio guanajuatense que está en ese ranking es Irapuato en el lugar 25 con 261 casos y que supera a localidades como Toluca, Hermosillo, San Luis Potosí, Apodaca, Nezahualcóyotl, La Paz y Durango.

Por entidades, Guanajuato es tercero con 2 mil 206 casos, solo debajo de ciudad de México (4 mil 535) y Estado de México (2 mil 880). Después vienen Nuevo León, Veracruz y Tabasco.

Es decir, León e Irapuato concentran casi la mitad de los casos activos en la entidad.

Las autoridades en León advierten que uno de los factores que muestran a esta ciudad como uno de los municipios con mayor estado crítico en la pandemia es que aquí se realizan más pruebas.

Cierto. Pero está claro que la entidad y estas dos ciudades llegan a un punto álgido que reconocen las propias autoridades locales según lo dicho ayer por el secretario de Salud, Daniel Díaz.

La ocupación general de camas ya ronda el 70% aunque hay disponibilidad de ventiladores mecánicos. Sancionar o no sancionar el uso de cubrebocas en municipios que registran el caso omiso de un sector importante de la población a las restricciones sanitarias, se vuelve una decisión nada sencilla.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario