Pólvora e infiernitos

RAMIREZ SALDAÑA Y EL FUEGO AMIGO: RUMORES QUE HACEN DAÑO

MÁS CLARO NI EL AGUA. El propio síndico leonés Christian Cruz Villegas dijo con todas sus letras que los rumores que comenzaron a circular ayer por la mañana de la supuesta “inminente” salida del secretario de Seguridad, Luis Enrique Ramírez Saldaña, y del director de la Policía, José Carlos Ramos de sus cargos, tuvo su origen ¡dentro de la misma corporación!

FUEGO AMIGO. Cruz Villegas dijo que se trataba de “2 o 3 grillitos” en la corporación. Además de resultar esclarecedora la versión del edil leonés resulta preocupante.

MOVIENDO EL TAPETE. Y quien menos debe estar tranquilo es el propio Ramírez Saldaña si quienes alientan con o sin fundamento, las versiones de su supuesta salida son sus propios subalternos.

LES HABLAN. Nomás para ver de qué tamaño es la lealtad y como es que todos en la policía leonesa se mueren en la raya con su jefe.

COYUNTURA. La Policía leonesa y la seguridad en esa metrópoli vive una nueva crisis de homicidios dolosos. Ayer, el propio secretario atribuyó la balacera del martes frente al parque Los Cárcamos a un enfrentamiento entre grupos del crimen organizado que se disputan la ciudad como mercado para la distribución de droga.

CUESTA ARRIBA. Y si a la menor provocación, algunos en su tropa no tienen empacho en difundir la versión de que se va, entonces no está tan fuerte como se piensa dentro de los que manda. No son buenas señales que en tiempos adversos, el jefe no tenga solidaridad plena.

NO AHORA. Héctor López Santillana no ha dado una sola señal en lo que va del trienio de querer cambiar de titular en Seguridad. Sus resultados son muy malos pero sería un despropósito que lo hiciera ahora que justamente que está a la espera de que se firme el famoso convenio con la Fiscalía para que los policías reciban e investiguen denuncias de delitos comunes

ÚLTIMO TREN. Un pésimo momento para sacudir la nave. En ese convenio está puesta la última gran esperanza de lo que será el sexenio santillanista y su apuesta para mejorar la seguridad.

CONTRA LA PARED. Ni al alcalde ni a la ciudad les conviene que los mandos estén débiles en sus cargos. No, cuando las bandas del crimen organizado vuelven a hacer de las suyas y no tienen empacho en retarse y batirse en cualquier zona de la ciudad. Mal “timing” para una crisis de liderazgo en la policía leonesa.

LA DEL ESTRIBO…

El líder empresarial más crítico del presidente Andrés Manuel López Obrador, Gustavo de Hoyos mandamás de Coparmex estuvo anteayer en Guanajuato. Por la mañana asistió a un evento en Irapuato y por la noche, le ofrecieron una cena los integrantes de la crema y nata del sindicato patronal en León,

La tertulia fue en el domicilio de Alejandro García Sáinz, exdueño de la franquicia del partido Verde en Guanajuato quien no es miembro de Coparmex pero su hermano sí.

Unos 40 comensales escucharon las reflexiones de De Hoyos (quien por cierto tiene una gran relación con el gobernador Diego Sinhue) quien habló de temas coyunturales en el ámbito nacional pero también de la crisis de liderazgo que se observa en el ámbito de los hombres del dinero en el país.

No es fácil ejercer el papel de contrapeso crítico frente a un gobierno federal que sin duda es el que, en los hechos se ha mostrado muy lejano a las tesis y prácticas de este sector empresarial, uno de los más influyentes y con más interacción frente al poder político.

Hay quienes hablan de una crisis de participación ciudadana en Guanajuato y desde el centro, su líder mayor habla también de autocrítica.

LEONARDO LINO: LA SALIDA TRAUMÁTICA DE SAPAL

Hace exactamente un año, con la partida de Leonardo Lino Briones, se iniciaba una fuerte sacudida al interior de Sapal, la paramunicipal más poderosa en León.

Una despedida con todos los tintes de polémica porque se daba en plena época electoral, justo en medio de las quejas por la falta de agua potable en varias zonas de León y además porque todo se aderezó con temas controversiales que directamente involucraban a quien había sido por muchos años tesorero de la institución y que, apenas pudo completar 2 años en la dirección operativa.

En marzo, es decir, 3 meses antes de su despido se había descubierto una toma irregular en el fraccionamiento Gran Jardín que implicó la pérdida masiva de agua potable.

Las Contraloría Municipal abrió una investigación sobre el caso y el tema generó debate porque Lino trabajó para empresa que desarrolló ese fraccionamiento. Debido a esta situación, el director de Sapal se excusó formalmente ante el Consejo Directivo para investigar el caso.

Unos meses antes también se abrió otro frente cuando se difundió en medios de comunicación que Sapal hacía una obra en una zona cercana a una propiedad del entonces presidente del Consejo, Pedro González.

Un par de días antes de que trascendiera la salida inminente de Lino Briones, en una reunión, candidatos a alcalde, diputados locales y federales de León le plantearon al abanderado por la gubernatura Diego Sinhué, que por donde quiera que se paraban a pedir el voto, 2 eran las quejas fundamentales que se encontraban: la inseguridad y la falta de agua.

En algunas colonias, había gente que se quejaba de hasta un mes de la falta del vital líquido. Un dato que trae muy malos recuerdos a algunos panistas, en especial a Miguel Angel Salim Alle quien hace 6 años en su campaña por la alcaldía, se encontraba con un problema peculiar: colonia a donde iba a pedir el voto, colonia donde enfrentaba reclamos

Fue un coctel demasiado explosivo que obligó al PAN-Gobierno a actuar de inmediato. Lino Briones tenía que irse de inmediato. Apenas, el antecedente de la salida, no menos traumática de Pedro González.

Nada es casualidad. Nunca antes en Sapal, un binomio había resultado tan problemático en tan poco tiempo. El director y el presidente salieron por la puerta indeseable.

CONTRALORES MUNICIPALES: LA ENÉSIMA REFORMA

Vaya. Por lo menos, de vez en cuando los panistas deciden llamarle a las cosas por su nombre.

Ayer, el diputado Armando Rangel, presidente de la comisión de Asuntos Municipales del Congreso local, admitió que fue un fracaso la reforma aprobada a la Ley Orgánica Municipal antes de 2015, que le quitó a las primeras minorías en los Ayuntamientos la facultad de proponer la terna para ocupar el cargo de Contralor y se lo otorgó al alcalde.

Un fracaso más que previsible si de lo que se trata es de garantizar un ente fiscalizador autónomo e imparcial. Era muy ingenuo pensar que con el candadito que se le puso a la reforma para que el alcalde propusiera la terna “previa consulta con la sociedad”, se iba a asegurar que desde el poder político no iban a meter mano para poner al que cada alcalde quisiera.

Lo que tuvimos en los últimos dos gobiernos municipales han sido una pléyade de Contralores carnales porque ningún alcalde iba a poner a la iglesia en manos de Lutero.

En el caso de León, por ejemplo, si el alcalde en turno por usos y costumbres, elige a los presidentes de cada consejo ciudadano desde los de alcurnia, como Sapal y la Feria, hasta los más insignificantes, por qué iba a renunciar a la posibilidad de maniobrar para que “la sociedad” propusiera al fiscalizador que mejor le pareciera.

Por eso ahí vimos a Esteban Ramírez y no a ningún otro que no solo encarriló todos los pendientes del panismo en contra de la administración de Bárbara Botello, sino que no dio noticia de alguna desviación importante en el primer trienio de López Santillana. Todos se portaron de maravilla.

Los diputados ahora aprueban una reforma que permite la formación de una especie de comité o consejo de participación ciudadana que podrá sumar candidatos y candidatas y se erigirá como el filtro principal que asegure la elección de una terna de aspirantes a contralor, con un perfil realmente ciudadano.

Eso está por verse todavía. La mula no era arisca. La desconfianza hacia la autoridad no es gratuita. Hay que dar el beneficio de la duda a la nueva reforma.

Que la sociedad realmente se empodere y no se deje avasallar por el alcalde en turno. Urgen entes fiscalizadores autónomos que no tapen corruptelas y que no alienten embestidas.

Un catálogo de ilusiones en estos tiempos en los que la participación ciudadana se ha deformado o es acaparada por unos cuantos y en los que, el poder político se sigue imponiendo a su modo. Habrá que ver.