Pólvora e infiernitos

Publicidad

PRIISTAS EN LA VÍSPERA DE LA CONVOCATORIA GUADALUPANA; NO PAREN DE REZAR

LLEGÓ LA HORA. El hervidero de nervios está a todo galope en el PRI en la hora previa del lanzamiento de la convocatoria para elegir candidato a gobernador.

EL MENÚ. Los tricolores de Guanajuato  están en el arrancadero virtual: los senadores precandidatos a la expectativa porque los 2 creen tener los merecimientos para lograrlo. José Luis Romero, encendiendo veladoras para que se haga realidad la hipótesis de que es el preferido por José Antonio Meade por su perfil y otros que se subieron muy temprano o muy tarde pero que creen en los milagros como Javier Aguirre y Sergio Santibáñez.

ATRIBUTOS. Gerardo Sánchez tiene el control de la dirigencia y el de la estructura; Miguel Ángel Chico es el preferido en las encuestas; Romero Hicks tendría el perfil perfecto para la actual coyuntura; Sergio Santibáñez, la frescura del que llega de última hora y Javier Aguirre, las ganas de ser.

INCÓGNITA. ¿Cuál es la ventaja que tomará en cuenta de manera determinante el comité ejecutivo nacional y el virtual candidato José Antonio Meade? Sólo ellos lo saben.

ÁNIMOS. Los antigerardistas dicen que este juego se llama “quién puede aportar más votos” y que en ese tenor el exlíder de la CNC no tiene nada qué hacer. Ni en eso ni en los antecedentes irreprochables de su carrera política y que en su partido no pueden arriesgarse a permitir una contienda interna que dejaría heridos políticos en el camino.

EL FACTOR. Aquí el problema es cuál sería el costo político de dejar fuera de la jugada a Sánchez García que lleva años preparado para esto. No sería el primero ni el último que es dejado con un palmo de narices y que a pesar de los decires y pesares, apechuga y se disciplina.

ANTECEDENTES. Si no es él, tendría que aceptar sin chistar. Hace 6 años, por una aspiración menor tomó las instalaciones del partido y no lo castigaron. Veremos cómo reacciona y qué ocurre ante una eventual rebelión.

NO FUE EL ÚNICO. Hace 6 años también, Juan Ignacio Torres Landa (qepd) se rebeló ante la decisión original de apoyar una coalición con el Verde que empujara a Ángel Córdova. Para la posteridad aquella frase de Torres Landa: “a mí me baja el 1 y no el 4”, en alusión al aviso que le había dado Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Organización del CEN del PRI.

CUIDADO. Es decir, incipientes si se quiere pero tampoco la disciplina a ultranza ha reinado en el tricolor guanajuatense donde cualquier cosa puede pasar.

LA SORPRESA. La irrupción de última hora del delegado del Seguro Social Sergio Santibáñez parece ser el clásico lance de quien quiere algo en el desenlace, no necesariamente esa candidatura.

EL LIMBO. De Santibáñez se sabe que hace varios meses había trabado una suerte de alianza con la diputada federal Azul Etcheverry Aranda quien quiere ser senadora. A ojos vistos, la expresidenta del DIF León en tiempos de Bárbara Botello mantiene un activismo que mantiene abiertas sus opciones en el CEN donde ha logrado tener buenos contactos.

CONSTANCIA. Eso sí, nadie le puede garantizar esa que es la joya de la corona en Guanajuato  pero a diferencia de Santibáñez tiene más tiempo en la talacha.

HAGAN SUS APUESTAS. Así las cosas en el PRI donde la liebre puede saltar de dónde menos lo espera. Ayer, el portal digital Reporte Índigo colocaba como uno de los favoritos a José Luis Romero aunque advertía que el mejor en las encuestas es Chico. Habrá que ver.

SANTIAGO Y CONTRERAS: LA PRIMER CITA, AL CUARTO PARA LAS 12

CON LOS DEDOS EN LA PUERTA. Signo irrefutable de los tiempos y del tono de la relación: los respectivos líderes del PRI y Verde en Guanajuato, Santiago García López y Sergio Contreras Guerrero apenas se vieron ayer por primera vez para el tema 2018 justo cuando faltan 3 días para el cierre del período fijado por la autoridad electoral para registrar coaliciones en el estado.

¿DEMASIADO TARDE? Entre la falta de ganas del Verde para coaligarse en Guanajuato y la soberbia del PRI que seguía creyendo que basta una orden desde México para que los del tucán se sumen al tricolor, el tiempo había transcurrido sin novedades en el frente. Ayer, ambos comieron por los rumbos de Altacia acompañados de José Huerta Aboytes del PRI y Gerardo Fernández y no hubo mayores novedades.

RAZONES. Contreras sostiene que su consejo político ya asumió la decisión para ir solos y que la decisión podría ser sancionada por el consejo político nacional mañana mismo.

ESPERANZAS. El PRI tiene la esperanza de que la concreción de la coalición en lo nacional comprometa un acuerdo de última hora para Guanajuato. Parece demasiado tarde para una coalición providencial que sería, como nunca, una camisa de fuerza.

LA DEL ESTRIBO…

Hace unos días le comentaba en este espacio que en el PRI León se anunciaba la inminente llegada de un delegado especial enviado directamente desde el Comité Ejecutivo Nacional al terruño.

Pues resulta que en radiopasillo tricolor dicen que el nombramiento ya está y que el susodicho es un tal Jorge Obregón a quien los priistas habituales aseguran, no conocer pero que ya trae su documento firmado por el jefe nacional Enrique Ochoa.

La rumorología dice que lo presentan en esta misma semana y que si en el PRI no lo conocen es porque tiene más amigos en otros partidos o en el mismo foxismo. ¿Será que la onda Meade (de personajes sin partido) va a permear hasta en el perfil de los delegados.

MIGUEL MÁRQUEZ: LARGA VIDA AL CHAMBISMO PANISTA

El gobernador Miguel Márquez que ha querido diferenciarse de Juan Manuel Oliva en algunos modos, vicios y costumbres, hay algunas facetas en las que nomás no puede poner sana distancia.

Y esa faceta es la del reparto de chambas en todos los niveles de los gobiernos para militantes panistas que por eso, ni le hacen berrinche a las muestras de autoritarismo en este sexenio en el que la famosa democracia panista ha desaparecido literalmente del mapa.

Pero eso no sólo ha ocurrido en las chambas de mediano pelo para militantes de a pie sino en cargos de verdadero nivel, incluidas las magistraturas en otros poderes.

Hace exactamente un año, metió la mano para ocupar las vacantes en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

Llegaban Cuauhtémoc Chávez Muñoz  y Guillermina Valdovino Guzmán a sustituir a Jorge Pérez Colunga y a Ariadna Enríquez Vanderkam. Chávez Muñoz trabajaba en la secretaría particular de Márquez mientras que Valdovino, lo hacía en la Secretaría de Gobierno.

Chávez Muñoz pertenece a una de tantas familias felices del poder panista. Su hermana, Leticia era presidenta de las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje en León y es cuñado del dirigente del comité municipal del PAN en León Alfredo Ling Altamirano.

No había  rubor ni pudor tampoco en las formas porque Márquez enteraba primero que a nadie de su decisión a la fracción del PAN en el Congreso local en un encuentro con el propio dirigente estatal Humberto Andrade para que no quede duda de quién hace que los chicharrones truenen.

Chávez Muñoz se vio involucrado hace unos meses en una polémica pues se descubrió que en su currícula incluyó un doctorado patito. Como suele ocurrir en esos casos, para el gobernador Miguel Márquez se trató de pecata minuta.

Un pecadillo venial porque como nunca en Guanajuato, a los adversarios políticos se les aplica la justicia caiga quien caiga y a los de casa, justicia, gracia y clemencia.

EL VERDE CON MEADE: ALLÁ SÍ SE SOMETEN

Una vez que pasaron las pasiones de la campaña, los del Verde Guanajuato mantienen su apuesta de ir solos, sin coalición en Guanajuato y por lo pronto, en lo nacional, se tienen que alinear con la apuesta que esbozó en el cuarto debate, el ganador de la contienda Carlos Puente quien propuso que su partido iría con José Antonio Meade en la alianza por la candidatura presidencial.

Ahí no hay de otra más que apechugar para el partido del tucán. En Guanajuato, los pupilos de Beatriz Manrique han cultivado una imagen que contradice la mala fama que tienen a nivel nacional de ser la comparsa y hasta un satélite del PRI.

Ayer, confirmaron a plenitud esa imagen con el acto en el que el virtual abanderado del tricolor hizo suya la plataforma electoral del partido Verde. Ahí estuvo Beatriz Manrique y Sergio Contreras. La primera, difundió un video en su cuenta de Twitter en el que manifiesta su satisfacción por la suma al PRI y la convicción de que el verde no será un simple acompañante del tricolor.

La disciplina es la disciplina y Manrique lo sabe muy bien. No puede andar con juegos a estas alturas del partido. Hay que apechugar en la línea nacional que es totalmente a favor de la alianza y ya después, el Verde Guanajuato esperará su recompensa. Dejarlos solos en Guanajuato.

Esto, se tiene que confirmar mañana mismo cuando sesione el consejo político nacional para sancionar la decisión del consejo político en Guanajuato para no ir en alianza. Será también la víspera del vencimiento del plazo para el registro de coaliciones en el estado.

Hay priistas que todavía abrigan la mano de que les tuerzan la mano y otros que creen que puede haber un arreglo parcial respecto a los municipios en el que podría estar incluido el mismo Contreras para León y la diputada federal, Yulma Rocha en Irapuato.

Se vale soñar.