Pólvora e Infiernitos

LA LEGISLATURA QUE VIENE: DE CHILE, MOLE Y POZOLE

EN RESUMEN. Cuatro diputados que van a la reelección, la mitad de la bancada panista con experiencia legislativa, dos expanistas por Morena, dos priistas de la vieja guardia, dos mujeres empresarias que incursionan en política, dos parientes de un alcalde perredista que perdió, la hermana del gobernador y hasta la esposa de un alcalde panista, formarán parte de la próxima legislatura local.

PRIMERA IMPRESIÓN. Como suele ocurrir, los resultados electorales nos muestran un peculiar rompecabezas en alcaldías y legislaturas, no necesariamente bueno ni uniforme. Aquí un muestrario.

CONTEXTO. Ya hemos comentado aquí que la revisión de las trayectorias de los ganadores de la reciente elección estatal y una proyección con el reparto más probable de plurinominales locales arroja la alta probabilidad de que la siguiente legislatura el PAN se mantenga como partido mayoritario con 19 legisladores, Morena tendría seis (1 de los cuales ganado por mayoría), PRD, PRI y Verde con tres cada uno y los dos restantes para Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano.

CORCHETE. Esto, claro, está sujeto a la eventual resolución de impugnaciones ante los tribunales electorales de partidos aunque los análisis de varios representantes de partidos apuntan a que, en todo caso, la única modificación se daría en caso de que Nueva Alianza gane otra curul que le sería quitada a Juntos Haremos Historia, aunque las probabilidades no son muchas.

REELECTOS. Para la siguiente legislatura, sólo habrá cuatro diputados que tendrán elección consecutiva: los panistas Jesús Oviedo Herrera y Libia Denisse García Muñoz Ledo y los perredistas Isidoro Bazaldúa y Alejandra Torres Rea.

DUPLA. Del resto de los legisladores, salvo los priistas Hugo Varela y José Huerta Aboytes, ningún otro próximo diputado opositor tiene experiencia legislativa.

ANTECEDENTES. En cambio, en el PAN, Alejandra Gutiérrez, Armando Rangel, José Guadalupe Vera, Lorena Alfaro, Juan Antonio Acosta y Miguel Salim ya fueron legisladores por lo menos en una ocasión e incluso Laura Cristina Márquez lo fue unos meses cuando fue suplente de ‘Lupe’ Vera.

CAMINO RECORRIDO. En la próxima legislatura también habrá exalcaldes: los panistas Armando Rangel (San Luis de la Paz), Jesús Oviedo (Cortazar) y Juan Antonio Acosta (Juventino Rosas) así como el de Movimiento Ciudadano, Jaime Hernández Centeno (Apaseo el Alto).

EL PESO DEL APELLIDO. De los panistas, hay funcionarios que trabajaron en la actual administración estatal como Martha Delgado que estuvo en la SEG y es hermana del exsubsecretario olivista Juan Carlos Delgado.

VARIADO. Katya Cristina Soto Escamilla, fue directora de Acciones en Favor de la Infancia del DIF estatal; Paulo Bañuelos, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural. Juan Antonio Acosta estuvo en la Subsecretaría de Planeación y Operación de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, Sedeshu y Germán Cervantes Vega, como director regional de Desarrollo Social y Humano del gobierno del estado.

APADRINADOS. De los que serán diputados por primera ocasión, destacan Noemí Márquez, exregidora de San Francisco del Rincón y hermana del gobernador Miguel Márquez; Víctor Zanella, regidor por Irapuato y Jéssica Cabal, presidenta del DIF de Abasolo y esposa del alcalde de esa ciudad, Santiago Amezola. También debuta como legislador Luis Gordillo Magdaleno, médico acambarense.

DE AFUERA. Otra que debuta en las lides legislativas pero como externa fichada por el PAN es la exdirigente de la Asociación de Mujeres Empresarias de Celaya, Emma Tovar Tapia.

JUNTOS HARÁN HISTORIA… PERO NO SE CONOCEN

TODO UN CASO. La naciente bancada de Juntos Haremos Historia que podría tener hasta seis curules, de las cuales cinco están prácticamente seguras, se cuece aparte, porque prácticamente no se conocen.

PETISTA. La única que ganó por mayoría relativa es María de Jesús Eunice Reveles Cornejo quien venció a la diputada federal panista Karina Padilla. Ella es originaria de Salamanca, sin experiencia en cargos públicos y propuesta por el PT que dirige Rodolfo Solís Parga, aunque Morena espera, se sume a su bancada.

DE TODO UN POCO. De los plurinominales, el primero en la lista es el dirigente estatal Ernesto Prieto Gallardo; la segunda es Magdalena Rosales, consejera nacional de Morena, cercana a Antares Vázquez y originaria de Celaya. El tercero en la lista es el expanista, exdirector de Desarrollo Social y exsíndico del Ayuntamiento, Raúl Márquez.

MÁS FORÁNEAS. Por la vía del repechaje, entrarán la candidata por uno de los distritos de Irapuato que quedó en segundo lugar, Mary Carmen Vaca, expresidenta de Canacintra de esa ciudad, propuesta por la expriista candidata a alcaldesa, Irma Leticia González y María Guadalupe Salas, también expanista y exfuncionaria estatal que fue propuesta por Alejandro Tirado.

BANCADA FAMILIAR. En el caso del PRD, además de Isidoro Bazaldúa quien logró la reelección postulado por la coalición, la nota la darán las otras dos diputadas que integran la bancada de Hugo Estefanía el alcalde de Cortazar que no pudo concretar su reelección y no tiene enchilada completa.

QUE BONITA FAMILIA. Alejandra Torres es su esposa y técnicamente va por la reelección y Angélica Paola Yáñez González es su nuera.

CUBIERTOS. Del Verde, las tres plurinominales serán para el exdelegado de Semarnat, Israel Cabrera; para Vanessa Sánchez, coordinadora de asesores actual de la bancada del Partido Verde y Adán Velázquez, militante originario de Salvatierra quien ha tenido sólo cargos partidistas.

EXPERIENCIA. El PRI, mientras tanto, tendrá su bancada más escuálida en la historia en Guanajuato, aunque dos de ellos, viejos lobos de mar: José Huerta Aboytes, actual secretario de Acción Electoral del Comité Estatal y poder tras el trono del CDE y Hugo Varela Flores que ya fue senador, diputado federal y diputado local. Completa la terna, la actual dirigente estatal, la celayense, Celeste Gómez Fragoso.

SOLITARIO. Finalmente, el diputado de Nueva Alianza será el profesor, exdirigente del SNTE y actual líder de Panal en el estado, Juan Elías Chávez.

LA DEL ESTRIBO…

No tardan en aparecer algunos nombramientos del gabinete del gobernador electo Diego Sinhué Rodríguez Vallejo. Por lo pronto hay un fichaje que no se pudo consumar: el del empresario celayense Mauricio Usabiaga quien aguantó a pie firme hasta el último momento, la invitación para entrar a la función pública.

Diego Sinhué lo quería como secretario de Desarrollo Económico pero el celayense no quiso. Ya antes había rechazado una invitación mucho más riesgosa, la de ser candidato a alcalde. Bien. No cualquier empresario se resiste al canto de las sirenas. No está el horno para bollos.

La imagen del día

SUPERDELEGADO DE AMLO EN GUANAJUATO: HECHO EN MORENA

La designación del morenista Mauricio Hernández Núñez, nacido en León pero radicado en el Distrito Federal hace muchos años, miembro de la dirigencia nacional del partido fundado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como coordinador estatal del Plan de Desarrollo es todo un tema.

No sólo para empezar a desmenuzar y revisar las implicaciones de la nueva forma de ejercer el poder de López Obrador en los estados sino para comenzar a dar un repaso de sus filias políticas y las virtudes que privilegia cuando se trata de entregar puestos importantes.

Los 32 coordinadores nombrados ayer serán personajes que de golpe y porrazo adquieren presencia y poder político importante. Porque ya no habrá delegados federales como los conocemos tradicionalmente sino un coordinador que es una especie de superdelegado que aterriza los programas federales en las entidades.

Basta darle una repasada a los nombramientos en otros estados. La senadora electa Delfina Gómez y excandidata a la gubernatura en el Estado de México. Mario Lomelí, excandidato a la gubernatura en Jalisco.

Jaime Bonilla en Baja California, Víctor Castro en Baja California Sur, Graciela Valencia en Colima, Miguel Ángel Navarro en Nayarit y Rubén Rocha en Sinaloa son senadores electos y serán los coordinadores en esos estados.

También hay expanistas como Blanca Judith Díaz, quien será la coordinadora en Nuevo León o diputados federales como Rodrigo Abdalá en Puebla y Manuel Huerta en Veracruz.

Para Guanajuato, llama la atención que no opta por ningún político históricamente cercano a él como ‘Malú’ Micher que es senadora electa o de la dirigencia formal morenista.

Pero tampoco le da el cargo a los morenistas de la última ola como Miguel Ángel Chico que será diputado federal ni a Ricardo Sheffield que fue el candidato a gobernador, una distinción que sí tuvo el candidato del vecino estado de Jalisco.

Chico suena en algunos medios nacionales como prospecto a un cargo de segundo nivel pese a que ya es diputado federal. Sheffield sigue a la espera de alguna nominación.

La gran pregunta en el caso de las delegaciones será que va a pasar con cargos tan apetecidos como las delegaciones de Infonavit o Seguro Social. Y qué pasará con los empleados que trabajan hoy en esas delegaciones. Mientras llega la cuarta transformación, ya apareció el primer ataque de pánico. De quienes no aparecen en la lista de nominados aún y de los empleados de menor rango que no saben cuál será su futuro laboral.

Recordar es volver a grillar

SHEFFIELD Y BOTELLO, DE LA TERSURA A LA RUPTURA

En seis años, la rueda de la fortuna de la política da muchas vueltas para algunos personajes.

Y en aquel encuentro que tuvieron Ricardo Sheffield Padilla y Bárbara Botello Santibáñez ninguno de los dos se imaginaban donde estarían un sexenio después.

En ese encuentro, ambos pactaban las cabezas de sus respectivos equipos de transición.

Del lado sheffieldista, el responsable sería José Luis Manrique y del otro lado era Martín Ortiz García. Eran los momentos en que todo era miel sobre hojuelas entre ambos políticos.

A Sheffield no se le veía para nada incómodo con la idea de entregar el poder que había detentado el PAN por 24 años a una opositora mientras que Botello disfrutaba el clímax de su popularidad tras haber derrotado al blanquiazul.

Hoy, tres de esos cuatro personajes que intervinieron directamente en la transición, siguen vigentes pero en circunstancias totalmente distintas.

Sólo Martín Ortiz García quien se convirtió luego en secretario del Ayuntamiento, terminó el trienio en el gobierno barbarista y luego de que se esfumaron sus sueños de ser candidato a alcalde, prefirió abandonar  la política.

En aquél momento, los panistas que habían apoyado a Miguel Salim lamentaban la campaña de brazos caídos que acusaban en algunos sectores del PAN.

Bárbara Botello hoy no termina de superar el asedio de los fiscalizadores panistas pues no será desaforada como diputada pero a partir del primero de septiembre ya no lo tendrá y entonces enfrentará una realidad distinta.

Lo hará, con un PRI en el peor momento de su historia que difícilmente podrá, aunque así lo desee, defenderla desde el punto de vista político. Impredecible lo que le espera a Botello después del primero de septiembre.

Mientras tanto, Ricardo Sheffield,  luego de quemar sus naves en el PAN, tomó la aventura en Morena y si bien cargó con la derrota en la contienda por la gubernatura,  habrá premio der consolación para él con un cargo en el gobierno federal.

Lo que venga adicional será ganancia. El liderazgo de facto para encabezar la oposición en Guanajuato está por verse.

Su viejo aliado y colaborador José Luis Manrique se quedó en el PAN. Él nunca ha sido un kamikaze.