ESTADIO LEÓN: LOS OTROS GANONES

DETALLES. Como ha ocurrido en otros momentos en los largos capítulos de la novela del Club León y sus escándalos, el rasgadero de vestiduras es apabullante para lanzar a la hoguera mediática al más vulnerable aunque habría que puntualizar algunos detalles de la historia para saber que no solo Zermeño ha ganado en el río revuelto.

EL PRINCIPIO. De origen, nunca olvidar, la escrituración que hace la administración de Vicente Fox Quesada como gobernador, del estadio y los terrenos aledaños a favor de Club León que en se momento era encabezado por Valente Aguirre Meza.

OTRO MUNDO. Ese es un capítulo crucial porque hasta entonces, ni el estadio ni esos terrenos eran objeto de la codicia empresarial. Nadie nunca se planteó otra cosa más en ese inmueble que fuese sede del equipo León.

ESOS TIEMPOS. Valente Aguirre, un empresario con intereses económicos en la ciudad tenía probablemente algún proyecto en mente: club León siempre fue tan solo una asociación civil y a partir de entonces, se creaba una sociedad anónima en la nave esmeralda. Finalmente no supimos qué quiso hacer Valente porque “se atravesó” el ascenso del Unión de Curtidores y su intención frustrada de vender al León.

INTENTO FALLIDO. Cuando aparece Zermeño y se hace del equipo, está documentado que intentó vender el Estadio; entre las anécdotas más publicitadas, cuando quiso hacerlo a un empresario de Los Angeles, llamado Billy Peña. No se concretó y surge entonces la necesidad de las autoridades de amarrar jurídicamente el inmueble.

BLA, BLA, BLA. Tras varios jaloneos, amagos y desplantes mediáticos, se concreta el Fideicomiso famoso en el que Zermeño entrega estadio, escudo, colores y todo lo que representa el patrimonio del club León al mismo peeeero se reserva para sí, 10 mil metros cuadrados que son algo así como la contraprestación de la autoridad hacia la “generosidad de regresarle a la ciudad lo suyo”. Eso decía Zermeño.

AHÍ SIGUEN. El escándalo del estadio ya lo hemos comentado aquí ampliamente. Concentrémonos en esos 10 mil metros cuadrados. ¿Quién ganó con ellos? Ahí, empresarios leoneses construyeron un hotel y un centro comercial. Ese predio fue el que originalmente se reservó Zermeño y formó parte de las negociaciones con Carlos Ahumada en la venta de franquicia en 2002.

AJÁ. Ese terreno formaba parte de lo que, decían, la demagogia de los gobiernos y las portadas de los diarios, “el patrimonio de la ciudad”.

LA HISTORIA. Negocios privados se hicieron en esos predios que eran “de la ciudad” y que le escrituraron a Valente y que luego aprovechó Zermeño. Y hoy, nos desgarramos las vestiduras por la pérdida del estadio pero hace muchos años que una parte de esos terrenos, ya forman parte de negocios ajenos al romanticismo de los directivos que por décadas, solo vieron ese inmueble como sede de una escuadra de futbol.

EXCESO DE MORTALIDAD: GUANAJUATO EN LA MEDIA TABLA NACIONAL

CIFRAS. Con corte a agosto, el mes con mayor exceso de mortalidad en Guanajuato a partir de la pandemia por Covid 19 ha sido el de junio cuando murieron 2 mil 863 personas más de las que se habían proyectado con base a las registradas en años anteriores.

REFERENCIA. De acuerdo a la plataforma del Proyecto Li, un organismo que realiza estudios comparativos de las muertes por Covid19 en el país, al primero de julio en Guanajuato ese fue el exceso de muertes; oficialmente en ese mes se registraron mil 52 fallecimientos por Covid.

EL CORTE. Este fin de semana, el estado superó las 3 mil muertes por Covid19; de acuerdo al proyecto Li, cuando la cifra era de 2 mil 955, las muertes adicionales o exceso de mortalidad era de 6 mil 203 por lo que las muertes por el nuevo coronavirus representaban el 47.6% .

A LA MITAD. A nivel nacional el estudio señala que al 31 de agosto, Guanajuato ocupa el lugar 16 en la tasa de exceso de mortalidad al registrar 100 por cada 100 mil habitantes al igual que Chihuahua.

LOS PRIMEROS. El primer lugar es ciudad de México al registrar 342 por cada 100 mil habitantes, seguido de Tlaxcala con 257, Sonora con 204, Campeche con 198, Baja California con 193 y estado de México con 177.El estudio está basado en las defunciones observadas que se toman de la base de datos del Registro Civil; las defunciones esperadas salen de los datos históricos de mortalidad por fecha de ocurrencia entre 2015 y 2018.

CONTEXTO. El exceso de muertes sale de la resta del número de muertes observadas y las esperadas. El estudio dice claramente que las muertes en exceso incluyen no solo el número de muertes específicas por Covid19 sino todas las ocurridas por otros factores que pueden contribuir también al exceso de mortalidad por todas las causas.

MÁS. En abril, mes en el que murieron 119 personas por Covid en el estado, aun no se registraba exceso de mortalidad. En mayo, hubo 539 fallecimientos por esta enfermedad y el exceso de mortalidad alcanzó la cifra de mil 229. Después del pico de junio, julio registró 804 muertes por Covid y mil 879 en exceso de mortalidad.

LA DEL ESTRIBO…

Este miércoles, la Junta de Gobierno del Congreso local da cuenta del cambio de coordinador en la bancada priista. Hugo Varela Flores releva a José Huerta Aboytes que pataleó en varios momentos pero tuvo que apechugar. Es otra de las consecuencias de la ratificación de Ruth Tiscareño y Alejandro Arias al frente del PRI. Varela ya fue coordinador de una bancada priista cuando Juan Manuel Oliva era gobernador. Pero a media legislatura lo destronaron para meter a Antonio Chávez Mena.

RECORDAR ES VOLVER A GRILLAR

MORENA: LA FALTA DE PERFILES CUESTA CARO

Si algo tendría que procurar Morena en la siguiente legislatura y en la definición de sus candidatos a alcaldes es tratar de elevar un poco el nivel de sus candidatos para evitar que le ocurra lo que pasó hace exactamente 3 años con su diputado David Alejandro Landeros y lo que suele pasarle con quienes hoy integran su bancada en el Congreso local.

Un día como hoy, del año 2017, Alejandro Landeros subía a tribuna a argumentar su voto en contra de la propuesta de presupuesto del Poder legislativo.

Cuando se llegó al punto de la votación del proyecto, Landeros subió a tribuna y quiso vestirse de gloria. Reprochó que se aprobara un presupuesto con incrementos que resultaban una “grosería” para los ciudadanos.

La propuesta presentada por la comisión de Administración primero a la Junta de Gobierno, luego ante el Pleno, incluía un incremento superior a los 23 millones de pesos, entre ellos, el incremento del 3.5 por ciento a trabajadores del Poder Legislativo y los diputados.

Pero el resbalón del morenista vino cuando denunció sin pruebas desde tribuna que en el Congreso de Guanajuato hubiese una lista de aviadores.

Landeros solo unió a diputados de todas las fracciones en su contra. Pero tampoco lo pudo hacer en los días posteriores pese a que se comprometió públicamente a dar los nombres de los supuestos aviadores.

Fue el primer ridículo que hizo, quien después se volvió diputado independiente, en el pleno del Congreso. Todo, porque su cuerpo de asesores aprovechó su ingenuidad en el manejo de los recursos para dejarlo en posición vulnerable ante Acción Nacional.

La fracción actual de Morena, compuesta por 5 legisladores tiene mejor nivel aunque ha acusado en varios momentos de esa falta de preparación en temas tan básicos como los trámites legislativos que los han hecho presa fácil del PAN, soberbio y con más empaque en los procesos legislativos, para negarle incluso la voz en las discusiones del pleno.

La segunda fuerza política del estado no puede seguir dilapidando así el capital político que ha cosechado en Guanajuato en tan poco tiempo. Lo ideal sería mejorar los perfiles. Lo mínimo, que los que van a ser regidores o diputados conozcan lo básico.

LA IMAGEN DEL DIA

SAPAL Y LA PLANTA DE TRATAMIENTO: ¿POR QUÉ LAS CONCESIONES DE 2010 A ECOSSYS?

Una vez que el consejo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL) que encabeza Jorge Ramírez Hernández tomó el control de la planta de tratamiento de aguas residuales que tenía concesionada la empresa ECOSSYS por 10 años en condiciones ampliamente ventajosas para ella y leoninas para la paramunicipal y el gobierno, es apenas justo recordar quienes eran en ese momento los personajes públicos que validaron ese acuerdo.

Se trata de un convenio modificatorio que se autorizó en el consejo de Sapal a finales de enero de 2009, en el último año de la administración de Vicente Guerrero Reynoso (qepd). Sapal era presidido por Jorge Videgaray Verdad, un personaje muy cercano a Guerrero Reynoso.

Hoy, no hay ninguna duda en un juicio compartido por consejeros actuales del organismo y políticos que conocen del tema, del cuestionar qué razones hubo para que se firmará un convenio que respecto al primer convenio, aligeraba las obligaciones para ECOSSYS y las endurecía para Sapal que se obligaba a entregar a la planta de tratamiento agua con parámetros ambientales más exigentes mientras que la empresa aseguraba sus ingresos por la concesión, con grandes ventajas.

Durante 20 años ECOSSYS, tuvo esa concesión pero los últimos 10 a partir del convenio modificatorio, con muchas ventajas de manera que pudo cobrar 200 millones de pesos cada año y darse el lujo de decirle al organismo que no le enviaba a la planta, agua en los términos pactados.

Aquel convenio modificatorio fue firmado por los miembros del consejo de Sapal 2007-2010.

El secretario era el curtidor, David Haro; estaban Francisco Farriols de Canaco, Jesús Ernesto Andrade, José Becerra Pérez, Cristóbal Ascencio Hernández y Arturo Romo Fernández. De parte del Ayuntamiento, Carlos Ramón Romo y Teresa Palomino, estos 2 últimos funcionarios del actual gobierno estatal. En aquel tiempo, Palomino era representante por el PRI.

José Antonio Abugaber Andonie también era consejero pero no estuvo en esa sesión. El tesorero era quien recientemente dejó su cargo como presidente del Consejo Coordinador Empresarial de León, José Arturo Sánchez Castellanos.

El director era Emiliano Rodríguez Briceño, un hombre que trajo a León directamente Videgaray para ocupar ese cargo y sustituir después de una larguísima permanencia a Felipe Polo Hernández.

La pregunta es quién y por qué razones decidió flexibilizar las condiciones del convenio con ECOSSYS. Jorge Videgaray, un empresario que ha sido presidente de la Cámara de la Construcción, dirigente de Coparmex, candidato a puestos de elección popular y habitual en patronatos y consejos ciudadanos era la cabeza visible de Sapal ¿No se dio cuenta por él mismo, por asesores, amigos o algún conocedor de lo desventajoso de ese convenio?

A Vicente Guerrero, le desgastó mucho llevarlo a la presidencia de Sapal frente al PAN-Gobierno de la época, tan celoso de avalar a quienes entraban a los consejos ciudadanos.

No fue una decisión irrelevante. Hoy, incluso quienes han formado parte de la crema y nata empresarial leonesa cuestionan las razones de ese lance que dejan un sabor amargo de boca a quienes defienden la vigencia de los consejos ciudadanos en León pero que con este tipo de acciones, solo dan mayor fuerza a los detractores de esa participación ciudadana y justifican que el gobierno los quite de en medio porque a veces resulta peor el remedio que la enfermedad.

La explicación, la deben todos.