Pólvora e infiernitos

POLVORA E INFIERNITOS Miguel Zacarias

EL DAP: LOS DIPUTADOS SE PONEN EN GUARDIA

DE SU RONCO PECHO. Dice el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso local, Éctor Jaime Ramírez Barba, que el incremento del déficit global de 100 a 400 millones en la recaudación de recursos por concepto de Derecho de Alumbrado Público es la mejor muestra de que el experimento de la nueva fórmula que aplicó la anterior legislatura para ese concepto, falló.

LA PALABRA. También dice que esta legislatura está obligada a abordar “con seriedad” las inquietudes de los municipios que sufren con ese déficit sin que puedan hacer algo para revertirlo.

COYUNTURA. No es sólo una postura del titular de la Junta de Gobierno sino de todos sus integrantes quienes ayer revisaron el tema en su sesión semanal.

USUAL. Los lamentos comienzan a aparecer desde varios frentes del estado. Municipios que hacen cabriolas para encontrar una fórmula que aminore el déficit. El DAP, ya se ha dicho, se vuelve un lastre porque hoy parece imposible encontrar la vía para que los municipios salgan tablas y no pierdan.

NO ES CUESTIÓN DE FÓRMULAS, SINO DE LEGALIDAD…

PASADO RECIENTE. Por esa misma razón no va a ser fácil para la nueva legislatura hallarle la cuadratura al círculo. Los diputados de la anterior  y los técnicos de la Unidad de Finanzas del Congreso local, que diseñaron esa fórmula, les dijeron clarito a los alcaldes que esa fórmula que se iba a aplicar era deficitaria.

AQUÉLLOS TIEMPOS. Hay municipios que ya estaban acostumbrados a los déficits. Otros, como León, hasta podían presumir un ligero superávit. El problema es que la fórmula tiene que encuadrar a la perfección con la Constitución federal para blindarse ante posibles amparos que ya fueron pesadilla en el pasado reciente

DOS VERTIENTES. La anterior legislatura copió el modelo de estados vecinos para hacerla constitucional pero deficitaria. Ya el gobierno de Bárbara Botello propuso su propia fórmula que fue rechazada por la anterior legislatura. Ahora, el gobierno de Héctor López Santillana lanza la suya para ver si la aceptan.

MENOS MAL. Y es de agradecer la apertura y la voluntad política de los integrantes de la Junta de Gobierno del Congreso local. Lo que menos pueden hacer es cruzarse de brazos y recetarles agua y ajo (a aguantarse y a joderse) a los nuevos alcaldes.

DE ENTRADA. La realidad es que el margen de maniobra que tienen los diputados locales (no sólo de Guanajuato sino de cualquier entidad) es muy estrecho.

FRENO. Ya se ha dicho hasta la saciedad. Se trata de un derecho y no de un impuesto lo cual limita enormemente el aspecto recaudatorio. En el mismo tenor, las limitantes son legales más que de tipo matemático.

DUROS O BLANDITOS. En el caso de León, los pupilos de Héctor López creyeron encontrar un recoveco al diferenciar las cuentas que tiene registradas el Congreso local de las que tiene la CFE. Vamos a ver si la actual legislatura les da la razón.

SIN DUDA. Habrá jiribilla también, porque hace un año, al gobierno de Bárbara Botello le batearon su propuesta porque caía en la inconstitucionalidad. Veremos si hay el mismo rigor con la del gobierno leonés.

ADVERSIDADES. Como quiera que sea, el DAP no es un tema sencillo ni de entender ni de resolver. En un arranque de nuevas administraciones en donde vemos la lista de solicitud de adelanto de participaciones, de municipios que pierden recursos del Subsemun, el déficit por el DAP es un asunto especialmente preocupante.

A VER QUÉ SALE. Desgraciadamente, poco o nada se puede hacer de cara al ejercicio fiscal 2016. Ojalá los diputados de la actual legislatura encontraran la varita mágica para resolver este embrollo. Mucho nos tememos que la solución está en lo legal pero en el ámbito del Congreso federal. Que no sea impuesto sino derecho. Los que vamos a rezongar seremos los contribuyentes.

SI DE SOLUCIONES MÁGICAS HABLAMOS…

HAY SALIDAS. Por cierto, dicen los que saben del tema que hay una solución que puede ser una alternativa viable para los municipios que quieran resolver el déficit de DAP sin tanto cambio a la ley.

RAZONES. Se sabe que municipios en estados como Querétaro ya lo hicieron. La salida consiste en desaparecer el concepto del DAP en la Ley de Ingresos. Es decir, no se incluye como tal pero el cobro se le integra al contribuyente en su cuenta del impuesto predial lo cual no tiene ningún problema legal, salvo que tiene que sortear la aprobación del Congreso local.

EN PAQUETE. El Municipio le carga a cada contribuyente en el predial, su DAP anualizado. De esa manera, al cobrar ese impuesto, de un jalón, la autoridad incluye todo el paquete.

SÍ, PERO… Y en principio parece una buena opción. El problema es que pagar en una sola exhibición es más pesado para el contribuyente. No es lo mismo que a alguien le carguen 20 pesos mensuales en su recibo de CFE a que le pongan 200 o 250 en una sola exhibición a pagar junto al predial.

EXTREMOS. Elevar la cuota del predial, aumenta el riesgo de la evasión y el retraso porque el contribuyente cumple con el DAP sin chistar pero lograr eficiencia media en predial no es cualquier cosa. Un rezago en el cobro haría que salga más caro el caldo que las albóndigas a los municipios.

LA DEL ESTRIBO…

A un día que se defina quién será el nuevo contralor leonés, se sabe que Antonio Guzmán Acosta, a quien en el PAN se apunta como el pre-ungido, es militante de las filas de este partido. Que nos den razones para pensar que no hay dados cargados, dice el ingenuo.

GRILLA Miguel Zacarias

A CINCO AÑOS DEL DESALOJO DEL EDIFICIO DEL PRI LEONÉS

Hace exactamente cinco años, después de un intento fallido, por fin el gobierno municipal de Ricardo Sheffield lograba desalojar el edificio Comonfort que durante décadas había albergado la sede del PRI y que, de pronto, un incendio marcó el principio de su fin.

Aquella noche, sorpresivamente, decenas de policías rodearon el inmueble reducido a cenizas en su interior en enero de ese 2010 para que la autoridad municipal tomara posesión del lugar.

Un paso fundamental para recuperar el control que el gobierno sheffieldista no había podido consumar. Seis meses antes, en abril, el PRI había logrado impedir que se consumara el desalojo e incluso denunciar hostilidad de la autoridad municipal y hasta usarlo como argumento para endurecer su relación con el gobierno en turno.

Para el desalojo consumado hace cinco años, el gobierno municipal se preparó, sobre todo en lo legal, con un dictamen técnico que fundamentaba las razones para el desalojo. El riesgo de los comerciantes que trabajaban a un costado del inmueble y para los transeúntes que por ahí pasaban.

El gobierno tenía una ventaja. El PRI no tenía como demostrar la propiedad del inmueble. Sin embargo, tenía la posesión y debía ser muy preciso en el operativo de desalojo. Y así ocurrió. Hubo algunos reclamos y pataleos pero la operación fue impecable.

Con el desalojo de ese edificio se comenzaba a escribir el final de una historia de simulaciones. Que el PRI fuera propietario de ese inmueble era un signo de sobrevivencia de los usos y costumbres del viejo sistema.

Un buen día, el PRI omnipotente llegó al poder y ahí se quedó. No tuvieron el cuidado de blindar jurídicamente la posesión del inmueble. Llegó el PAN al poder pero el tricolor mantuvo el dominio de su sede sin que nadie le molestara.

Sólo un accidente, aquel incendio ocurrido los primeros días de 2010, cambiaría el curso de esa historia y terminaría con la simulación. Sin sede, el PRI leonés parecía estar en ruinas. Pocos imaginaban que, políticamente, se estaba incubando el retorno al gobierno municipal.

Lastimosamente para ellos, el gusto no les duró mucho.

La imagen del día

El desorden azul en Léon o porqué el PAN votó como votó

ana-escobar

La votación dividida de la fracción del PAN en el cabildo leonés en la propuesta  del regidor del Partido Verde, Sergio Contreras Guerrero, sobre el blindaje legal al cambio de condiciones de pago a la empresa Red Recolector (no atar a la paridad peso-dólar el pago que hace el Municipio por la recolección de basura) es una evidencia clarísima de que la aplanadora azul en León no está tan aceitada como uno podría suponer.

El alcalde Héctor López Santillana aseguró que se trataba de un asunto de democracia o de bateo libre, pues, como queriendo presumir que en el cabildo azul no había línea y cada quién votaba como le daba la gana. Pamplinas.

La realidad es que nadie supo cómo votar; primero porque no entendieron lo que se estaba votando, ya porque no le entendían al tema o ya porque no hay la suficiente comunicación previa para anticipar asuntos complicados que ocupan disciplina y línea.

Como le comenté ayer, la propuesta de Sergio Contreras la votaron a favor, además de los priistas y el de Encuentro Social, los panistas Salvador Sánchez Romero, Carlos Medina y Federico Zermeño. La mayor sorpresa fue que el propio López Santillana votó a favor.

Quienes votaron en contra fueron Luis Ernesto Ayala, Ana María Carpio, Ana Esquivel Arrona, ‘Bety’ Yamamoto, Alejandro Alaniz y José Luis Manrique.

Lo más chistoso de todo es que la línea que había marcado Luis Ernesto Ayala, a la sazón coordinador de la mayoría panista, en ese mismo momento era para ir en contra de la propuesta de Contreras. Los panistas creen que con las acotaciones que se hicieron al dictamen sobre el cambio de condiciones en el título concesión de Red Recolector eran suficientes y la propuesta de Contreras estaba de más.

Pero en el momento, todo fue confusión. Entre los resbalones de Yamamoto para leer la propuesta y los titubeos del secretario del Ayuntamiento, Felipe de Jesús López Gómez, y del propio López Santillana para explicar qué era lo que se votaba, patinaron las estrellas de la bancada azul (Medina, Sánchez y Zermeño).

Dicen que Medina salió echando bilis por el papelón y el resto confundidos porque no sabían lo que había ocurrido. Al final es un poco de todo. Lo que sobra es disciplina pero no todos los regidores panistas entienden esos temas complejos. Pero también les ha resultado especialmente difícil a los flamantes síndicos azules meterse en la nueva dinámica del ejercicio del gobierno.

No todo es pontificar sobre la decencia, la transparencia y la rendición de cuentas. Hace falta adaptarse a las nuevas circunstancias y afinar el colmillo político. Dicen que echando a perder se aprende pero ya son varias llamadas.

Ya para que el dirigente panista Alfredo Ling admita que el arranque no ha sido el esperado, la cosa está seria.

Más de la Pólvora en Twitter: @MiguelZacarias

Comentarios

Comentarios