Pólvora e infiernitos

LEY ESTATAL DE VICTIMAS: DE REVERSA…

VAYA. Más allá de la resistencia que ha mostrado la Fiscalía General del Estado para la forma en que va a aterrizarse la Ley de Víctimas en Guanajuato, hay quienes piensan que no les falta razón a los pupilos de Carlos Zamarripa que han mostrado sus reservas no solo para el manejo del fondo de apoyo que hay para tal efecto sino para el registro de delitos y violaciones a derechos humanos que podría realizar cualquier autoridad ahora que se apruebe esta disposición en el Congreso local.

ARGUMENTOS. Y es que, dicen, a diferencia de su resistencia en León para capacitar policías que reciban denuncias, en el caso de la Ley de Víctimas sí hay razones de peso para pensar que la forma en la que hoy opera el fondo y el registro de delitos, podría burocratizar este fondo y dejar a la ley en el plano de la inoperancia.

EN PLATA. El problema para la Fiscalía es que aquí no tiene para dónde hacerse ni puede hacer valer su derecho al pataleo. Tiene que aguantar vara porque la ley así viene.

UN SEXENIO. Para colmo, la armonización de la Ley Estatal de Guanajuato con la nacional llega demasiado tarde porque la Federal está vigente desde 2013. Es tal el retraso que apenas en marzo, el subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas dijo que la ley era simplemente inoperante.

NÚMEROS. Hay 21 estados con comités locales de atención a víctimas pero solo 13 de ellos han armonizados sus leyes con la Federal. De hecho, Encinas conminó a los legisladores a reformar la ley para hacerla viable.

CONTRA LA PARED. Es decir, Guanajuato podría aprobar una ley que es inoperante y que reclama ser reformada a la voz de ya. Mal negocio.

LA ETERNA GUERRA EN MORENA

A TODAS HORAS. En Morena Guanajuato siempre es un buen momento para el fuego amigo. Ayer, estuvieron en León Alma Alcaraz la dirigente estatal y la senadora Antares Vázquez Alatorre y le entraron a todas las preguntas, incluidas las que aludían a sus rivales internos.

SOLO ELLA. Ambas le tundieron a Aurelio Martínez Velázquez quien la semana anterior había cuestionado a la dirigente morenista que desconoce a quienes hablan por su partido y que no tienen su aval para pronunciarse sobre temas regionales.

EL PLEITO LLAMA. Antares y Alma dijeron que “Chachis” sigue siendo un priista para ellas y que no representa a Morena. El exregidor priista les respondió en Twitter.

Un ejemplo de la forma tan simple con la que en Morena se calientan los ánimos y que la pugna está a flor de piel. Nunca cambiarán.

DIEGO SINHUE, LA VOCERIA Y EL DÚO DINÁMICO

HASTA AHORITA. De las cosas que se entera uno. Dijo el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo hace un par de días que la comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia para la Seguridad Ciudadana Sophia Huett es su vocera no la del gobierno. Tantos meses que hemos vivido en el error de creer que era, entre muchas otras cosas la vocera de Alvar Cabeza de Vaca y de Carlos Zamarripa.

VENDAVAL. Pero no. Tal parece que solo iba a cubrir ese flanco mientras pasaba la tormenta que representó para el secretario de Seguridad y el Fiscal, lo complejo de su ratificación. Anteayer, Alvar Cabeza de Vaca apareció solo en una rueda de prensa.

SU CHAMBA. Parece que ya se va a soltar más el secretario a quien sí le gusta entrarle a las declaraciones, no así al Fiscal. Huett mientras tanto quedará para hablar de los temas que no le gustan mucho abordar al jefe del ejecutivo.

LA DEL ESTRIBO…

Luego de que se dio a conocer la cuestionada asignación directa del gobierno de Beatriz Hernández Cruz de un proyecto de luminarias en Salamanca, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo agarró al vuelo la pregunta que le hicieron los reporteros el martes pasado y dijo que l tendría que investigarse.

Era obvio. La alcaldesa de Morena no ha soltado las indagatorias en contra de su antecesor en el cargo, Antonio Arredondo, flamante colaborador de Diego Sinhue y que ha sido respaldado por el mandatario estatal.

A esa pugna todavía le quedan varios episodios.

SHEFFIELD Y BÁRBARA: AMOR Y DESAMOR EN 7 AÑOS

Siete años han pasado ya de aquel encuentro que tuvieron en julio de 2012 Ricardo Sheffield Padilla y Bárbara Botello Santubáñez para pactar la transición calmadita en León.

Ambos designaban a José Luis Manrique y a Martín Ortiz como sus representantes respectivos en ese histórico momento que terminaba con la hegemonía del PAN de 8 administraciones municipales consecutivas.

Y en aquel encuentro que tuvieron Ricardo Sheffield Padilla y Bárbara Botello Santibáñez ninguno de los 4 personajes citados, se imaginaban donde estarían 7 años después.

Unos días después del triunfo de Bárbara Botello se dio este encuentro que levantaba suspicacias en Acción Nacional, sobre todo entre los partidarios del perdedor de las elecciones Miguel Angel Salim que tenía una mala relación con Sheffield Padilla en ese momento

A Sheffield no se le veía para nada incómodo con la idea de entregar el poder que había detentado el PAN por 24 años a una opositora mientras que Botello disfrutaba el clímax de su popularidad tras haber derrotado al blanquiazul.

A la vuelta de los años, una vez en el poder, Botello embistió a algunos excolaboradores de Ricardo Sheffield Padilla desde la Contraloría y reventó la tersa relación que tenían ambos.

Sheffield logró que sus excolaboradores fueran absueltos en los tribunales de la inhabilitación de la que fueron objeto. Botello mientras tanto, tuvo que aguantar el asedio desde la administración de Miguel Márquez y desde la Contraloría Municipal con auditorías, comparecencias e indagatorias.

Sheffield arregló sus diferencias con Miguel Salim y hasta fueron aliados en la causa a favor de la aspiración de Fernando Torres Graciano para ser candidato a la gubernatura.

Sheffield intentó competir por la candidatura a alcalde de León previo a 2018 y como era previsible, no pudo frente al dedazo a favor de Héctor López Santillana. Lo tenía tan claro que su salto a Morena era más que previsible.

Pero lo hizo sin su compañero de mil batallas José Luis Manrique quien se quedó en el PAN, muy bien pagado, primero con una regiduría en 2015 y luego con la subsecretaría de Seguridad en este trienio.

Botello mientras tanto tocó fondo hace unas semanas con su detención en León y fugaz estancia en prisión que dio de qué hablar. Hay quienes, entre ellos el propio Sheffield que creen que hay pacto para que todo sea terso.

“ALITO” MORENO: LA COMPLEJA TAREA DE JUNTAR AGUA Y ACEITE

No es fácil en un partido como el PRI guanajuatense tan dejado de la mano de expresidentes de la República, exdirigentes nacionales y en general de quienes han ostentado liderazgo nacional en este maltrecho partido, insertarse en la batalla interna por la dirigencia nacional.

Sobre todo si de pronto, el cuestionado Alejandro Moreno se empieza a convertir en el candidato de la cargada y suma a su causa los mismo a personajes que estuvieron identificados con el dueño de la franquicia durante los últimos 5 años, Gerardo Sánchez como a quienes fueron los detractores de este último.

Y para el enviado de Moreno a Guanajuato, el tabasqueño Nicolás Bellizia no resulta nada sencillo convivir con el agua y el aceite. Así lo confirmó el pasado martes cuando en plena reunión con el autodenominado “Grupo Insurgente” que integran Santiago García, José Huerta y la diputada local María Guadalupe Moreno arribaron al Hotel Gran Plaza, Yulma Rocha y Alejandro Arias, respectivos enlace estatal y operador en Guanajuato de “Alito”.

Estos 2 últimos, son oficialmente los representantes del candidato campechano en Guanajuato quien sin embargo ya integró a su causa a los “insurgentes”.

Yulma y Arias tenían cita con Bellizia pero fue inevitable la tensión en el ambiente. Santiago y compañía no pudieron evitar decirle al tabasqueño que ellos no se iban a mezclar con sus adversarios y ya sabrá usted. Surgieron las quejas: que si aquellos no tienen estructura y que ellos sí. Lo de siempre con el tricolor en Guanajuato.

Al final, la sangre no llegó al río. Los grupos antagónicos tendrán que posponer o fingir demencia con sus diferencias. O de plano hacer campaña cada quien por su lado.

El punto es que el PRI Guanajuato sigue siendo un festival de simulaciones porque por otro lado, se rumora que Gerardo Sánchez García está respaldando a la yucateca Ivonne Ortega aunque no se ha dejado ver con ella como sí lo ha hecho el exalcalde de Pueblo Nuevo, Leonardo Solórzano y sus hermanas.

Lo cierto es que con Alejandro Moreno no se ha aparecido Gerardo Sánchez a quien nadie le cree lo de su supuesto pleito con Huerta y Santiago aunque con Rigoberto Paredes sí hubo diferencias más serias.

Por cierto, en la reunión del Gran Plaza con Bellizia también se sumó Jaime Martínez Tapia que originalmente apoyaba a Ulises Ruiz quien ayer estuvo en León para ejercer su derecho al pataleo. Impugnó el rechazo a su registro y cree que los tribunales le devolverán su candidatura.

Interesante la terapia ocupacional del priismo guanajuatense. Quieren divertirse en plena agonía. A ver qué partido les queda después de la contienda de agosto.

Comentarios

Comentarios