Pólvora e Infiernitos

 

PAN, PRD Y LAS PARADOJAS DE MEZCLAR EL AGUA Y EL ACEITE

TRANQUILOS. En el glamour y la euforia que embriaga a los líderes de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano a nivel nacional, una vez que se consumó la coalición “Por México al Frente”, esperemos a que se asienten las aguas y emerjan los análisis desapasionados, desenfadados, pero sobre todo, más realistas de quienes tendrán que operar y aterrizar las decisiones que en lo macro, asumieron las cúpulas.

SERENOS. En Guanajuato, por ejemplo, podríamos apostar que en la real politik está por verse si estos pactos en lo nacional tienen el mismo júbilo en lo local.

TROPICALIZACIÓN. De entrada, el PAN sólo puede apostar a ganar 12 distritos federales en el estado que ya será una cosecha menor. Habrá que esperar qué ocurre con las negociaciones en lo local para saber en cuántos distritos llevará mano y si podrá conservar los 19 que ganó en 2015.

MODERADOS. Veremos en esta depuración de emociones cómo quedan las bases en el reparto general porque es evidente, que las rebanadas del pastel de candidaturas no serán mayores para los panistas.

LO LOCAL. En otras palabras, en Guanajuato, el PAN se dará por bien servido si no le quitan lo que hoy tiene o si le arrancan lo menos posible. En corto, panistas guanajuatenses admiten que ahora el reto de su partido es que los acuerdos cupulares no hagan crisis en los estados.

DESIGUALES.  En Guanajuato, el PAN no debe tener mayor problema porque el PRD prácticamente se ha sometido a los designios azules y no existe contrapeso para ellos no de ahora sino hace varios años.

LO QUE SIGUE. Y dentro del propio PAN, vendrá la prueba para el propio Márquez, líder de facto del blanquiazul en Guanajuato. Aquí ha dominado con mano de hierro y sólo espera que Anaya le conceda el placer de repartir el queso como le plazca.

IMPROBABLE.  La lógica es que de jefe máximo a jefe máximo, se respeten sus respectivos territorios. No vaya a ser que Anaya sienta la tentación de meter mano en Guanajuato.

LA OTRA. Desde una perspectiva más simple, habría que pensar cuántos perredistas de a pie y de convicciones de izquierda, piensen votar por Ricardo Anaya en automático.

UNA DUDA. ¿Serán más esos perredistas que los panistas que no ven como opción al joven dirigente y preferirían cruzar la boleta por Margarita Zavala o José Antonio Meade? Las coaliciones y la suma de logotipos no es una cuestión de aritmética. Que el PAN Guanajuato haya ganado con el Frente es un asunto harto discutible. Aquí ni lo necesitaban.

MÁRQUEZ Y SU DELFÍN; SALIM Y SU NUEVO GALLO

DE UNA VEZ. Ya sin ningún rubor, el gobernador Miguel Márquez sorprendió al arribar a la zona VIP del World Trade Center literalmente del brazo de su delfín para la sucesión, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

YA ENTRADOS. Y ahí lo trajo con cara de “este es mi hijo muy amado en el que pongo todas mis complacencias”, presentándolo ante gobernadores, dirigentes de partidos socios del PAN en la coalición y liderazgos panistas.

UN PASO ADELANTE. Rodríguez Vallejo no tenía formalmente espacio en esa zona porque estaba reservado para miembros del Frente y hoy, formalmente Rodríguez Vallejo, no tiene cargo alguno. Por lo pronto Márquez ya lo presentó en sociedad.

¡SOPAS! Eso no le gustó mucho al diputado federal Ricardo Sheffield quien tuiteó en su cuenta: “Empecemos por respetar formas y protocolos. Los retos que vienen exigen al panismo una cultura de respeto a las formas democráticas sin abuso del poder; empezando por lo básico; respeto al protocolo en eventos como éste que no son pasarela de aspirantes. Gobernador usando su lugar en primera fila para ventanear a su delfín”.

NUEVAS FILIAS. Otro personaje que dejó con el ojo cuadrado a diputados federales panistas fue el leonés Miguel Ángel Salim Alle quien todavía hace unos meses organizó una comida al exgobernador poblano Rafael Moreno Valle aquí en Guanajuato y ayer estaba pleno, sumado a la cargada a favor de Ricardo Anaya.

CERQUITA. Él es amigo y aliado de Fernando Torres Graciano que forma parte de los senadores rebeldes y que nunca dio color por Anaya. El otro miembro de este ‘Bronx’ blanquiazul, Ricardo Sheffield Padilla, nunca ocultó su simpatía por Anaya y departió alegremente con el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba quien podría ser su rival en la carrera por la candidatura a alcalde.

SEÑALES CRUZADAS. Una carrera en la que desde el oficialismo, a veces el abanderado lleva hache y a la semana siguiente esa hache se vuelve muda.

ROMERO HICKS: UNA DE CAUSAS PERDIDAS

DUDA. Antes de que se consumara  la avasallante cargada panista y frentista a favor de Ricardo Anaya ayer en el World Trade Center le pregunté al senador Juan Carlos Romero Hicks en redes, si seguía considerando la posibilidad de registrarse para “competirle” al jefe nacional panista la precandidatura presidencial.

RESPUESTA. “Estudiaremos el convenio de coalición y los términos de la convocatoria. Confío en un método objetivo y justo que incluya debates y contraste de perfiles”. Rendirse para él no es opción.

LA DEL ESTRIBO…

Es tiempo de líderes autoritarios y dedazos implacables y uno de los que puede estar tranquilo porque ya parece tener la bendición mayor es el expriista Aurelio Martínez Velázquez quien ya platicó con Andrés Manuel López Obrador que no lo ve mal como carta para la alcaldía.

Su problema, más bien, tiene que ver con el alcance de la inhabilitación que le impuso el cabildo leonés recientemente. Él dice que no lo sacarán de la boleta tan fácilmente. Habrá que ver.

MIGUEL CHICO: SUEÑOS Y PRAGMATISMO 6 AÑOS DESPUÉS…

Hace exactamente 6 años, Miguel Ángel Chico anunciaba que solicitaría licencia a su cargo de diputado federal para buscar la candidatura del tricolor, para la que en ese momento estaban perfilados Francisco Arroyo Vieyra y Juan Ignacio Torres Landa que en paz descanse.

Un sexenio antes, Chico Herrera había sido el candidato del tricolor a la gubernatura por lo que buscaba repetir en la nominación, pero ahora sí ganarla, no de rebote sino en un proceso.

En realidad, poco tenía que hacer frente al activismo desenfrenado del entonces senador Francisco Arroyo y del resurgimiento de Torres Landa que jugaba a su estilo a buscar la nominación.

En ese entonces, Chico sí buscaba la candidatura pero con pocas posibilidades de lograrlo. Lo sabía y quedaba claro que sólo podía aspirar a un premio de consolación que ya quisiera cualquiera: una candidatura al Senado que le garantizaba la entrada como primera minoría.

Hoy, a 6 años de distancia, el ahora senador cree que puede ser su gran momento para ser el candidato en condiciones muy adversas. El PAN es el gran favorito para ganar las elecciones en 2018 pero aun así no se arredra ni siquiera porque enfrente tiene a quien ha cooptado a la estructura partidista que es Gerardo Sánchez García.

Chico Herrera presume su buena posición en las encuestas como uno de los principales activos y dice, a quién quiera escucharlo, que no está pegando para caer en medio.

Vamos, para la fama de los priistas guanajuatenses que administran las derrotas de su partido en Guanajuato siempre será mejor amarrar una posición ‘pluri’ que ir al matadero de una candidatura como la de gobernador en donde las posibilidades del PRI, hoy son ínfimas.

Estamos a unas horas de que salga la convocatoria. Mañana, 12 de diciembre la lanza el PRI y veremos para donde apunta el dedo de José Antonio Meade.

FRENTE VERSIÓN GUANAJUATO: PAN-PRD, SIN MC Y CON NUEVA ALIANZA

Una vez consumada la alianza nacional, ahora sigue el aterrizaje en el local que podría arrojar algunas sorpresas interesantes.

PRD y PAN en el estado están bien amarraditos, pero Movimiento Ciudadano no es nada seguro. Su dirigente estatal, Ariel Rodríguez Vázquez, presume que ya tiene la venia de Dante Delgado, su jefe nacional, para decidir con libertad si les conviene ir en la coalición con ambos partidos o prefieren ir solos.

Y por lo sondeado en el blanquiazul y el sol azteca, ellos dan como un hecho que los naranjas no irán en el terruño con el Frente. MC pide algo que el PAN nunca le dará en Guanajuato: que les den chanza de proponer un jefe de gabinete, demasiado para un partido que aporta muy poco en votos en el estado.

Así las cosas, Rodríguez Vázquez, que está dispuesto a alejar a su partido de la imagen que dejó la familia Ramírez Granja de ser una rémora del PAN, va hasta la cocina con una estrategia que también implica riesgos.

En lo que respecta al PRD, ellos hace mucho tiempo que le dieron el sí al PAN y están puestos para lo que venga. Ayer, el Consejo Estatal perredista avaló la entrega total, perdón, perdón, la coalición total con el blanquiazul.

Los del sol azteca tienen ya su carta a los Reyes Magos. A nivel federal, como le adelanté ayer, tendrán los distritos 10 y 13 y quieren réplica en lo local. Quieren a encabezar la fórmula en al menos 2 de los 22 distritos locales.

También solicitan respetar su derecho a proponer en los 4 municipios donde son gobierno, la posibilidad de encabezar la planilla en Pueblo Nuevo y Tierra Blanca donde ni PAN ni PRD gobiernan pero el sol azteca es segunda fuerza.

Adicionalmente, en su análisis hay 14 municipios donde gobierna PRI, Verde y un independiente en los que el sol azteca pide un criterio de inclusión para escoger los mejores candidatos de acuerdo al comportamiento electoral de los últimos tiempos y, finalmente, la cereza del pastel: un tratamiento especial a la capital del estado en donde se considerarían perfiles ciudadanos propuestos por ambos partidos para que encabezan la planilla.

Mientras tanto, el PAN, al ver que MC se pone caro, exploran la posibilidad de sumar a Nueva Alianza en la coalición estatal aprovechando las buenas migas con el partido del magisterio.

Si esto se concreta, la boleta estatal sería distinta a la nacional. MC todavía aspira a dar alguna sorpresa antes del cierre del período para coaliciones. Es temporada de ilusiones.