Pólvora e infiernitos

0
COMPARTIR

LA DENUNCIA POR LOS DINEROS EN MORENA:SÁLVESE QUIEN PUEDA

LES HABLAN. Más vale que el exdiputado de Morena, David Alejandro Landeros, y su excuerpo de asesores se consigan un buen abogado porque lo va a necesitar ahora que el contralor interno del Poder Legislativo, Rafael García Ríos, concluyó la investigación sobre el manejo de los dineros de la representación parlamentaria de ese partido.

EN DOBLE VÍA. Existe la presunción, no sólo de faltas administrativas, sino de comisión de delitos que ameritan denuncia penal que se presentará hoy ante el Ministerio Público por el manejo indebido de recursos y la presunta falsificación de documentos.

LAS CONSECUENCIAS. El fuego amigo que derivó en un auténtico lodazal para este partido no resultó anecdótico pues podría terminar con alguien o algunos en serios problemas legales.

Publicidad

LA REFERENCIA. El problema para Landeros es que cualquier coordinador de fracción o representación parlamentaria en Guanajuato es el responsable de las partidas que gastan en su grupo.

FUEGO AMIGO. Tendrá que responder ante el Ministerio Público y desnudar qué fue lo que pasó tras el escándalo de la filtración de audios en los que un David Landeros denuncia los manejos poco claros de los dineros en Morena.

¿ENTREGUISMO POR NADA? Mucho se habló que el PAN tenía a este diputado bien apergollado porque pesaba sobre su espalda la posibilidad de una denuncia penal. Y todo pasó, el legislador se plegó durante los últimos meses a los intereses de Acción Nacional y ahora tendrá que enfrentar en los tribunales las acusaciones sobre los dineros en Morena.

¿Habrá alguna alma caritativa del PAN-Gobierno que le salve el pellejo?

LA NUEVA DELEGADA ‘PANISTA’ Y LA REBELIÓN TUITERA

AL ABORDAJE. Contrario a la tradicional disciplina que los distingue, algunos priistas se rebelaron, por lo menos en Twitter, en contra de la inexplicable designación de Norma Angélica Aguilar Aceves, exdirectora de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Secretaría de Finanzas, como nueva delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Guanajuato.

ARTILLERÍA. “La nueva delegada de SRE en Guanajuato fue parte de una red de corruptelas del gobierno de Guanajuato. ¿Qué acaso no lo sabía Luis Videgaray?”, tuiteó Clemente Villalpando quien alguna vez fuera delegado de Migración en el estado.

MENSAJE. “Señor Javier Aguirre (delegado de la Segob), con todo respeto usted nos podría dar mucho más luz sobre ese nombramiento”, repuso el exdirigente del priismo leonés José Pedroza y actual miembro del Comité Estatal.

COLOFÓN. “Abundando, increíble que existiendo tan buenos elementos en el priismo local, se tengan delegaciones acéfalas. Tenemos líderes de pacotilla”, terció el exregidor leonés Alejandro Kornhauser.

VA DE NUEZ. Por supuesto, Javier Aguirre no respondió nada en Twitter sobre el cuestionamiento. Pero sus correligionarios tenían razón. Que en la lógica del cierre de sexenio, envíen a una panista como delegada sí parece una ofensa para el priismo local  que tiene que apechugar con la receta de siempre: agua y ajo.

RECUERDOS. Y más si esa exfuncionaria ligada a un gobierno azul que ahora regresa por la puerta grande salió en medio del escándalo de la compra a sobreprecio de material en el sector salud en el terruño hace ya cuatro años.

LA PERMUTA INCONFESABLE: PATALEOS Y AUSENCIAS

AUSENCIAS. A propósito de priistas, los dos regidores barbaristas del Ayuntamiento, Salvador Ramírez Argote y Norma López Zúñiga de León, se echaron la pinta ayer y no asistieron a la sesión de cabildo.

MOTIVOS. El primero andaba en Toluca y la segunda en Zapopan en las mesas de discusión rumbo a la asamblea priista de este fin de semana.

Te podría interesar:  Pólvora e Infiernitos

PATALEOS. Esto lo aprovecharon algunos ediles para tundirle al empresario y a las anteriores administraciones, por el cambalache desigual de predios para recuperar el que ganó en un litigio Óscar Eduardo Ramírez López.

DE SU RONCO PECHO. Ana María Carpio y Jesús Vázquez García criticaron sin mencionarlo al empresario Óscar Eduardo Ramírez. “Hay quienes no deberían vivir en esta ciudad”, dijo la empresaria mientras que Vázquez espetó: “son ruines y miserables quienes sólo buscan el dinero”.

EL PARTICULAR GANÓN. Lo cierto es que ambos tenían en sus manos y en su conciencia, votar en contra del arreglo que implica entregarle a Ramírez un predio de 30 mil metros cuadrados a cambio de uno de 9 mil metros a través de un “avalúo social” que sirvió para justificar lo que parece un mal arreglo o de plano un robo en despoblado.

LA MULA NO ERA ARISCA. “Haiga sido como haiga sido”, Óscar Ramírez se salió con la suya y más vale que no crean mucho eso de que se desiste de más denuncias. Es más, que nadie diga que el pleito del Metropolitano ya está arreglado hasta que no entregue los terrenos.

NI MODO.  Lo que es un hecho es que los priistas Ramírez Argote y López Zúñiga dejaron libre la plaza y no supimos nunca qué pensaban al respecto. De manera particular, Ramírez Argote se perdió varias sesiones del Comité de Adquisiciones. Cada quien sus prioridades y sus irresponsabilidades.

LA DEL ESTRIBO…

El gobernador Miguel Márquez anunció ayer en Salamanca el cierre definitivo de la Ciudad de los Niños, el albergue operado por el sacerdote Pedro Gutiérrez Farías.

Dice el mandatario estatal que el DIF trabajó bien que no hubo omisiones y que los menores regresarán a sus lugares de origen. Dijo que no hay hasta el momento evidencia de abusos a los menores aunque las autoridades proseguirán con la investigación.

Pero todo con pincitas, sin estridencias. El albergue ya no abrirá más. Pero que todo quede en el simple y cierre como el dicho aquel de aquí se rompió una taza y cada quien para su casa, como si hubiese sido una simple anécdota, no cuadra. No hay el “caiga quien caiga”. Cuando Márquez es implacable lo deja claro y cuando es ampliamente tolerante, también.

ALEJANDRO ARIAS, EL ETERNO MALQUERIDO EN EL PRI

Hay pugnas en el PRI que parecían irreconciliables y para sorpresa de muchos no lo fueron. Casi todas son protagonizadas por el mismo personaje: Alejandro Arias Ávila, exdirigente del Movimiento Territorial del tricolor. Su pleito con Miguel Ángel Chico ya quedó atrás. El de éste frente a Yulma Rocha, también.

Los tres pertenecen ahora a la misma corriente interna del tricolor. Los une su rechazo hacia el senador Gerardo Sánchez García. Sin embargo, de los tres, el único que permanece vetado por el grupo dominante en el tricolor guanajuatense es Arias Ávila.

El ahora delegado de Fifonafe fue el único de los priistas más conocidos que quedó fuera de la planilla de unidad que se pactó el pasado fin de semana en la capital del país en la sede del PRI.

Las razones de fondo del porqué el también exregidor sigue siendo malquerido por la dirigencia que encabeza Santiago García López las podemos encontrar en un episodio ocurrido justo hace dos años cuando el propio dirigente estatal del PRI se lanzó en contra de Arias Ávila, quien había cuestionado severamente las decisiones de la dirigencia estatal para elegir candidatos.

Te podría interesar:  Pólvora e Infiernitos

“Arias vendió Dolores, vendió San Miguel de Allende, vende información al PAN, vendió la elección de Querétaro como representante del Comité Ejecutivo Nacional”, dijo Santiago García quien estuvo acompañado de su brazo derecho, José Huerta Aboytes.

El presidente del Comité Directivo Estatal del PRI aseguró que contrario a lo señalado por Alejandro Arias, las finanzas del partido se han manejado con pulcritud durante la actual dirigencia estatal.

“Yo me acuerdo ver salir a Arias con costales de dinero de los militantes del partido con el pretexto de encuestas, cuando era dirigente Wintilo (Vega), pero eso analícenlo y júzguelo”.

Incluso acusaron que Alejandro Arias no devolvió un vehículo compacto propiedad de la dirigencia estatal del PRI. Y hasta la fecha no se las han perdonado al exregidor que ha sido tan crítico con la dirigencia estatal tricolor como la propia Yulma Rocha o el mismo Miguel Ángel Chico.

Pero con Arias Ávila, han sido implacables y todas las puertas le han cerrado. Justo ahora que lo dejaron fuera, tuiteó que si su sacrificio servía para emparejar la cancha, lo asumía sin bronca.

GUZMÁN ACOSTA Y MOVIMIENTO CIUDADANO: CASUALIDADES Y FUTURISMOS

Es tiempo de especulaciones y futurismos. De encuentros furtivos y mensajes cifrados. Ayer en la red social Twitter subieron esta foto en la que se aprecia en una reunión en algún café de la ciudad al dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, Eduardo Ramírez Pérez, con el panista Juan Antonio Guzmán Acosta.

Este último, que recién renunció a su participación en el Comité de Adquisiciones pero que mantiene la presidencia del Consejo de Mejora Regulatoria, tiene credencial de militante blanquiazul.

Vive en León pero es paisano del gobernador Miguel Márquez. Que se sepa, no ha dicho que le interesa una candidatura. Su perfil crítico en el Comité de Adquisiciones le dio reflectores como un contrapeso al cabildo disfuncional del alcalde leonés Héctor López Santillana.

Vino después la polémica por su participación como contratista del Municipio en el proceso de reposición de las luminarias de la ciudad que, literalmente, lo orilló a dejar el Comité. En el congestionadísimo mar de ambiciones que es el PAN, no es fácil colarse a una candidatura con posibilidades si no se llega con padrinazgos fuertes.

No sabemos si Guzmán Acosta los tenga. La foto con Ramírez Pérez, hijo del dueño de la franquicia de Movimiento Ciudadano, Eduardo Ramírez Granja, puede no significar nada. Consultados ambos por separado, dicen que fue una plática de cuates. Que se conocen hace mucho tiempo y que aún no llega el tiempo de las definiciones políticas.

Movimiento Ciudadano, como cualquier partido de la chiquillada política, precisa de este tipo de personajes para abrir brecha aunque en los últimos dos años, este instituto ha perdido sustancialmente combatividad.

En el Congreso, Ramírez Granja no es contrapeso del PAN y en León sus refuerzos experredistas (Rodrigo González y Ariel Rodríguez) se han diluido como críticos del status quo panista.

Ahora que cualquiera que llegue a MC Guanajuato debe saber que hay que hacer mucha talacha porque la expectativa de cargos debe ser moderada y según la experiencia de los últimos tres comicios, la candidatura a una plurinominal local se queda en familia.