Pólvora e infiernitos

0
COMPARTIR

ÓSCAR FLORES: LO MÍO ES MÍO… SIN NINGUNA PENA

ALMA DE LA CARIDAD.  El empresario Óscar Flores Pérez tiene ninguna duda de que su actuar frente a la autoridad es el correcto, que no es un empresario que no cumple su palabra, ni que saca ventaja de una situación y aprovechar las circunstancias en su favor.

QUE SÍ… En reiteradas ocasiones y entrevistas, a un servidor y a otros reporteros, refrendó su compromiso asumido de palabra ante la administración de Bárbara Botello de donar predios de su propiedad que suman más de 6 hectáreas y por los que atraviesa el bulevar Las Joyas.

PRUEBAS… Ahí están las hemerotecas y ayer Flores Pérez justifica que sólo haya entregado la parte correspondiente a dos carriles de cada lado y se queda en propiedad con el camellón, otro carril, cruces y banquetas.

Publicidad

BALANCE. El Municipio ya hizo una vialidad que costó varios cientos de millones de pesos. El Parque Industrial que se construyó en esa zona y que fue una de las obras emblemáticas de la anterior administración ha significado un ganar-ganar para él.

ABISMAL. Es cierto que facilitar los predios que ya soltó, digámoslo así, tiene un valor pero que no es comparable con los beneficios que han recibido las casi mil hectáreas que son de su propiedad en la zona que hace 15 años valían muy poco y hoy, con el desarrollo de tipo industrial en la zona y las vialidades han adquirido una plusvalía exorbitante.

CUESTA ARRIBA. Todavía se recuerda hace 15 años en alguna administración panista, un criticadísimo proyecto inmobiliario suyo que emprendió y sólo cosechó críticas sociales porque iba a desarrollar casas en el cerro. Llevar infraestructura costaría una fortuna y era un despropósito que la autoridad pensara en urbanizar aquella zona.

DE BAJADITA. Hoy, Óscar Flores tiene todo. Sus terrenos valen más y tiene a la autoridad en un puño. Cuando él quiera y bajo las condiciones que él quiera, entregará lo que se había comprometido de palabra. El problema de origen es de quienes no le obligaron a firmar un documento.

LE VALE. Porque eso sí, todo lo hace con convicción. Ayer se apersonó en primera fila en el evento que encabezó el secretario de Gobernación y el director de Infonavit, David Penchyna. Varias empresas fueron reconocidas por la paraestatal. No existía la categoría, pero sin discusión, él se hubiese ganado el premio ‘sin tantita pena’.

LÓPEZ SANTILLANA Y LOS EMPRESARIOS: ¿UN GRUPO DE ÉLITE CONTRA LOS MALOSOS?

UNA MÁS. Ayer, se reunieron el alcalde de León, Héctor López Santillana, y su secretario de Seguridad con empresarios integrantes de la plana mayor de los organismos empresariales de esta ciudad.

JUNTITOS. Algo pocas veces visto, porque estaban lo mismo de Concamin que del Consejo Coordinador Empresarial, otrora irreconciliables. El tema fue, obviamente, el delicado momento que se atraviesa en esta ciudad en lo particular en homicidios dolosos con cifras que han roto todo tipo de récords negativos.

EQUIVALENTE. Uno de los empresarios de plano planteó al edil leonés la posibilidad de que los industriales locales hicieran “una vaquita” para aportar en el financiamiento de un grupo de seguridad de élite del tipo de los que se conformó en los momentos álgidos de inseguridad en San Pedro Garza García en Nuevo León.

LIMITADOS. Y es que los empresarios y las autoridades entre líneas lamentaron que pese a los esfuerzos, las decenas de reuniones y las voluntades que se expresan en los discursos, la coordinación de los tres niveles de gobierno no puede hacerse efectiva.

DIRECTOS. De hecho, el presidente del CCE leonés, Gustavo Guraieb Ranth, siempre uno de los más críticos del gremio, lamentó que esta coordinación no se pueda consolidar en buena medida por la falta de colaboración de las autoridades federales.

COMPLEJO. Un asunto a todas luces preocupante porque en la reunión se habló de las implicaciones que tiene para una ciudad como León que grupos del crimen organizado se disputen la plaza y el reto que esto representa para la autoridad.

LA DEL ESTRIBO…

Ya Morena presentó denuncias en el ámbito electoral y en la PGR. El PRI hace ratito que tiene la suya en el IEEG y ahora le toca el turno al Partido Verde que hoy convoca a una procesión de impugnaciones que presentará primero ante la autoridad estatal en lo electoral y luego ante el INE y posteriormente ante la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas.

Todos son recursos en contra de presuntas irregularidades cometidas por el ahora exsecretario de Desarrollo Social y Humano, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Ya está todo el panorama claro. No es de esperar que ningún otro partido presente recurso alguno. El PRD del ala ‘chuchista’ parece que ahorita no quiere impacientar al PAN porque andan de manita sudada con la posibilidad del Frente Amplio y partidos como el Movimiento Ciudadano hace rato que, de facto, renunciaron a su perfil de contrapeso político.

DE TORRES ORIGEL A TORRES GRACIANO: LA REBELDÍA A LA TERCERA POTENCIA

En su tiempo, hace 6 ó 7 años, el entonces dirigente estatal del PAN, Fernando Torres Graciano, se cansó de regañar al entonces senador Ricardo Torres Origel (qepd) por su constante beligerancia y sus interminables críticas a las prácticas clientelares, el dedazo y el corporativismo del que adolecía Acción Nacional en la contienda interna para elegir candidato a gobernador.

Hace exactamente 7 años, por ejemplo, Torres Origel llamaba a Juan Manuel Oliva a hacer autocrítica sobre el asunto de la inseguridad. Ni de lejos se percibía el entorno preocupante que hoy se respira en Guanajuato. Lo inquietante en aquella época estaba en las decisiones que tomaba Oliva.

El entonces mandatario estatal supeditaba las estrategias contra el crimen a las ocurrencias y la voluntad del secretario de Gobierno, Gerardo Mosqueda Martínez, quien llevó al cargo a un ilustre incompetente como Baltazar Vilches Hinojosa.

Torres Origel, que no se guardaba nada, le tundía un día sí y otro también a Oliva, ya sea por sus políticas de gobierno más vulnerables como por su intervención directa para favorecer a Miguel Márquez en la carrera interna por la gubernatura. “Este no es el PRI”, dijo en varias oportunidades.

Y Torres Graciano, institucional, trataba de atemperar los obuses que lanzaba su compadre y amigo.

Pero, oh paradojas del destino, nunca Torres Origel lanzó una crítica tan ácida y cruda como la que hizo Torres Graciano después de la publicación en un diario local del presunto desvío de recursos a favor de la imagen de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Nunca comparó con los gobernantes más desprestigiados del PRI de la época ni dijo que el mandatario no pasaba la prueba de la transparencia. Torres Graciano sí lo ha hecho ahora y en aquel entonces no encontraba la forma de bajarle los decibeles a Torres Orige.

Hace 7 años estaba de pararrayos a las críticas a Juan Manuel Oliva. Hoy es el artífice de esos cuestionamientos. El rebelde que se lanza desde la tercera cuerda sin red de protección. El kamikaze que le pone pimienta a una incipiente batalla.

No sabemos si Fernando Torres Graciano llegará hasta el final, lo que sí es un hecho es que ya superó en beligerancia y adjetivos a Torres  Origel.

LA VISITA DE OSORIO CHONG: LAS CIFRAS ALEGRES DE VIVIENDA Y EL SILENCIO EN SEGURIDAD

El horno no está para bollos. Ayer no hubo cascarita ni entrevistas ni mayor alharaca con el gobierno del estado. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó un acto de firma de convenio de colaboración con Infonavit y gobierno del estado, despachó su discursó, se tomó decenas de fotos, selfies, saludó a la burocracia priista de las delegaciones federales y a otra cosa.

No hubo declaraciones a la prensa ni pronunciamientos de otro tipo ni nada de nada más. Ni él ni los funcionarios locales, los mismos que le acompañaron hace un año, el 3 de agosto de 2016 en San Pedro de los Hernández en la inauguración de un centro de atención a las adicciones, recordaron el compromiso que asumió hace un año de regresar a León a caminar por sus calles y echar a andar el proyecto Ruta Segura.

Y seguramente tanto el gobernador Miguel Márquez como el alcalde Héctor López Santillana recordaron muy bien aquella promesa pero no era políticamente correcto hacer alusión a ello en el evento de ayer. Ahora el tema era la vivienda, el buen desempeño económico que ha tenido Guanajuato, el crecimiento en materia de empleo que le permite ubicarse como el cuarto estado con más créditos en todo el país.

Pero sí hubo quienes recordaron ese compromiso a las autoridades federales y le entregaron un nuevo expediente de inquietudes y planteamientos. El Observatorio Ciudadano a través de su presidente Luis Alberto Ramos le hizo llegar al funcionario federal un resumen ejecutivo de las acciones que ha echado a andar el OCL junto con la Mesa Ciudadana de Seguridad y Justicia.

Los 20 millones de pesos que se administran para la capacitación de cuerpos policiacos y los esfuerzos para combatir la inseguridad. La inquietud ahí quedó en medio de los folders de peticiones que recibe un funcionario a diario y que ni siquiera se sabe, su revisará en algún momento.

Hace un año, se habló, por supuesto, de la estrategia para combatir los homicidios dolosos, apartado en el que tres municipios guanajuatenses se ubican entre los 50 más peligrosos y que de manera particular en León se ha visto agudizado.

Pero lo dicho. Ni para la Federación, ni para el Estado, ni para el municipio anfitrión León, resultaba oportuno tratar públicamente este tema ayer. Ninguno de los tres tiene buenas noticias que dar y tampoco se trataba de dar puras malas nuevas.