Pólvora e infiernitos

ADIÓS A LOS BRAVOS… Y 26 MILLONES DEL ERARIO A LA BASURA DOBLE

EFECTO. Más allá de la decepción de sus aficionados, el anuncio de ayer que confirma lo que algunos temían: el adiós del equipo de beisbol Bravos de León a la plaza guanajuatense, pega directamente en las arcas públicas del gobierno leonés.

DINERO POR NADA. Porque ahora resulta que una de las famosas 400 obras que ejecutó el gobierno de Héctor López Santillana se va, si no al cesto de la basura, por lo menos a la galería de los excesos del presupuesto público para un proyecto que no tendrá continuidad.

BANDERAZO. Con toda la parafernalia del mundo, en abril del año pasado, López Santillana anunciaba una inversión de 26 millones de pesos en la remodelación del estadio Domingo Santana, casa de los Bravos, que no era una simple aportación para un equipo de beisbol.

ROLLO. Según el edil leonés, era una obra que buscaba fortalecer el deporte para alejar a los leoneses de los vicios, las drogas y la delincuencia, haciendo de esto una política de prevención.

CIFRAS.  Podría decir cómo se mide el efecto positivo de una inversión nada desdeñable: el gobierno municipal destinó 18 millones de pesos y el gobierno estatal aportó 8 millones.

EN CONCRETO… Las acciones:  mejora de los vestidores, baños, colocación de luminarias LED, reflectores en estructura de velaria, campo de juego, butacas, concesiones, techado de gradas, cisterna, instalación eléctrica, hidráulica, contra incendios, sanitaria y pluvial, remodelación bajo gradas y obras exteriores.

MÁS LES VALE. Y claro, el gobierno municipal algo saldrá a decir para tapar el agujero. Lo cierto es que esa inversión sólo hace lógica con un equipo profesional. El gobierno leonés no procuró alguna garantía de que el equipo duraría por lo menos 3 ó 4 años aquí.

SIN MÁS. La empresa que sostenía al equipo tuvo demasiados problemas económicos y lanzó la toalla.

EN POCAS PALABRAS. No debe ser un asunto menor. Con lo limitado del presupuesto de inversión, se deben asegurar todos los candados para asegurar que cada peso que se invierta tendrá un impacto efectivo y duradero. ¿A quién le acreditamos ese resbalón?

POLVOS DE AQUELLOS LODOS: LA DENUNCIA VS. SHEFFIELD

UNA MÁS. Mientras espera su nombramiento como director de Profeco, el excandidato a la gubernatura de Juntos Haremos Historia ya tiene una ocupación extra: defenderse de denuncias ante tribunales que son polvos de los lodos de la campaña.

EL HECHO. Una de sus acusaciones más recordadas fue la familia feliz, el señalamiento de los parientes del ahora gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo que trabajan en la nómina estatal. Sheffield apareció un día en rueda de prensa para citar una laaaaarga lista de personajes, presuntos parientes de Rodríguez Vallejo que trabajaban o laboran todavía en la administración estatal.

RESPUESTA. La campaña del entonces candidato panista salió a desmentir algunos de los nombres de los que ahí se incluyeron porque, o no trabajaban en el gobierno o no eran sus parientes.

CLAVE. Enrique Rodríguez Moctezuma, está en este último bloque pero no se quedó en la inconformidad verbal y pasó a la legal.

REVIRE. El propio Sheffield lo dio a conocer en un video publicado en su cuenta de Facebook que fue grabado sobre Paseo de la Reforma en la capital del país.

LOS PAPELES. El expanista habló del grueso expediente C345/2018 radicado en el Juzgado IV civil, con sede en León, en el que el demandante alega daño psicológico porque lo acusaron falsamente de ser el tío del ahora gobernador y eso ha dañado su imagen.

DIRECTO. “Él dice que le tengo que pagar el tratamiento psiquiátrico y psicológico porque el que yo lo haya citado como tío del actual gobernador de Guanajuato le ha creado grandes problemas y conflictos y él dice claramente aquí que no quiere ser relacionado con personas deshonestas”, relata el también exalcalde de León.

SU ESTILACHO. “Ridícula”, es como califica Sheffield a la demanda que lo traerá entretenido un rato.

LA DEL ESTRIBO…

A propósito de jerarcas empresariales en León, ayer se reunieron a comer en un restorán leonés, después de 19 años, los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial 1999-2000.

Capitaneados por el mismo que hoy lidera, José Arturo Sánchez Castellanos, los que acudieron son: Vicente Lahud de la desaparecida (Anacu); Luis Marmolejo de Cicur; David González de la CICEG y Luis Fernando Velázquez (Canaco); también estaban Alberto Romero de Canacintra; Alejandro Alaniz de Anpic y Antonio Morfín de Coparmex.

Algunos ya se retiraron de la grilla empresarial (Marmolejo, Lahud, Velázquez y Alberto Romero). ‘Toño’ Morfín fue integrante del Comité Ciudadano Anticorrupción mientras que Alejandro Alaniz fue regidor titular en el trienio pasado mientras que David González fue suplente.

18 años después, la muestra de que casi son los mismos de siempre.

LA TRAUMÁTICA CAÍDA DE ‘GINA’ MORFÍN

Como auténtico chivo expiatorio, la entonces directora de Desarrollo Urbano de León, Georgina Morfín, tuvo que renunciar a su cargo en el trienio del alcalde Ricardo Sheffield en medio de la polémica por la apertura de un casino.

Marcado por una declaración tronante en campaña en la que dijo que había una cloaca en esa dependencia que provocó el rechazo de su partido pues equivalía a admitir que había corrupción en los gobiernos panistas, Sheffield tenía que ser cuidadoso de lo que ocurriera en ese tema.

Morfín renunciaba justo cuando la Contraloría municipal que dirigía el barbarista José Cruz Hernández Moreno se aprestaba a iniciarle un procedimiento de sanción por la forma en que autorizó algunos trámites para la instalación del Casino Grand.

Todo el escándalo se originó a partir de publicaciones mediáticas respecto al tema de los casinos. Se habló de los vínculos de los hermanos Villarreal (Luis Alberto y Ricardo, actual alcalde de San Miguel de Allende) con su operación.

En algún momento, la directora de Desarrollo Urbano declaró que ese casino era el único que cumplía con la normatividad vigente en esta ciudad. Al edil leonés no le gustó mucho ese pronunciamiento y aclaró que durante su gestión no se había aprobado la instalación de un solo centro de apuestas y que Morfín se había equivocado al decir lo que dijo del casino Grand.

Lo más llamativo fue que a contrapelo de lo dicho por Sheffield, el presidente de la comisión edilicia de Desarrollo Urbano, Braulio Monreal, mantuvo siempre una postura solidaria con la titular de esa dependencia.

Hace unas semanas, ese casino volvió a ser noticia pues se habló de la inminente reapertura pese a la clausura de Desarrollo Urbano.

El Grand cerró sus puertas en 2014 después de múltiples intentos de obtener sin éxito un permiso de la autoridad municipal para operar como casino; durante más de 15 años funcionó únicamente con autorización de restaurant bar.

Lo interesante es que hay toda una historia por la gestación de este negocio en el que se citó a personajes protagonistas, de ayer y hoy de la política.

Ricardo Villarreal, actual diputado federal, siempre negó vínculos con el Grupo Win, operador de ese casino. En 2013, en una entrevista con MVS, Talía Vázquez Alatorre, hermana de Antares Vázquez, senadora actual por Morena, recordó que ella fue representante legal de Jaguar Entertainment y que habría firmado con Grupo Win, un contrato para operar un casino en esta entidad.

LA FISCALÍA GENERAL QUE VIENE: PURA INCERTIDUMBRE

Encomiable el esfuerzo de agrupaciones civiles aglutinadas en torno al Colectivo ‘Por una Fiscalía que sirva’ en Guanajuato que ayer fueron al Congreso local a platicar con los diputados integrantes de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales para dejarle su cartita a los Reyes Magos.

Pero, la mera verdad, será muy complicado que puedan lograr su objetivo de lograr, ya no digamos una Fiscalía autónoma, sino que cambien el sentido de los designios del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo quien está resuelto a mantener a Carlos Zamarripa contra viento y marea.

Una de las peticiones es desatar el proceso de creación de la Fiscalía General de Guanajuato del federal. Una apuesta que no es alcanzable. Para empezar, en el calendario legislativo que ha trazado el Congreso Federal se señala que a más tardar el próximo 20 de noviembre estará lista la reforma que crea la Fiscalía General.

Ese será el punto de quiebre para que en Guanajuato se dé la voz de arranque y se cree también la Fiscalía General. Pero tendrán que transcurrir 30 días a partir de que se apruebe la Fiscalía Federal para que en Guanajuato pueda consumarse el mismo proceso. Así viene la ley.

Si la Ley que crea la Fiscalía Federal se aprueba el 20 o cualquier otro día de noviembre, no hay problema, el Congreso local podrá sesionar en los últimos días de diciembre para hacer el equivalente local. Pero si los diputados federales no pueden aprobarlo en esas fechas y lo hacen hasta diciembre, entonces el Congreso local tendría que aguardar y convocar a una sesión extraordinaria a principios de enero de 2019.

Por eso hay que seguir con reservas aquello de que quedan suspendidas las comisiones legislativas en el Congreso local para concentrar toda la atención en las leyes de Ingresos. Por lo menos, las que tienen que ver con la Fiscalía General van a tener que activarse porque, una vez, cumplidos los tiempos en lo federal, en lo local será inevitable.

Lo que no se va a discutir en este período ordinario es el tema de la terna. Pero será inevitable que la polémica se asome en el estado. La mejor noticia para el gobierno de Rodríguez Vallejo, paradójicamente será que en lo federal, se ignoren las voces de agrupaciones civiles que abogan por un Fiscal autónomo.

La oposición ingresó iniciativas para eliminar el pase automático o para reducir de 9 a 6 años, la duración del titular del encargo. El PAN calienta en el círculo de espera para batear cuanta propuesta llegue a una Fiscalía que sirva. Ellos quieren su fiscal carnal.