Conecta con nosotros

Miguel Zacarías

Pólvora e infiernitos

DIEGO SINHUE: EL ESPALDARAZO DEL PAN…

Periodico Correo

Publicado

En

DIEGO SINHUE: EL ESPALDARAZO DEL PAN…

LA LÓGICA. No podía ser de otro modo. El Comité Ejecutivo Nacional del PAN, ofreció un espaldarazo al trabajo que “con valentía y determinación” realiza el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo en su combate a la delincuencia organizada en el estado.

A LA 4T. “Solicitamos al gobierno federal asumir su plena responsabilidad para enfrentar la delincuencia organizada con la coadyuvancia de las autoridades locales”, señaló el blanquiazul en un pronunciamiento a través de la comisión Permanente del consejo nacional panista.

EN PIE DE LUCHA. Un pronunciamiento que cierra la pinza en la resistencia que ha mostrado el gobierno estatal frente al embate federal que se agudizó la semana y que todavía tuvo algunos latigazos el fin de semana.

REALIDAD. Pero después de la tormenta, las aguas parecen calmarse aunque en algún momento volverán a agitarse porque francamente no se ve por dónde se pueda aminorar el nivel de violencia que se padece en un escenario en el que la lucha de dos grupos delincuenciales no cede.

EFECTOS. Paradójicamente, la zarandeada al fiscal Carlos Zamarripa pueda terminar por fortalecerlo bajo la lógica de que si no lo pueden tumbar desde allá, en lo local, menos. Lo que habrá que revisar es el saldo en las relaciones y coordinación de los entes de gobierno.

FACTOR. Particularmente en el caso del secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, a quien se le atribuye (y de hecho lo hizo patente en un encuentro con senadores en mayo pasado) una animadversión particular con el fiscal.

LOCAL. Y ojo, hay un personaje guanajuatense incrustado en el gobierno morenista, el procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla que ha sido también un detractor permanente de Zamarripa y que no pierde oportunidad para cuestionarlo.

A VER. Este tema es un buen pretexto para saber si simplemente Sheffield se monta en la campaña de cuestionamientos de la 4T en contra del Fiscal o si su presencia en las mañaneras lo ha llevado ha influir en ese perfil anti-Zamarripa.

FRENTE ABIERTO. Datos que nos sirven para identificar roles, pesos e influencias en este contexto porque, como es obvio, estamos solos ante una batalla de la guerra que dará mucho más de qué hablar.

… Y EL BAJÓN EN EL RANKING

A LA BAJA. No reporta buenas noticias, el ranking que difundió en los últimos días la empresa Consulta Mitofsky sobre el nivel de aprobación de los gobernadores y gobernadoras del país, para el mandatario guanajuatense.

NÚMEROS FRÍOS. Diego Sinhue Rodríguez Vallejo aparece en el bloque de calificación “media”, junto a ocho mandatarios que van del lugar 21 al 28. Diego Sinhue está en el lugar 25 con 37.5% y solo supera a su vecino de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras; a Jaime Rodríguez ‘El Bronco’ y al poblano Miguel Barbosa que está en ese mismo bloque.

También está por encima del mexiquense, Alfredo del Mazo, el veracruzano Cuitláhuac García y el colimense Ignacio Peralta.

BLANCO Y NEGRO. El peor de todos es el morelense exfutbolista, Cuauhtémoc Blanco que solo tiene 15.5% de aprobación. Por cierto, el mejor es Mauricio Vila de Yucatán con 66.3% de aprobación. Le siguen Quirino Ordaz de Sinaloa y Francisco Domínguez de Querétaro.

CALIFICACIONES. En la hoja particular de Rodríguez Vallejo llama la atención que a partir del inicio de la evaluación mensual en agosto de 2019, el mandatario estatal se mantuvo en los 10 primeros sitios.

DE LA GLORIA… Su mejor posición la ocupó en noviembre del año anterior cuando escaló al sexto lugar. Los otros meses estuvo entre octavo y noveno.

AL AVERNO. Sin embargo, en este ranking, el 2020 no ha sido nada favorable para él pues empezó en enero en el lugar 10; en febrero bajó al 11 y al siguiente bajó al 13; el siguiente bajó al 20 y ahora está en 25.

LA OTRA CARA. Es una de muchas encuestas; una perspectiva de su trabajo. En algún momento, el año pasado se presumió. Hoy, no hay razones.

LA DEL ESTRIBO…

A diferencia de la diputada priista María Guadalupe Moreno que aguantó hasta el final de la jornada la semana anterior para confirmar que era ella el primer caso de Covid-19 en la actual legislatura, ayer el de Nueva Alianza, Juan Elías Chávez, de inmediato admitió en su cuenta de Twitter que es el segundo en dar positivo de los legisladores.

Más tarde se sabría que otros tres miembros de su staff (uno ya había sido confirmado la semana anterior) también resultaron contagiados.

Frente a ese panorama, resulta sano el cierre del palacio legislativo por dos semanas como medida preventiva. Claro, siempre y cuando los empleados de este poder, respeten el confinamiento.

Si no lo hacen, el riesgo de contagio sólo se pospondrá.

LOS RESULTADOS DE LA NUEVA PLURALIDAD A DOS AÑOS

La alternancia y la pluralidad en el reparto de espacios de poder no ha sido sinónimo de progreso y mejores niveles de vida para los habitantes de nuestra entidad. Ejemplos hay muchos y con ello no se pretende desacreditar a la democracia. Es simple y sencillamente una descripción.

Hace un par de años, Salamanca y municipios circunvecinos se convertían en la zona geográfica donde se registraron triunfos de diversas fuerzas políticas.

La gran novedad en aquella jornada electoral era el triunfo de la expanista Beatriz Hernández Cruz en la alcaldía de Salamanca para terminar con la hegemonía y la soberbia panista que le negó la candidatura a quien fuera diputada en la anterior legislatura.

Antonio Arredondo, que había sido el candidato panista, merced del pacto que habían establecido el ahora gobernador Diego Sinhue Rodríguez y el alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, mordió el polvo estrepitosamente en esta localidad pero Justino Arriaga Rojas alcanzaba a rescatar el distrito federal luego de que los conteos iniciales lo ponían en ruta de descalabro.

El distrito que ganó Justino abarca además Juventino Rosas y Villagrán. Estos dos municipios son gobernados por dos alcaldes de partidos más afines al PAN: PRD y Nueva Alianza.

El edil de este último municipio, Juan Lara Mendoza cobra importancia peculiar porque es en ese municipio donde se asienta el Cartel Santa Rosa de Lima y en algún momento, en marzo del año pasado, se vinculó a familiares suyos con esa organización delictiva.

Lo cierto es que nada ocurrió con el presidente municipal desde el punto de vista legal y hoy está como si nada, mientras los últimos hechos demuestran que es un mito genial que ese territorio haya sido recuperado por el gobierno y que ya se pueda transitar por las calles de esa comunidad como si nada.

Y qué decir de Salamanca en donde la violencia sigue presente, no en los niveles demenciales de lo que padece Celaya pero lejos de la pacificación.

La alcaldesa ha sido “desplazada” como foco de atención mediática por su vecina Elvira Paniagua que no encuentra la salida, pero Hernández Cruz no está en un lecho de rosas y ha tenido que enfrentar la violencia criminal y decisiones propias en materia de transparencia y rendición de cuentas que la ponen en la misma tesitura de los prácticas que Morena tanto critica.

En suma, tenemos una zona calientita, impredecible de cara a lo que viene en el siguiente  proceso electoral. La alternancia no es la varita mágica para resolver problemas endémicos en la sociedad.

FIG Y FIC: ¿CONTRA VIENTO Y PANDEMIA?

Uno de los datos más llamativos en la cautela con la que autoridades locales se conducen en torno a la realización de eventos masivos para el cierre de este peculiar 2020, marcado por la pandemia por Covid-19, es que de distintas maneras, funcionarios estatales y federales recién ratificaron la celebración de los dos eventos que más público atraen al estado en octubre y noviembre.

Se trata del Festival Internacional Cervantino y del Festival Internacional del Globo. El primero que se desarrolla en octubre y el segundo a finales de noviembre en el Parque Metropolitano de León.

Sobre el primero, hay incluso una apuesta para extenderlo una semana más. Del segundo, la directora de Turismo del gobierno leonés, Gloria Magaly Cano, dijo que la pandemia obligará a tomar medidas sanitarias especiales pero no se dejará de hacer.

La semana pasada, el propio gobierno leonés dio a conocer la cancelación definitiva de la edición 2020 del Maratón de la ciudad que se celebra año con año a finales de septiembre. Lo hizo a más de dos meses de la fecha originalmente planeada.

Una decisión lógica porque ya se habían cancelado ediciones internacionales como el de Chicago que sería en octubre.

La pregunta es cómo se cancela un evento deportivo que reuniría a más de 5 mil corredores y se mantiene en pie uno cultural que se llevará a cabo unas tres semanas después.

Las autoridades locales estiran y estiran la liga tratando de aguantar al máximo y ver la posibilidad de realizar el FIC y el FIG.

Es evidente que a estas alturas lo que es un hecho es que, de realizarse no podrán congregar las multitudes que solían tener en ediciones anteriores.

Hacerlo con todo y restricciones sanitarias será todo un reto. La pregunta es si será negocio. Porque una cosa es mantenerlo en pie y otra que el público esté ávido de asistir. No se ha dicho la última palabra.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Miguel Zacarías

El secretario de Seguridad Pública federal, bajita la mano, reanuda hostilidades.

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Fuera del estado y en un penal federal es mayor la seguridad que se tiene respecto a la detención de esta persona. Los riesgos de su permanencia en el estado de Guanajuato evidenciaban los riesgos a su seguridad, toda vez que encontrándose en el estado en donde ha construido una red de complicidades era más fácil o hacía vulnerable su estancia en un penal además de mediana seguridad. El Cefereso del Altiplano garantiza mayores condiciones de seguridad”. Alfonso Durazo Montaño

El secretario de Seguridad Pública federal, bajita la mano, reanuda hostilidades.

A una semana de que se diera la captura de Antonio Yepez, la más importante en lo que va del sexenio de Andrés Manuel López Obrador de un líder criminal, tenemos que celebrar un hecho irrefutable: el avance de las instituciones en este trance.

Después de las recriminaciones mutuas que durante meses se recetaron el gobierno federal y el de Guanajuato por la responsabilidad en el incremento importante de la violencia y tropezones de ambos lados, se logró la captura en una acción conjunta del líder criminal más buscado en Guanajuato.

Se consiguió en una operación sin mayor derramamiento de sangre y que en la semana posterior, salvo algunos mensajes que conviene revisar, la institucionalidad se ha impuesto.

Los gobiernos de López Obrador y de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo se han mantenido en un nivel razonablemente equilibrado en las acciones y declaraciones posteriores a la detención.

El lado feliz y exactamente opuesto a las ridículas y rastreras posturas de panistas y morenistas que se enfrascan en una guerra que solo a ellos importa al acreditar el mérito de la detención al gobierno de su partido y culpar de todas las calamidades al de enfrente.

La autoridad ha resistido hasta ahora las tentaciones. La 4T quería tener desde el mismo domingo a ‘El Marro’ en un penal federal a juzgar por uno de los primeros tuits de Durazo y los mensajes tras bambalinas que se enviaron en los últimos días.

Por fin está recluido este fin de semana en el penal del Altiplano desde dónde se dará virtualmente, la audiencia del proceso que se le sigue en Guanajuato. ¿Por qué no se esperaron a que concluyera esa diligencia de forma presencial?

La respuesta la daría el propio Durazo quien dijo que la permanencia del presunto criminal en Guanajuato representaba ya un riesgo por el nivel de seguridad del penal de Puentecillas y la red de complicidades que había construido ‘El Marro’ en Guanajuato.

Un dardo envenenado para la autoridad local que podría representar en más de un sentido el retorno a las hostilidades. No podemos olvidar que Durazo fue uno de los más insistentes a lo largo de los últimos meses en la necesidad de relevar al fiscal general, Carlos Zamarripa.

Que en la última semana haya reinado la institucionalidad y se hayan dejado al margen las pugnas, no quiere decir que estas hayan terminado.

En un sector del radiopasillo morenista y de algunos medios nacionales, se mantiene la convicción de que con Yépez Ortiz declarando bajo custodia de la federación, podrían venir las acusaciones que desvelarían justamente esa red de complicidades de la que habla Durazo y que dejarían mal paradas o contra la pared a este o el anterior gobierno panista y al propio Fiscal guanajuatense.

Esa, será una de las pistas que más morbo levanten en los meses por venir. Podríamos decir que los detractores de Carlos Zamarripa en la 4T se juegan ahí su última carta.

El gobernador de Guanajuato y el propio Fiscal saben que inevitablemente llegaría este momento y ninguno ha arrojado la toalla. Esa es una definición importante y no es estoicismo. Creen que no hay nada que lo pueda hacer tambalear.

Todos los dichos del gobierno estatal sobre la detención se dieron a través de Twitter en la cuenta de la Fiscalía. No hubo posicionamiento mediático alguno ni del gobernador ni del Fiscal. ¿Es bueno? ¿Es malo? ¿Se evitan tropezones? ¿Se deja la cancha libre a la Federación?

Al final de cuentas, las circunstancias ponen a Guanajuato en el peor de los mundos en esta coyuntura frente a 4T y siendo uno de los estados más violentos.

En la mayoría de las revisiones que se hacen desde el ámbito nacional, para las cifras adversas siempre será el villano de la película en el escenario nacional porque no hubo cambios en la dupla de funcionarios por la seguridad, porque el problema se dejó crecer en combinación con el anterior gobierno federal, porque se trata de un cartel de influencia regional.

Y para los logros, puede quedar como el “acompañante”, el coadyuvante o el que no estorba. Uno de los argumentos: la resistencia del gobernador Diego Sinhue a participar en las reuniones mañaneras de seguridad hasta hace unas semanas. El Ejército fue el artífice de la detención y así se presume.

Guanajuato mantiene el reto de bajar la violencia, los homicidios dolosos, la guerra de grupos del crimen organizado aunque en la difusión de los logros, siempre será telonero y en la repartición de culpas, responsable original.

Y mire usted que en la Federación también tienen sus propios infiernos. La Fiscalía General de la República es un mundo aparte y no parece tener la mejor de las sintonías con la secretaría de Seguridad Federal.

Y sí, la 4T lucha contra sus propios postulados. Dijeron que la misión central no era capturar capos pero han cacareado la detención de “El Marro” hasta el cansancio. ¿Se vale? Claro que sí. Pero por enésima vez, al estilo de la Chimoltrufia. Dicen una cosa y hacen otra.

Que botana el comunicado de Jacobo Manríquez, consejero estatal priista que convoca a un consejo “extraordinario y urgente”.

“El avasallamiento, y la falta de honestidad y escrúpulo de su quehacer. Traen una línea trazada desde el CEN que es la de imponer a toda costa aun y en contra de la legalidad al CDE ‘oficial’ a fin de sus intereses y que estará no atento a defender los propósitos de la militancia, sino a los del grupo en el poder, que se está sometiendo a las órdenes del gobierno federal”.

Estos priistas sin memoria. Ni la burla perdonan.

LA REFINERÍA QUE NO PUDIERON NI CALDERÓN NI PEÑA

Hace 11 años, el gobierno de Felipe Calderón quería construir una refinería y puso a varios estados a competir por ella entre ellos a Hidalgo del poderoso gobernador de Hidalgo y operador peñista, Miguel Osorio Chong y a Guanajuato gobernado por Juan Manuel Oliva.

Guanajuato perdió esa carrera y la ganó Hidalgo. Así estaba predestinado. La idea se mantuvo con Enrique Peña y fracasó en toda la línea. Pocos decían que fuera un proyecto inviable.

Y hace exactamente 11 años se daba el fallo a favor de Tula, más que previsible por más que el gobierno de Oliva dio la batalla hasta el final.

A 11 años de distancia, como sólo ocurre en la política mexicana, la pugna fue infructuosa y estéril porque el gobierno federal anunció en 2015 ya con Peña en la Presidencia y Osorio Chong de secretario de Gobernación, la posposición por tiempo indefinido del proyecto que se había programado para Hidalgo. Es decir, su cancelación.

A Guanajuato tampoco le ha llegado su premio de consolación con la reconfiguración de la refinería de Salamanca, lanzado también por López Obrador.

“Hasta el momento, de la refinería Bicentenario en Hidalgo, sólo quedan la barda, una deuda de mil 500 millones de pesos y el olvido”, escribió en una publicación hace seis años la edición mexicana de la revista Forbes.

Hidalgo gastó mil 500 millones de pesos por tierras de una refinería en la que solo se colocó una barda que resultó la más cara de la historia.

En Guanajuato, el proyecto Xonotli que se diseñó en los terrenos que se adquirieron también resultó un fracaso con una deuda adicional de 11 millones de pesos reconocida por el secretario de Desarrollo Económico, Mauricio Usabiaga.

Los panistas y los priistas critican el proyecto de Dos Bocas porque saben perfectamente lo que es malgastar el dinero en tierras que a una década siguen sin tener una utilidad en Guanajuato. En efecto, critican el derroche porque ellos también tropezaron con esa piedra. Tienen memoria y experiencia pero no autoridad moral.

EL SEMAFORO NARANJA: REBELDES Y SILENCIOSOS

Las reacciones que han tenido los alcaldes de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal; y de Irapuato, Ricardo Ortiz, para establecer límites a la reapertura de negocios con la llegada del semáforo naranja en Guanajuato, confirma que, si bien, es el gobierno federal el que tiene el poder supremo para establecer medidas de restricción, los municipios pueden, si se lo proponen hacer valer su autoridad y su resistencia.

Pero sobre todo, no escudarse en una disciplina institucional o en los límites legales que se supone, tienen por ser la autoridad con menos atribuciones.

Los dos presidentes municipales pintaron su raya ante el alineamiento del gobierno estatal con la Federación y dejaron claro que los alcaldes no tienen por qué dejarse llevar con las inercias en la materia.

Al final, Villarreal y Ortiz han mantenido su consistencia en el discurso con medidas que han ido más allá de lo que dictan las autoridades. Y no sólo plantean sus propios límites sino que los argumentan y los hacen públicos.

En San Miguel de Allende, no habrá reapertura de cines ni de teatros, ni de actividades religiosas públicas y se mantienen los retenes para los visitantes que vayan al municipio que no pueden entrar si no llevan reservación.

Durante mayo, junio y una parte de julio, sin llegar a acciones espectaculares, el alcalde de León, Héctor López Santillana, también trató de mantener una actitud más restrictiva y de hecho mantiene operativos para los bailes sonideros, antros y acciones que no respetaran la sana distancia.

Pero ante el anuncio del semáforo naranja, no hizo gestos y simplemente se calló.

León sigue registrando una alta tasa de contagios, está en tercer lugar en casos activos en el país, es la ciudad del corredor industrial con la más alta tasa de casos activos por cada 100 mil habitantes y el secretario de Salud, Daniel Díaz, ha dicho que por ser una ciudad con gran dinámica está particularmente expuesta a brotes o rebrotes. Pero esta semana, López Santillana no se rebeló y acató el semáforo tal cual.

El Arzobispado de León emitió su protocolo para la reapertura de servicios religiosos. Llama la atención que no incluye en su catálogo, la palabra “prohibir” sino pedir a la feligresía aceptar los lineamientos.

Por ejemplo pide no vayan a templos niños y personas vulnerables. Es sabido que quienes más acuden a servicios religiosos son los adultos mayores, población por definición, vulnerable al Covid-19.

En palabras del secretario de Salud, Daniel Díaz, saben hasta dónde pueden estirar la liga. En un par de semanas sabremos si realmente todo estuvo fríamente calculado.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

DANIEL DIAZ Y LA JUSTIFICACION DEL NARANJA

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

DANIEL DIAZ Y LA JUSTIFICACION DEL NARANJA

OTRO TONO. Ayer, la Secretaría de Salud convocó a una conferencia de prensa, la ya acostumbrada de los jueves que tuvo un cariz totalmente distinto al de las semanas anteriores.

LA DEFENSA. “Sabemos hasta donde estirar la liga”, dijo ayer el secretario Daniel Alberto Díaz al final de la rueda de prensa, luego de la metralla de preguntas naturales sobre las motivaciones para cambiar súbitamente el color de semáforo en el terruño.

DATOS. Díaz Martínez hablaba de la disponibilidad hospitalaria en el estado, de camas en lo general y en los ventiladores. Que todo lo tenían fríamente calculado a partir de las mismas proyecciones de Conacyt y Cimat en dos factores.

SUBE Y BAJA. Por un lado, la proyección de contagios se ha superado con amplitud como lo hemos registrado aquí en varios momentos pero al mismo tiempo, las proyecciones de ocupación hospitalaria han quedado por debajo de lo estipulado.

ARRIBA. Ojo, el eje del discurso ayer fue el buen desempeño que ha tenido esta variable de la ocupación hospitalaria que, en efecto lleva al menos tres semanas estacionada debajo del 60% en camas generales y de entre el 15 y el 20%. Otro dato positivo fue que la tasa de contagio había bajado de tres a uno. Hace unas semanas, una persona tenía capacidad de contagiar a tres y esas tres a otras tres.

ABAJO. En contraparte, la autoridad estatal reconoció que la tendencia ligeramente al alza en muertes es una variable.

BALANCE. En suma, casos nuevos en color rojo; disminución de muertes y ventiladores ocupados en color amarillo y nivel óptimo en la capacidad de camas de hospital, lanzan al gobierno de Guanajuato a optar por ese llamado “semáforo de transición”.

QUE NO. Anteayer, en la vespertina la secretaría de Salud federal colocó a Guanajuato junto a Baja California Sur, Hidalgo, Nayarit, Sonora y Yucatán como los estados en donde la pandemia se encontraba en fase ascendente aunque ayer la secretaría de Salud del estado refirió que el desfase de los datos era de una semana y los datos actualizados del estado ofrecían un panorama mejor pero no para echar las campanas al vuelo.

QUE SÍ. El gobierno estatal exhibió ayer sus razones pero el cambio de discurso con respecto al jueves anterior es diametral. La semana anterior, cada dato que ofrecía el secretario Daniel Díaz era reforzado con la advertencia de que no es encontrábamos en fase ascendente. Nada que hubiese hecho presagiar ni el semáforo ni el discurso de ayer.

ADELANTE. Dice el secretario Daniel Díaz que faltaba trabajar la decisión del cambio de color del semáforo al interior del gabinete y llegar a un consenso. El principal convencido debe ser él porque a él y a centenares de médicos y enfermeras les toca estar en la primera línea de batalla en esta pandemia que no supera la fase crítica.

EL CIERRE. Aunque el consenso, a juzgar por el discurso de Luis Alberto Villarreal, debió darse en la mesa de los que van a aplicar y a sufrir ese semáforo.

EXDELEGADO DE LA SEG EN LA NÓMINA 4T

YA LE TOCABA. Durante varios años en el sexenio de Juan Manuel Oliva fue delegado de la Secretaría de Educación del Estado. Alguna vez aspiró a ser titular de esa secretaría. No solo fracasó en el intento sino que salió del gobierno estatal.

REFERENCIAS. Cuando comenzó la mutación de desairados panistas y exempleados del gobierno azul hacia Morena, Javier Zavala estuvo en la línea de apoyo y no se volvió a saber nada de él hasta ahora que se convierte en representante de la secretaría de Educación del gobierno federal en Guanajuato.

AFANES. Por cierto, su llegada si bien fue atestiguada por el superdelegado Mauricio Hernández Núñez no fue él su gran padrino sino el diputado local Ernesto Prieto Gallardo a quien se deben las gestiones para que el “profe” Zavala vuelva a la nómina pero ahora desde el lopezobradorismo.

LA DEL ESTRIBO…

Vaya espaldarazo el que recibió ayer el alcalde de León, Héctor López Santillana y la polémica ciclovía emergente en López Mateos, una de las principales vialidades de esta ciudad, que se echó a andar en plena pandemia.

“No aflojes pese a las críticas de quienes desde el egoísmo del automóvil piensan que son dueños de la calle. No cedas. Tenemos que seguir apoyando al peatón y al ciclista en primer lugar antes que a los automóviles”.

Quedó tan emocionado López Santillana que ya no dijo nada del cambio de semáforo en la reunión virtual de alcaldes y gobierno estatal que pondrá especialmente a prueba a la ciudad que gobierna.

MEMO ROMERO: A DOS AÑOS DE LA NOSTALGIA POR EL ADIÓS

¿Y cómo andarán las calificaciones al desempeño de los integrantes del gabinete de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo?

Qué evaluación se tiene por ejemplo de los importados de las filas del sector empresarial como Mauricio Usabiaga que hace años se resistió a ser candidato a alcalde de su natal Celaya y hoy es secretario de Desarrollo Económico Sustentable.

Hace dos años, el que iba de salida, Guillermo Romero Pacheco, titular en el último tramo de Miguel Márquez resentía el adiós luego de que en una reunión del entonces gobernador electo Diego Sinhue Rodríguez, los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de León evaluaran el trabajo de varios funcionarios.

“No me gustaron las formas de José Arturo (Sánchez Castellanos). Las formas no las dan ni el poder ni el dinero. Las formas y la cortesía política las da la educación y hay momentos”, dijo directamente sobre el líder del CCE leonés.

Deslizó entonces una queja sobre su retorno a la secretaría de Desarrollo Económico: “lo hice como los entrenadores del León, con el equipo que me dejaron”, en alusión a los subsecretarios que le acompañaron en esta última etapa.

“No me molesto porque se busque otro perfil. A lo mejor están buscando a alguien más joven, vienen retos fuertísimos, y a lo mejor es mejor hablar de los que pueden venir. No hay necesidad de rudezas innecesarias”, remataría entonces.

Romero Pacheco se dijo extrañado en una entrevista radiofónica por las formas que habrían empleado los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial de León Arturo Sánchez Castellanos y de Coparmex, Jorge Ramírez para hablar del trabajo de varios miembros del gabinete como Arturo Lara del SICES, Arturo Durán de Obra Pública, Alvar Cabeza de Vaca de la secretaría de Seguridad, de Isabel Tinoco de Transparencia, del entonces procurador Carlos Zamarripa y de él mismo.

Y a dos años de aquella reacción, ¿qué tal lo han hecho todos en el gabinete dieguista y en particular Usabiaga, un exitoso empresario que ahora sabe que no es lo mismo andar en la procesión que cargar a los peregrinos?

EL “REBELDE” LUIS ALBERTO VILLARREAL

“Si me gustaría pedir que nos avisen unos días antes de que se den este tipo de decretos para que podamos tomar ciertas medidas porque de alguna manera cuando se hace el anuncio de una autoridad federal o del estado nos meten en una dinámica compleja a los alcaldes. La gente está desesperada por estar confinada y usar cubrebocas y sólo buscan ver de qué clavo ardiendo se agarran para poder reiniciar y salir a la calle y abrir sus negocios”.

Siempre son necesarias y valiosas las voces discordantes y hasta rebeldes cuando se acompañan de argumentos y razonamientos en momentos complejos como el que hoy se vive en Guanajuato con motivo de la pandemia por Covid-19.

Así lo hizo ayer el alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, en la reunión de presidentes municipales con funcionarios estatales un día después de la declaratoria del semáforo naranja para Guanajuato.

Una reunión virtual que, por cierto, ya estaba programada con días de antelación sin que los alcaldes supieran que para este jueves ya estarían con otro color de semáforo.

Como quedó claro con esas palabras del edil sanmiguelense, los alcaldes no sabían que se venía el cambio de color del semáforo aunque sólo hablaron cuatro ediles.

Ricardo Ortiz, de Irapuato, el otro alcalde que también se resistió a dejarse llevar por la inercia y mantuvo algunas restricciones, pintó su raya aunque de forma más sutil. También intervino Alejandro Navarro que anunció que haría el Grito en la Alhóndiga de Granaditas pero a puerta cerrada; y la de Salamanca, Beatriz Hernández.

Luis Ernesto Ayala, secretario de Gobierno agradeció a los alcaldes el esfuerzo y en particular a quienes asumían decisiones particulares.

No fue todo lo que dijo Villarreal. También suplicó que ante la reapertura de guarderías del Seguro Social no lo pusieran en la tesitura de abrir la que tiene San Miguel de Allende para 350 niños y que depende del DIF.

“Yo les ruego, entiendan, que no es un acto de rebeldía el no permitir la apertura de cines y de teatros pero en honor a la verdad, yo no me siento con la confianza, con la seguridad de hacerlo en la mayoría de los ciudades del mundo, los cines y los teatros siguen cerrados y yo no entiendo por qué meternos en esta dinámica porque claramente no es una actividad esencial ni es un motor de la economía”, comentó.

Esto no se podía hacer, dijo, si no se establecían protocolos necesarios y se preparaba con antelación las medidas de protección civil.

Villarreal dijo algo que resulta muy ilustrativo para dar su visión del riesgo que representa reanudar actividades cuando la curva de contagios aún no se aplana.

 “Una vez que salgan los caballos ya no vamos a poder regresarlos a los corrales”, advirtió. O lo que es lo mismo, parpadeando el naranja, ya no hay modo de regresar al rojo.

El misterioso cambio también lo fue para los alcaldes. Fuimos advertidos.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

EL SEMÁFORO DE LA DISCORDIA: CRÍTICAS Y DISIDENCIAS LOCALES

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

EL SEMÁFORO DE LA DISCORDIA: CRÍTICAS Y DISIDENCIAS LOCALES

CLARITO. Ni hablar. El gobierno estatal ha apostado todo su resto para los meses que vienen para domar la pandemia a su infraestructura hospitalaria y a la responsabilidad de los ciudadanos que tanto ha cuestionado en los últimos meses.

OTRA VEZ. Es una apuesta altamente riesgosa porque se trata de tentar al destino pero sobre todo, dejar en manos del azar muchas cosas, una de ellas pensar que los que no han respetado las medidas, lo harán y que habrá quienes, vean color naranja en el semáforo y actúen como si fuera verde.

PATADAS AL PESEBRE. Ilustrativo por ejemplo el balance que hicieron los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de León quienes, pese a ser beneficiarios directos de la reapertura de actividades, cuestionaron las formas, la confusión que genera y el riesgo del relajamiento de medidas.

PERFIL. Las benditas redes sociales en el mejor de los casos para la autoridad estatal, arrojan opiniones divididas aunque la crítica es la constante. Queda la sensación de que el gobierno dieguista moderado sin llegar al extremo, de pronto suelta la rienda a un caballo que se puede desbocar.

DE UNA VEZ. Tal parece que la razón para hacerlo justo ahora es aprovechar la coyuntura de que la 4T les ofrece el aval para una mayor reapertura y así se blindan ante futuros cambios, esperando, claro, que la capacidad hospitalaria y la disponibilidad de camas con ventilador siga siendo suficiente.

ORIGEN. La motivación no sería ninguna presión federal sino una decisión local. Lo que llama la atención es la falta de reflejos para no leer el momento antes y desaprovechar la oportunidad del gradualismo.

CERTERO. Ahí queda el, usualmente solidario sector empresarial que ayer hizo público un extrañamiento por la improvisación y el cambio de señales.

LA RECETA. El punto es que la aparición de una vacuna es incierta y literalmente imposible este año y también, que una cosa es que esté lista la vacuna y otra que lo sea para toda la población. En ese contexto, solo hay una forma de contener o hasta detener el nivel de contagios: sana distancia, uso de cubrebocas y capacidad hospitalaria.

MARGEN ESTRECHO. Las dos primeras medidas dependen enteramente de los ciudadanos y la tercera del gobierno. Y frente a ello no queda más que una campaña intensiva en todos los rubros como ocurrió ya incluso en el transporte público de León.

DATO DURO. Dicen los técnicos que Guanajuato es de los estados en donde más pruebas Covid-19 se hacen y que en parte eso se refleja en el bajo nivel de letalidad aun cuando los casos confirmados suban de manera importante.

LLEGÓ PARA QUEDARSE. El gran desafío es que con la reapertura los contagios no se disparen de forma alarmante e incrementen la presión sobre la hospitalización.  Lo que parece muy corto es el período de prueba: cinco días solamente para definir si funciona o no. Lo dicho: difícilmente podrá cerrarse lo que ya se abrió.

REBELDÍAS LOCALES. No hay necesidad de hacerlo todo a matacaballo y se lanzan mensajes de desorden e improvisación cuando la idea es otra. Bajita la mano, ayer los alcaldes de Irapuato y San Miguel de Allende pintaron su raya y limitaron la reapertura.

LA DEL ESTRIBO…

Para los críticos más recalcitrantes de la 4T, los cuestionamientos del secretario de Medio Ambiente federal al gobierno lopezobradorista filtrados a través de un audio ayer y difundido en todos los medios, es música para sus oídos.

El manual perfecto de errores y contradicciones del régimen actual. Un gabinete en el que conviven el blanco y negro. Rudos y técnicos. Chairos y fifís. Como casi en cualquier gobierno pero aquí no hay manera de lavar la ropa sucia en casa.

Pero, ojo. Víctor Toledo protagoniza una de esas luchas de poder que cuestiona. Se trata del tema del acueducto El Zapotillo en el que Toledo está en contra de que la inunde y desaparezca a varias comunidades como Temacapulín.

Un asunto muy familiar y en el que se mantienen las esperanzas de los leoneses para garantizar agua por los próximos 30 años. Blanca Jiménez, la titular de Conagua quiere que se haga el proyecto pero Toledo, no.

El presidente mismo alentó esa lucha de poder porque en lugar de tomar una decisión para hacer o no el acueducto, fomenta el toma y daca y lo disfraza de consulta popular. Adiós certidumbre. Adiós sensatez.

ALEJANDRA REYNOSO: EL YUNQUE PREMIA

Hay quienes en el PAN siempre han sido protegidos con un manto especial y sobreviven a casi cualquier vendaval y una de ellas es la actual senadora Alejandra Reynoso.

Hace 10 años fue la candidata rebelde a la dirigencia estatal del PAN cuando el dedazo no lo otorgaba el gobernador el turno sino el dirigente estatal. Eran otros tiempos en el blanquiazul.

El control que ejercía en Guanajuato el ahora diputado federal, Fernando Torres Graciano era absoluto y no podía disputarlo ni siquiera el gobernador Juan Manuel Oliva quien un día como hoy, hace una década hacía que se lanzara por la dirigencia estatal, la mencionada Reynoso.

Poco pudo hacer en esa elección Reynoso Sánchez. En la contienda celebrada en junio de 2011, el entonces diputado local Gerardo Trujillo Flores ganó la presidencia estatal del PAN en Guanajuato con 61 votos a favor contra 27 de la legisladora federal Alejandra Reynoso Sánchez; se validaron 88 votos.

Un dato importante es que para entonces no había duda de que el “bueno” para la candidatura a gobernador era Miguel Márquez pero para la jefatura estatal, Torres Graciano hacía sinergia con el entonces secretario de Desarrollo Social.

Márquez había pintado su raya con el Yunque más por conveniencia que por convicción. El secretario de Gobierno inicial de Oliva se convirtió en una pesadilla en algún momento para el PAN y siempre, con el gobierno olivista.

Gerardo Mosqueda, estaba fuera de la esfera de control de Oliva a quien le costó caro tolerar los excesos su secretario de Gobierno que llegó a socavar seriamente la autoridad de su jefe.

Tras el sacrificio, Reynoso recibió como recompensa la secretaría de Desarrollo Social al cierre del sexenio olivista. Posteriormente hizo alianza con el grupo de Luis Alberto Villarreal y trabajó en la Cámara de Diputados, a donde llegó como diputada en 2015.

Fue el preámbulo de su arribo al Senado de la República. Ricardo Anaya lo definió con antelación, la candidatura será encabezada por Reynoso lo que calibraba el peso del Yunque al interior del PAN.

Ella es senadora una década después mientras Torres Graciano es diputado federal y Gerardo Trujillo, funcionario de segundo nivel en la actual administración estatal. La membresía tiene sus privilegios.

DIEGO SINHUE Y LA NO “REBELIÓN” CONTRA GATELL

El otro tema a revisar tras el cambio a semáforo naranja en Guanajuato es el presunto bloque rebelde de gobernadores contra López Obrador. De los 9 que quedaban…

No es fácil ponerse en plan contestatario al poder político según queda demostrado ahora. En Palacio Nacional deben estar muertos de risa porque si en el camino, Javier Corral, de Chihuahua, se bajó del barco que solicitaba la remoción de Hugo López Gatell y también Francisco Domínguez quien es el titular de los gobernadores panistas, hay otros que de facto lo están haciendo como el propio Diego Sinhue Rodríguez.

Y es que no es fácil poner de acuerdo a tantos egos y tan diversos criterios como los que protagonizan los mandatarios estatales.

Porque es evidente que no todos van en el mismo plan. Habrá quienes como Enrique Alfaro o Silvano Aureoles gusten de estar en el ring político y pelear, pelear sin cesar pero otros como Corral, Domínguez o el propio Rodríguez Vallejo que no son reventadores y que son más proclives al diálogo.

Cada uno tiene objetivos y necesidades distintas y si bien, se puede plantear una agenda común, en medio de una pandemia con tantos frentes abiertos, los bloques homogéneos e invariables son muy difíciles de consolidar.

Y si enfrente se tiene a un gobierno tan peculiar como el de la 4T que no es un dechado de estrategia política pero que ha mantenido en la lejana neutralidad a los mandatarios que no están en el bloque, el asunto se torna peor.

Y en ese contexto, Rodríguez Vallejo ya decidió ubicarse entre los gobernantes moderados. Es cierto que la carta para solicitar la renuncia del subsecretario Hugo López Gatell es más un posicionamiento político que técnico. Un desplante que se vale para pintar raya y dejar constancia de las diferencias.

El problema para Guanajuato es que el argumento principal para cambiar al naranja… es el semáforo López Gatell.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario