Pólvora e infiernitos

HUGO ESTEFANÍA: LIBRÓ LA CÁRCEL, PERDIÓ LA VIDA

EN PLATA. La forma en que murió asesinado Hugo Estefanía Monroy no sorprende aunque no tanto a la luz de las condiciones en que se dio la última etapa de su vida en política.

EL DATO. Si no terminaba como víctima de la violencia como fatalmente ocurrió, tenía el riesgo de caer en la cárcel. Aunque parezca increíble, el exalcalde de Cortazar no tenía un solo proceso de la Fiscalía General de la República y el de delincuencia organizada es un delito federal. Todos eran del estado.

EXPEDIENTES. En Guanajuato, la Fiscalía General del Estado, le tenía 3 carpetas abiertas. Una por peculado, otra por fraude y una más por la famosa llamada filtrada a los medios hace unos meses y que supuestamente evidencia un nexo con integrantes del Cartel de Santa Rosa de Lima.

BLINDADO EN LO JURÍDICO. Y si Estefanía no había sido detenido fue porque contaba con al menos 2 amparos que lo libraban por el momento de una orden de captura. En otras palabras, si el experredista estaba librando la acción de la justicia fue precisamente porque el debido proceso se lo permitía.

SU TRANSFORMACIÓN. Estefanía Monroy es de las caras más conocidas del sol azteca en Guanajuato; fue un político que llegó a tener cargos de importancia y a últimas fechas era investigado por presuntos nexos con los malosos.

TRAYECTORIA. Fue dirigente estatal del PRD, diputado local y alcalde de Cortazar. Y fue uno de las 3 cabezas de un partido como el sol azteca que ha tenido presencia marginal en Guanajuato.

TODAS LAS CANICAS. Se convirtió en una suerte de cacique. Soñó con hacer de la política un emporio familiar en 2018, merced de la alianza con el PAN cuando quiso ser candidato de la alianza a alcalde y su esposa y su hija, candidatas a diputadas.

EN SECO. Su sueño de repetir como alcalde se lo quitó el PAN que, oportunamente se dio cuenta que mantener una alianza en Cortazar le habría puesto en un serio predicamento de imagen y casi, hacer naufragar el golpe de timón.

LO MENOS. Al final, de las 3 apuestas que tenía, solo cuajó la de su hija que es diputada local pero de unos meses a la fecha se le empezó a venir el mundo político encima. La famosa llamada filtrada a los medios con un presunto miembro de ese grupo criminal, lo puso en el ojo del huracán nacional.

A VER. A la Fiscalía que encabeza Carlos Zamarripa le toca investigar quién y porqué mató a Hugo Estefanía. Y si su muerte tiene que ver con la lucha de grupos delictivos en Guanajuato y a quién le sirve este tragedia.

EL OTRO DESTINO. Pésima señal su ejecución por donde se le quiera ver. La impunidad sigue reinando entre nosotros. Alguien que para las autoridades debía estar en la cárcel, hoy está muerto.

LA DEL ESTRIBO…

El cronograma de los diputados locales para este cierre de período marca que el 19 de diciembre sería la última sesión del pleno para aprobar el paquete fiscal del estado y los de los municipios del corredor industrial del estado.

Pero todo está marcado con los tiempos ajustados. No debe haber retrasos en la aprobación de leyes de ingresos municipales o de lo contrario, los legisladores locales tendrían que retrasar sus vacaciones navideñas para el 22 o 23 de diciembre. Y eso, sería una ofensa para su investidura. Vamos a ver.

DIEGO Y VILLARREAL: UN ARREGLO EFICAZ

En el PAN de Guanajuato, parece que se acabaron o por lo menos, es muy difícil que vuelvan las guerras santas por candidaturas que distinguieron al partido, hasta el año 2012.

La estabilidad que vive hoy en lo interno, Acción Nacional en Guanajuato se debe en buena medida a los pactos que han establecido los grupos antagónico y que antes todo lo dirimían en encarnizadas contiendas internas.

Ejemplo de ello es el pacto que sellaron hace exactamente 2 años, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y Luis Alberto Villarreal que aislaba al entonces  senador Fernando Torres Graciano y al entonces diputado Ricardo Sheffield Padilla.

En 2017, por estas fechas se celebraban en la misma semana, 2 reuniones, una en el domicilio de Beatriz Yamamoto, actual regidora del Ayuntamiento leonés y otra en una de las propiedades del exdiputado y ahora por segunda vez alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal.

El pretexto fue la reunión de quienes fueron integrantes de la LXII legislatura. Los protagonistas eran el ya para entonces candidato a la gubernatura, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo y el propio Villarreal.

Ahí estuvieron entre otros, Ricardo Villarreal, Jesús Oviedo, José Luis Oliveros, Juan Carlos Muñoz y los ya mencionados Rodríguez Vallejo y Yamamoto.

No hubo discursos pero los mensajes de la cercanía y empatía de ambos, eran significativos.

Todos los arriba mencionados tienen hoy un cargo que presumir. Hubo algunas objeciones en el camino impuestas por Ricardo Anaya que no quería otra vez en San Lázaro a Luis Alberto Villarreal. Lo arregló fácil y los hermanos intercambiaban candidaturas.

De esa forma, todos quedaron contentos mientras Torres Graciano que optó por el enfriamiento y la radicalización no quiso ni alcanzó a tener más que su curul en San Lázaro.

Ya sabemos que Ricardo Sheffield fue el único que prefirió poner tierra de por medio e irse a Morena a combatir abiertamente al PAN. El ahora diputado federal Torres Graciano sufre en carne propia el fruto de la rebeldía y de no claudicar.

Apenas si pudo mantenerse beligerante en el papel. Hoy, sacudir el avispero y ponerse el traje de rebelde en Acción Nacional, tiene un alto costo para quien se quiere lanzar desde la tercera cuerda.

LAS MARCHAS DE LA POLARIZACION

Este domingo en las plazas públicas de México, se vivió un reflejo de lo que ha sido México durante los últimos 365 días. La polarización de posturas, de ideas, de visiones de país.

En el Zócalo de la ciudad de México, sonó la voz de Andrés Manuel López Obrador. El presidente que no dijo nada distinto de lo que haya dicho antes, machacó en su discurso sobre temas torales, la violencia, los derechos humanos, sus adversarios políticos, la relación con Estados Unidos.

No suavizó sus calificativos ni modificó sus fijaciones o sus lugares comunes. La referencia a la guerra de Felipe Calderón contra el crimen organizado para remarcar su apuesta de “abrazos no balazos” pese al récord de homicidios dolosos en 2019, su moderación frente a Estados Unidos, las cifras alegres de la 4T y la definición del 1º de diciembre de 2020 como la fecha mágica para que la consolidación de los cambios que pregona, sea irreversible. El 2021 a la vista.

“Ya no volverán los tiempos de oprobio”, exclamó.

Y en el resto de las plazas, incluidas las de Guanajuato miles de personas que se manifestaron en su contra, que centraron en la persona del presidente, sus consignas, sus discursos y sus arengas.

Una protesta que congregó a miles a lo largo y ancho del país y que si bien, trató de separarse de los partidos políticos, fue evidente que los partidos opositores a Morena trataron de llevar agua a su molino.

En Guanajuato, el comité estatal del PAN transmitió en sus redes sociales en vivo el acto celebrado en la plaza principal de León a donde acudió el expresidente Vicente Fox y el exgobernador Carlos Medina, de los pocos referentes nacionales como opositor al lopoezobradorismo.

Ahí, en el acto se escucharon discursos de espontáneos hasta de exfuncionarios como Héctor Manuel García Cerrillo, panista que ha trabajado en varias administraciones. Al final, después de entonar el himno nacional, no faltó quien sugiriera recitar una oración o el extraviado que lanzara la arenga de “No al comunismo”.

El punto es otro. El problema para los lopezobradoristas es la falta de referentes: ¿Quién o quiénes serán los catalizadores de la inconformidad? Cómo hacer eficaz ese rechazo al nuevo régimen que avanza hacia su refrendo en 2021, según trazó ayer el presidente.

Vicente Fox dijo en una entrevista que el reto debe ser impedir que en 2021, a toda costa, se evite que Morena mantenga la mayoría en el Congreso.

“Tenemos que arrebatarle la mayoría a Morena que no puede hacer esa conducción tan errónea del país”.

El objetivo es claro. El problema es cómo aterrizar esa oposición en liderazgos, candidatos, agenda. Ayer, López Obrador demostró que pese al monstruo de mil cabezas que es Morena, mantiene el control y la rectoría única de su gobierno-movimiento.

Del otro lado, hay ánimo y combatividad pero también mucha dispersión. La calle ya no es patrimonio del lopezobradorismo, el control y el poder absoluto sí.

Fox y López Obrador le pusieron fecha de caducidad a la nueva batalla que de arranque, pinta muy desigual. A pesar de los pesares, la popularidad del presidente está en niveles cercanos al 70% que ya hubiesen querido Enrique Peña y Felipe Calderón en su primer año. Hay razones para cuestionar a la 4T pero lo de hoy, son las pasiones.

Comentarios

Comentarios