Polvora e Infiernitos

1
COMPARTIR

RODRÍGUEZ JUNQUERA: RECOBRAR EL CONTROL… Y LA DIGNIDAD

EL QUE SIGUE. Tras la renuncia de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, otro que tiene las horas contadas sino es que ya presentó su renuncia, es Rolando Fortino Alcántar Rojas, subsecretario de Vinculación y Desarrollo Político de la Secretaría de Gobierno.

JUSTO Y NECESARIO. Y el más feliz con esa decisión debe ser quien en teoría es su jefe, el secretario de Gobierno, Gustavo Rodríguez Junquera, pues en realidad Alcántar Rojas estaba a las órdenes de Rodríguez Vallejo como uno de sus hombres más importantes en la operación interna de la pre-pre-campaña.

DERECHOS ESPECIALES. Y no de ahora sino desde los tiempos en los que ahí estaba Antonio Salvador García López como titular de la dependencia. Si bien es cierto que en el gabinete de Márquez todos saben que quien pone los subsecretarios es el jefe del Ejecutivo, una cosa es respetar esa prebenda y otra que uno de los susodichos no reporte directamente a su jefe inmediato.

Publicidad

LISTO. Ya tendrá, pues, Rodríguez Junquera alguien que trabaje para la Secretaría de Gobierno en donde hay algunos fierros en la lumbre y de pasada, que Márquez le entregue las riendas completas de la dependencia. No es bueno para la imagen del número dos, ese tipo de intervenciones.

LEGISLADORES PRECANDIDATOS: AVALANCHA DE INFORMES E INCIENSO

DE PLANO. El propio Diego Sinhué Rodríguez Vallejo puede esperar sentado a que alguno de los varios legisladores que aspiran a ser gobernador como él, lo imite y solicite licencia a su cargo.

NADA. Por lo menos en lo que resta de agosto y en la primera semana de septiembre no darán ese paso. Sería como darse un tiro en el pie.

LA ESPADA. Y es que, como es de todos sabido, los nuevos lineamientos “Que nadie se mueva” del Instituto Nacional Electoral entran en vigor el 7 de septiembre por lo que todos los diputados locales, federales y senadores que quieran un cargo en 2018 tienen un mes y cinco días para hacer circo, maroma y teatro como parte de la simulación, perdón, promoción de sus actividades legislativas.

LOS TRICOLORES. Los que quieren ser gobernadores van a echar la casa por la ventana. El de Salvatierra, Gerardo Sánchez García, tendrá la presentación de otro libro y gira por todo el estado. Miguel Ángel Chico Herrera, que es el precandidato del ‘Bronx’ tricolor y que presume ser el tricolor más conocido en el estado, también tendrá su propio despliegue en este mes y el cachito que tendrá de septiembre.

MENOS ÉL. Y claro, el principal aludido de la petición dieguista, Fernando Torres Graciano, menos va a solicitar licencia a estas alturas cuando, por lo menos durante un mes tendrá la cancha mediática para él solito.

LÍMITES. Todos los informes legislativos que se realicen antes de la fecha fatal (septiembre 7) tendrán olor a destape y a futurismo. En el caso de los diputados locales, será un signo inequívoco de que buscarán la reelección o alguna alcaldía o una diputación federal.

CELEBRACIÓN DISCRETA. En el PAN estatal no pueden ocultar su alivio de que el secretario de Desarrollo Social y Humano haya renunciado al cargo. Andan muy inquietos con los nuevos lineamientos del INE que dejan en calidad de sospechosa cualquier acción que haga funcionario alguno que aspire a un cargo.

OTROS AFANES. Y mientras los legisladores preparan sus fiestones antes de que la censura y la veda los alcance, los partidos políticos se aprestan a contratar su propio ejército de abogados y contadores más que estrategas y asesores en mercadotecnia electoral.

LO QUE SE VIENE. Se van a necesitar más los primeros que los segundos en los próximos meses. Tantas reglas que cumplir y gastos que controlar. Será una locura.

GUZMÁN ACOSTA Y EL ADIÓS DEFINITIVO AL COMITÉ DE ADQUISICIONES

Ya. Sucedió lo que tenía que suceder. Juan Antonio Guzmán Acosta renunció definitivamente a su espacio como representante ciudadano ante el Comité de Adquisiciones del Ayuntamiento de León.

FORMALISMO. Ayer notificó su decisión al coordinador regional de Concamin, Ricardo Alaniz Posada. El espacio que ocupaba Guzmán Acosta es de esta agrupación empresarial por lo que será su suplente Marisol Ruenes la que quede con la representación.

CONTEXTO.  Hay que recordar que Guzmán solicitó su separación temporal hace mes y medio luego de la polémica al darse a conocer que había tenido un contrato del Municipio como parte del proceso de renovación de las luminarias.

CLARITO. El regidor priista Salvador Ramírez Argote pidió que se diera la separación definitiva pues no existía la figura de separación temporal. Hoy, se hará oficial la salida de Guzmán Acosta. Oficialmente porque tiene otros proyectos en el horizonte. La realidad es que ya era inviable su continuidad.

LA DEL ESTRIBO…

La fracción del PAN en el Congreso del Estado ya tiene listo el relevo de Martín Diego Rodríguez como coordinador de Comunicación Social del grupo.

Se trata de Jorge Cano quien está por despedirse de la Cámara de Calzado en donde era coordinador de prensa. Fue él quien convocó a la rueda de prensa para el formal destape del ahora exsecretario de Desarrollo Social y Humano, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo. Nos fuimos con la finta de que ahí quedaría pero no. A partir del 15 de agosto llega a su nueva encomienda. ¿Qué será más difícil, lidiar con empresarios zapateros o con los integrantes de la mayoría en el Congreso?

A OCHO AÑOS DE LA ‘LEY CHIQUIDRÁCULA’

En materia electoral en Guanajuato, hace ocho años el PAN daba una muestra de autoritarismo, pero sobre todo de miedo ante la posibilidad de perder espacios en este que había sido uno de los grandes bastiones.

Luego de perder varios municipios a manos de coaliciones formadas por distintos partidos opositores, el blanquiazul empujaba una iniciativa de ley que eliminaba las candidaturas comunes. Así reaccionaba el PAN tras los resultados en los comicios 2009: soberbio, antidemócrata y temeroso.

Según los panistas, las candidaturas comunes no tenían razón de ser, pues resultaba inapropiado que un partido vaya con otros dos o más por un ayuntamiento o la mayoría del Congreso, sin presentar una plataforma común como sucede con las coaliciones.

Ese era sólo el pretexto. Una reacción visceral porque la verdadera razón estaba en el resultado en las urnas. El 5 de julio anterior, en los comicios para renovar alcaldías, el PAN cayó en Guanajuato, San Miguel de Allende, Acámbaro, San Luis de la Paz, Ocampo y Juventino Rosas ante candidatos comunes de PRI, PRD y PVEM.

Un hecho inédito para el partido en el gobierno que durante 2000, 2003 y 2006 había ejercido un dominio apabullante en Guanajuato pero apenas surgió la alternativa de las candidaturas comunes, mostraron el cobre y su lado oscuro y antidemócrata.

La iniciativa la presentaron el 2 de agosto y en una semana era aprobada por el pleno del Congreso local. Así, a través de las leyes y no de mejores prácticas de gobierno, el PAN quería retener el poder.

Algo que a la luz de los resultados de las elecciones de 2012 no pudo lograr porque en esa cita electoral experimentó un desplome de antología, incluso en Guanajuato, donde pese a mantenerse como primera fuerza política tuvo que ceder espacios importantes como la alcaldía de León y varias diputaciones locales.

Una muestra más de que las reformas electorales, por más implacables que sean, no tapan el desgaste acelerado en el poder y los vicios de un partido como el PAN guanajuatense.

CONSEJO POLÍTICO DEL PRI: SALIDA NEGOCIADA O UN NUEVO LODAZAL

En la foto, sonriente, el senador Gerardo Sánchez García aparece flanqueado por Miriam Cabrera y Patricia Sánchez.

La primera de ellas fue la representante ante el Comité Auxiliar del Consejo Político Estatal y responsable de acreditar ante este órgano la validez de los documentos de la fallida planilla de unidad (la Blanca) que prepararon las diversas corrientes priistas en el estado y que al final fue descalificada por el árbitro de la contienda en el estado, José Alcaraz de la Rosa.

A su derecha, Patricia Sánchez, integrante de su equipo cercano hace mucho tiempo. La foto la tuiteó el senador anteayer por la noche tras reunirse con un grupo de mujeres.

Esta mañana en el búnker nacional del PRI se reúne la Comisión Nacional de Procesos Internos que encabeza Víctor Escajeda, para mayores señas un exdirigente de la CNC. Hoy se supone se le dará salida al enredo en que se convirtió el Consejo Político Estatal de Guanajuato.

La resolución de Alcaraz de la Rosa (miembro del equipo de Sánchez García) dictaminó que sólo la planilla Roja que presentó José Luis Camacho (también gerardista) cumplía con los requisitos que exigía la convocatoria.

Ante el desbarajuste que se armó y las inconformidades del ‘Bronx’ tricolor (leáse Miguel Chico, Yulma Rocha y compañía) la Comisión Nacional decidió atraer el caso y se supone que tiene hoy hasta las 12 de la noche para emitir una resolución.

Al estilo PRI-Guanajuato, las patadas debajo de la mesa, las llamadas y las presiones están a la orden del día.

En medio del caos, la enviada del CEN del PRI, Graciela Ortiz, quien creyó en la buena voluntad de las tribus guanajuatenses de que iban a construir una sola planilla y se topó con la sorpresa de que le llegaron dos planillas adicionales y que la que habían construido juntas las tribus en pugna, no acreditaba. Un debut con nada para presumir.

Hoy, la Comisión de Procesos Internos tiene de dos sopas: o lograr un entendimiento entre los grupos en discordia para acordar una sola planilla o de plano, validar la planilla Roja o descalificarla. En cualquiera de estos dos casos, la ruta de una nueva colisión en el PRI será inevitable. Otro lodazal a la vista.