Redacción

Dos Bocas, Tabasco.- Trabajadores de la empresa ICA Flour realizaron un paro de labores, que va en su segundo día, durante la construcción de la refinería de Dos Bocas en Paraíso, Tabasco, para exigir mejores condiciones laborales.

Tres mil trabajadores de ICA Fluor se movilizaron desde el 12 de octubre pidiendo que se les permita crear un nuevo sindicato en su beneficio; además de  denunciar que se les obliga a trabajar horas extras sin el pago correspondiente y demandar mejores salarios y prestaciones, equipo de protección y mayor seguridad.

Condenaron también que obreros llegados de otros estados tengan “trato preferencial”. Después de varias horas de protestas algunos retomaron sus labores mientras que 300 de ellos advirtieron que se mantendrán en paro hasta que sean cumplidas sus demandas.

Apenas en febrero pasado los mismos obreros realizaron un paro laboral por las mismas demandas.

Registran enfrentamiento

En su momento, elementos de la Secretaría de Marina (Semar) llegaron a la refinería de Dos Bocas para tomar el control de algunas plantas y no afectar el trabajo. Sin embargo, este 13 de octubre sí agredieron a obreros.

Al menos tres trabajadores tuvieron que ser trasladados a un hospital después que recibieran los impactos de gases lacrimógenos.

Empleados se manifestaron a la entrada de la refinería, pero para dispersarlos, agentes federales les lanzaron gas lacrimógeno y posteriormente diversos proyectiles.

Es un paro transitorio: AMLO

Respecto a la protesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no se trata de confrontaciones sino más bien “un asunto entre sindicatos“, y detalló que ICA Fluor tiene un sindicato, pero que hay otro que “le está compitiendo”.

“Es un paro momentáneo, transitorio, espero, porque se están disputando la titularidad del contrato, es un asunto entre sindicatos”, remarcó.

El presidente López Obrador aseguró que el paro de labores de los obreros de ICA no afecta la construcción de la refinería de Dos Bocas, toda vez que en total trabajan 25 mil personas.

Descartó también que “se pague mal” a los trabajadores al afirmar que perciben sueldos justos y prestaciones conforme a la ley.

“El problema es que se pelean los líderes de sindicatos para tener el control”, denunció, al tiempo que confió en que “todo se resuelva de manera pacífica”.

ac