Daniel Moreno

Apaseo el Alto.- A poco de terminar la administración en Apaseo el Alto, la corporación policíaca quedará con aproximadamente 80 elementos, luego de que en 2019 se volviera a reestructurar tras el Mando Único.

El primer día de trabajo había solo cinco elementos pero creció a 10 y así fue incrementándose el número de efectivos, dijo Abraham Domínguez Molina, director de seguridad pública, que recordó que al principio fue difícil ya que nadie quería ser policía debido a los homicidios que habían ocurrido meses atrás.

Para formar esa plantilla base se trabajó inicialmente con ex policías de otros municipios y no fue sino hasta el 2020 cuando la gente de Apaseo el Alto se interesó en vestir el uniforme. En cuanto a los vehículos, los de Mando Único no les dejaron nada pues las patrullas estaban chocadas, baleadas o descompuestas, entonces los primeros días tuvieron que pedir el apoyo a tránsito municipal para poder atender las emergencias, señaló el director.

Así, al paso de los días, se fueron arreglando algunas patrullas, se compraron otras y se recibieron nuevas al aprobar programas del Estado. Actualmente el municipio cuenta con 28 patrullas, 13 motocicletas y 1 bicicleta, a eso se le suman además, seis vehículos administrativos de seguridad pública.

Abraham Domínguez afirmó que con el apoyo de Infopol Celaya se le brindó capacitación inicial a quienes no tenían experiencia en esta actividad.

El director aseveró que la gente tenía mucha desconfianza en la policía por diversas anomalías cuándo el Mando Único operó, pues, acusó aunque sin dar pruebas, los elementos de Fuerzas del Estado no dejaron información alguna de lo que ocurrió durante su período. Se sabe por ciudadanos que a los infractores los detenían pero antes de llegar a barandilla supuestamente les cobraban una multa y los dejaban libres.

Crímenes no se detienen

El municipio no ha estado exento de situaciones de alto impacto en este tiempo. Ataques, masacres y asesinatos han sido frecuentes en varias localidades y en la propia cabecera.

El presunto propietario o encargado de un local de venta de videojuegos, ubicado en la calle Leona Vicario junto al mercado municipal fue asesinado en plena tarde, por un hombre que entró y tranquilamente disparó, privándolo de la vida.

San José Agua Azul es una de las comunidades más problemáticas y peligrosas, si bien geográficamente pertenece a Apaseo el Grande, el hecho de que colinde con Apaseo el Alto y que el acceso sea más sencillo por este municipio, obligan a que la inseguridad en esta zona impacte la percepción de inseguridad en este municipio.

Es aquí donde el pasado 6 de junio, se registró no solo un ataque a balazos contra una tienda de Liconsa, cercana a donde fue colocada una casilla electoral durante la votación.

Apenas unos días más tarde, el 10 de junio en esta misma comunidad, durante su jornada laboral, un tránsito municipal fue acribillado a balazos.

Ernesto ‘N’ circulaba a bordo de su unidad, sobre la calle Cuauhtémoc cuando fue atacado a balazos. Aparentemente el elemento municipal se disponía a descender de la patrulla cuando fue agredido por al menos dos sujetos a bordo de una motocicleta.

Solo unos días atrás, a pocos metros del hospital comunitario, un hombre fue asesinado a sangre fría, en la escena quedó su cuerpo en mitad de la vía pública y en el suelo fueron localizados unos 10 casquillos de bala, en la colonia Santa Elena Norte

LC