Lourdes Vázquez
Guanajuato.-
El policía municipal que fue lesionado de la mandíbula al atender un reporte de escándalo y consumo de alcohol en la vía pública en la comunidad Paso de Perules, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente al agravarse sus heridas, informó el secretario de Seguridad Ciudadana, Samuel Ugalde García.

Fue el sábado 6 de marzo, cuando elementos de la Policía Municipal acudieron a dicho poblado al sur de la ciudad tras un reporte de que personas en estado de ebriedad estaban escandalizando, al llegar los uniformados pidieron a las personas que se retiraran, sin embargo, estos los agredieron con distintos objetos, uno de los policías sufrió una fractura doble en la mandíbula, otros dos activos también resultaron heridos.

“Lamentablemente se complicó ahí y tuvo que ser internado y sometido a una cirugía porque ya se le estaba infectando, pero sigue el proceso, también las denuncias correspondientes en ese sentido, los otros dos elementos ya se encuentran estables”.

Refirió que las lesiones que dicho policía sufrió son consideradas como graves por lo que podría dejarse secuelas, “no puede comer alimentos, todo líquido, sigue internado, pero ya esperemos en estos días que podamos seguir apoyándolo para su rehabilitación”.

El funcionario municipal no descartó que el policía lesionado regrese a trabajar, no obstante, dijo que se le debe dar tiempo para que se recupere, “nos interesan dos cosas: primero su salud y posteriormente darle seguimiento a las denuncias que puso”.

Recordó que un presunto agresor quien es menor de edad, fue puesto a disposición del Ministerio Público por las lesiones ocasionadas al policía, no obstante, éste fue puesto en libertad.

Y dijo que se sigue trabajando en la carpeta de investigación iniciada, aunque el afectado no ha rendido su declaración en virtud de que se encuentra hospitalizado y no puede hablar.

MD