Manuel Arriaga

Pénjamo.- Habitantes de los terrenos aledaños a la zona arqueológica de Plazuelas se llevan objetos de barro, alfarería y puntas de lanza hechos de piedra, objetos que incluso son puestos a la venta en el mercado negro.  

La zona arqueológica se encuentra en la parte baja de la Sierra de Pénjamo y se cree que la influencia de las personas que habitaron alguna vez este sitio arqueológico se extendió por varios kilómetros a la redonda, incluyendo las comunidades cercanas como El Cobre, Buenos Aires y Guayabo de Camarena.

Es precisamente en las comunidades El Cobre, Guayabo de Camarena y Plazuelas donde algunas personas siguen encontrando vestigios arqueológicos que, de manera desafortunada, son vendidos en el mercado negro. Piezas hechas de barro como muñecos, algunos rostros e incluso puntas de lanza hechas de obsidiana, han sido encontrados en el área y quienes las poseen, no han notificado a las autoridades. 

En esta área, es común encontrar grupos de personas que salen a la zona cerril a buscar tesoros, ante las incontables leyendas que hablan sobre la presencia de cuevas y escondites, donde piezas o monedas de oro fueron escondidas después de la conquista. Han sido los exploradores que han encontrado estas piezas arqueológicas, aunque algunas de ellas fueron cedidas por los habitantes de la zona para la confirmación del museo de sitio; en la zona arqueológica, existen decenas o tal vez, cientos de ellas que son comercializados en el mercado negro. 

EZM