Planeta juventud, odisea necesaria

Sorprendidos por una nueva variante del coronavirus, clasificada por la Organización Mundial de la Salud como “preocupante”, por su rapidez de contagio y dispersión, esta semana arranca el Congreso Internacional para la Prevención de Adicciones Planet Youth 2021. Con la amenaza de una nueva ola pandémica, por la aparición sorpresiva de una variante de Covid denominada Ómicron, del 30 de noviembre al 3 de diciembre se llevará a cabo en el Poliforum León este evento del programa Planeta Juventud.

Como parte de las acciones del Gobierno del Estado de Guanajuato, en la implementación del modelo islandés Planet Youth para la prevención de las adicciones en niños, niñas y adolescentes, se prevee que a este congreso concurran más de mil 600 personas de manera presencial y virtual. El evento presentará 68 conferencias impartidas por expertos de 20 países sobre temáticas como “La prevención es posible”, “Políticas públicas en prevención y atención de adicciones”, “Mejores prácticas para la prevención”, “Participación de jóvenes, padres y madres de familia”, así como “Construyendo el modelo de prevención de adicciones desde lo local”.

Como en muchos otros temas, el gobernador Diego Sinhue impulsa grandes proyectos para consolidar el liderazgo de nuestro estado en la edificación de una sociedad saludable, progresista e innovadora, por lo que para la implementación del modelo Planet Youth firmó desde 2019 un convenio con el Centro Islandés de Investigación y Análisis Social. Así bajo la dirección del secretario de Educación, Jorge Enrique Hernández y de Salud, Daniel Díaz, ha ido avanzando el desarrollo del programa de prevención de adicciones, a pesar de las restricciones sanitarias por la pandemia desde marzo del 2020.

Ahora con el desdoblamiento del programa en 25 municipios del estado, será interesante conocer los resultados obtenidos a la fecha en torno al levantamiento de información por parte de los jóvenes participantes y las acciones que en cada ciudad involucrada se llevan a cabo. Sin lugar a dudas que los esfuerzos que la administración estatal realice en beneficio de nuestra juventud, siempre serán de reconocer, por lo que la metodología de este programa nos permitirá visualizar el estatus de impacto de la drogadicción en nuestros jóvenes y la estructuración de las mejores estrategias para combatirla.

El modelo Planet youth fue creado en 1998 en Islandia, donde comprobó que sí es posible preservar a los jóvenes del alcohol y la drogadicción, mediante la adopción de actividades de atención comunitaria y un diálogo constante entre investigadores, técnicos y profesionales con los políticos y legisladores, ya que la metodología es principalmente participativa y basada en los activos de salud de cada comunidad. Pero aunque la implementación del modelo ha demostrado ser altamente eficiente en Islandia, los índices de mejora del riesgo no alcanzan los mismos niveles en las 110 ciudades de los 31 países donde se ha adoptado.

Esperemos que la adopción del programa en la prevención de las adicciones que amenazan a nuestros jóvenes, sí sea efectiva en nuestro estado, ya que sería ideal que desde las esferas gubernamentales se pudieran controlar las variables causales del acceso a los factores de riesgo juvenil, involucrando además del sector educativo y de salud a los responsables de cultura, deporte, desarrollo social y seguridad pública, pues también deben atenderse rubros socioeconómicos, de comercialización y promoción del consumo y de trasiego de estupefacientes.

Para que sea efectivo el alejar a nuestros jóvenes de las drogas y el alcohol se deberá indexar a la metodología planet youth una serie de políticas públicas que regulen e inhiban el acceso a los enervantes que hoy se consiguen en cualquier esquina, plaza o incluso pasillos escolares y diseñar un programa de contención socioemocional de alto impacto.

Invertir en la salud de nuestra juventud, es garantía de armonía social.