Luz Zárate

Celaya.- Fue personal operativo de la Dirección de Tránsito y Policía Vial quienes pintaron de amarillo el arquitectónico Puente Tresguerras, sin embargo, “no fue su intención causar una afectación al municipio”, sino que, por querer hacer un bien, dañaron el monumento.

Así lo manifestaron el Secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Simental y el Director de Tránsito y Policía Vial, Francisco Frías Méndez, quienes explicaron que lo que fue una buena intención del personal operativo terminó en una afectación y con ello una ola de críticas, ya que los trabajadores querían tapar un grafiti y que el puente luciera bien a la llegada del nuevo Obispo, Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, el pasado 12 de julio.

Ahora será el área de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, quien determine la sanción para los responsables, que pertenece al personal operativo.

Fotos: Martín Rodríguez

“A lo mejor su error fue que por tener iniciativa, en base a un evento que se iba a suscitar, ellos quisieron hacer lo propio, sí hubo un error, pero se tomara en cuenta eso y en base a las pruebas aportadas por Contraloría, el Consejo de Honor y Justicia determinará. No hubo dolo porque fue gente que anda en campo, una cuadrilla que anda dando mantenimiento, pintura, embellecimiento, recuerden que desde un principio nosotros quisimos darle una manita de gato a los accesos a la ciudad de Celaya pero este personal se equivocó”, señaló Simental. 

El Secretario de Seguridad dijo que no se les despedirá porque la pinta no se hizo con dolo, sino que “por hacer algo para bien, les salió contraproducente”. 

“Contraloría lo pasó al área de Asuntos Internos de la Secretaría, ya está valorando las pruebas y evidencias que se hayan aportado por parte de la Contraloría, pasó a un Consejo que es el que determinará con las pruebas aportadas por Contraloría y verificadas por asuntos internos”, dijo Simental.

Al respecto el Director de Tránsito y Policía Vial, Francisco Frías Méndez, señaló que hay un área que se encarga de dar mantenimiento a la infraestructura vial, las cuales están en el Programa de Gobierno, sin embargo el personal que pintó el puente desconocía que para intervenir el Puente Tresguerras debe pasar toda una serie de requerimientos.

Fotos: Martín Rodríguez

“Fue una mala interpretación  de las instrucciones que se dieron para ese momento, con una buena intención. Los elementos dijeron que no tenían la intención de dañar el monumento, simplemente querían pintar unos grafitis vandálicos que estaban todo lo ancho del puente, y bueno, pues tuvieron una mala decisión”, señaló Frías Méndez.

El Director de Tránsito y Policía Vial, señaló que el personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya verificó que no se dañó el puente, sí se tendrá que remover la pintura pero el daño no fue mayor.

Presupuesto para reparación

Se constató que la obra que tiene 212 años de antigüedad tiene varios grafitis y falta mantenimiento. Fotos: Martín Rodríguez

El Director de Obras Públicas, Juan Gaspar García Aboyes, informó que el monto presupuestado para los trabajos de reparación es de un millón 956 mil 897 pesos y estará a cargo de la empresa Grupo Celark S.C. Los trabajos comenzarán en los próximos días y tentativamente terminarán el 20 de diciembre.

García Aboytes detalló que además de la limpieza de la cantera de todo el puente y la rehabilitación de la parte baja de éste –en la parte que está sobre el Río Laja-, también se quitará el repellado de la zona donde se pintó de amarrillo en julio pasado.

El proyecto para repararlo ya está avalado por el INAH y se dio aviso del inicio de los trabajos, debido a que es un inmueble catalogado como monumento histórico.

Correo había publicado que además de la pintura amarilla que debe ser removida del puente Tresguerras, obra realizada por el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras considerado el ‘Miguel Ángel Mexicano’, el monumento también requiere mantenimiento en toda su totalidad.

La última vez que se le dio mantenimiento fue en el 2016, cuando el empresario Julián Malo Guevara aportó 6 millones de pesos para la restauración del monumento.

La obra tiene 212 años de antigüedad y es considerada un ícono de la ciudad y atractivo turístico, sin embargo en la actualidad tiene varios grafitis y falta mantenimiento a la cantera, sobretodo en la parte baja del puente. Y terminó de averiarse en julio pasado que personal de la Dirección de Tránsito y Policía Vial pintó la mampostería y los obeliscos del puente de color amarillo, esto como parte del programa de ‘mantenimiento de guarniciones’.

LC