Foto: Martín Rodríguez

Luz Zárate

Celaya.- Sólo el 35% de la población separa los residuos contaminados, entre ellos los desechos generados por quienes padecen coronavirus Covid-19.

El Director de Servicios Municipales, Álvaro Rivera Rangel, dijo que al no entregar los residuos separados es un riesgo para los trabajadores de limpia, por lo que se pide mayor empatía y responsabilidad social de los ciudadanos.

En lo que va de la contingencia 25 empleados de Servicios Municipales se han contagiado de coronavirus Covid-19 y dos han muerto –apenas en el mes de enero-.

“Aproximadamente el 35 % de la población está ayudándonos en separar, el resto de la población lo está juntando con los demás residuos, la indicación para el personal es no buscar nada en las bolsas de basura. Hemos estado pidiendo a la ciudadanía que separen los residuos sanitarios en una bolsa transparente o una bolsa que no sea del color para la basura normal…

“Pedimos que en alguna bolsa especial pongan todos los residuos sanitarios, entre ellos cubre bocas usados, guantes usados, papel sanitario, servilletas, toallas sanitarias, pañales, todo lo que implique un riesgo, y poder disminuir así el riesgo para los trabajadores, así estos residuos los toman los trabajadores con mayor cuidado. Si les es posible pueden rociar en la bolsa una porción de cloro, eso sería mejor”, señaló Álvaro Rivera.

Aunque debería existir un manejo especial para los residuos de enfermos de Covid-19, muchas personas enfermas se recuperan en sus hogares y la basura que generan la tiran “de manera normal”.

El funcionario señaló que los familiares de personas que padecen coronavirus tienen la responsabilidad social de separar los residuos del paciente, incluso hay quienes sí ponen algún letrero de no abrir esa bolsa por su peligrosidad –pero son casos mínimos-.

Destacó que es importante tener un bote de basura con una bolsa de plástico, tapa y pedal, para que el paciente pueda tirar ahí servilletas, pañuelos desechables y cubrebocas y de esa forma aislar al virus. Y para tirar esos desperdicios se debe utilizar guantes y tapabocas y cerrar la  bolsa perfectamente y colocarla en una segunda.

Una de las alternativas que se han propuesto es dejar estos residuos 72 horas antes de entregarla al camión recolector, esto con el fin de que el virus deje de estar activo y no implique riesgos para los trabajadores, quienes se encuentran expuestos al contagio por naturaleza de sus funciones. También podrían colocarle agua clorada y rociar la bolsa, dijo.

“Si no separamos los residuos estaremos contribuyendo a la diseminación del virus y propiciando un mayor número de afectados”, señaló.

Y aunque los trabajadores de limpia portan siempre guantes, cubre boca, algunos portan careta y se les recomienda que su uniforme lo cambien a diario, además de que deben extremar sus cuidados al quitarse su ropa y llegar a su hogar.

Diariamente se generan 350 toneladas de basura, son 20 toneladas menos que hasta antes de la pandemia que eran 370.

LC