Foto: Cuca Domínguez

Cuca Domínguez

Salamanca.- Los habitantes de la comunidad de Los Prietos y El Cajón, siguen insistiendo en que se sanee el río Temascatío que pasa a un costado de la comunidad, porque ni con el agua de las lluvias se limpió y continúan presentándose malos olores.

Los vecinos de la zona destacaron que en las administraciones pasadas del gobierno federal y estatal, tenían tanto interés en resolver este tema que incluso a través de la Conagua y la Profepa interpusieron denuncias contra las empresas asentadas en la ciudad industrial de Irapuato, que se supone era de dónde provenían las descargas de aguas contaminadas.

Señalaron que incluso a una empresa de lácteos le hicieron construir su planta de tratamiento de aguas que luego se supo presentaba daños de origen, según dijo una vecina.

“En ese tiempo las vecinas nos reunimos con las autoridades correspondientes, vino el gobernador, los funcionarios federales y todos según se comprometieron a resolver este tema, pero han pasado los años y a la fecha el río sigue igual de contaminado lo que es preocupante, porque ahora ya nadie le hace caso,” dijo una vecina de la zona, quien no quiso dar su nombre, “¿para qué? De todas formas nadie hace nada al respecto”, aseguró.

Unos señores agregaron, “como dice la canción, ‘aquí todo sigue igual’… espere a que haga más calor y entonces no vamos a aguantar la pestilencia. Es que mantiene enfermos a los vecinos porque huele feo y uno lo respira todo el tiempo”, precisó uno de los hombres.

En el lugar se puede percibir un fuerte olor. Otro vecino resaltó “y eso que las lluvias que han caído lo han limpiado un poco, pero de que sigue contaminado, sigue, se puede ver, se puede oler”, precisó.

Entre basura y aguas negras pierden la salud

Foto: Yadira Cárdenas

Vecinos de esta comunidad han luchado desde hace mucho para que se retomen acciones de limpieza de esta Área Natural Protegida. En las comunidades colindantes los habitantes ya han perdido la cuenta de las veces que se hizo señaló esta problemática que representa un claro foco de infección y que ha afectado la salud de los locales.

Entre basura, agua contaminada, muebles viejos, neumáticos y hasta excremento de animales al que le prenden fuego, viven las personas en esta zona, padeciendo además problemas de salud por la contaminación como dolores de cabeza, náuseas y dolor de estómago, sobre todo durante las temperaturas altas.

Los vecinos reconocen que este problema se origina en parte debido a personas de la zona que utilizan el río como basurero, además de para las descargas de aguas negras. Pero también apuntan que empresas de comunidades vecinas o incluso de la ciudad de Irapuato también acuden a tirar sus desechos.

En tanto la gente sigue padeciendo tanto la temporada de lluvias como el calor. La primera debido a que la elevación del agua los incomunica frecuentemente ante la falta de un puente que conecte y permita el paso de vehículos y trae a la zona a turistas que muchas veces no respetan la flora y la fauna de la zona generando más contaminación.

LC