Redacción

Salvatierra.- Con 102 fallecidos y un hospital general de Salvatierra saturado por la atención a contagios por Covid-19, en Urireo cientos de habitantes participaron de la fiesta patronal al Señor de la Salud para pedirle que acabe la pandemia.

De acuerdo con la tradición, desde la última semana de diciembre la imagen del Señor de la Salud, un Cristo crucificado en tamaño real, es bajado de su altar para recorrer por varios días las calles de comunidades como Los García, Ojo de Agua de Ballesteros o Urireo.

Esta última, la más grande de Salvatierra, donde según el censo, habitan unas 8 mil 600  personas y donde tal recorrido con la imagen culmina el 6 de enero con el retorno del Cristo a su altar.

Para celebrar, el jardín principal de Urireo se llenó de personas que, creyentes o no, bailaban y disfrutaban de la música de banda y de la verbena popular, así como de los puestos de comida y juegos, mientras que sacerdotes celebraron misa.

Al respecto, autoridades municipales no han emitido algún posicionamiento, pues si bien desde hace meses no hay permios para fiestas patronales, se desconoce si hubo alguno para esta de última hora o se aplicó algún tipo de ‘tolerancia’.

De igual modo, desde el inicio de la pandemia, la Arquidiócesis de Morelia pidió a sus parroquias suspender fiestas patronales y por ello no se ha hecho público si esta ocasión hubo alguna excepción.

ndr