Nancy Venegas

Irapuato.- Los habitantes de las comunidades Aldama, Encino del Copal y Cañada de la Muerte siguen en pie de lucha, solicitaron la intervención de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, (Profepa) y de la Comisión Nacional del Agua, (Conagua), para evitar la habilitación del relleno sanitario porque aseguran el proyecto sería un ecocidio y atentaría contra la salud de miles de familias.

A través de redes sociales, se difundieron dos documentos fechados el 24 de diciembre del año pasado, dirigidos a las titulares de Profepa y Conagua, Blanca Alicia Mendoza Vera y Blanca Jiménez Cisneros, respectivamente, en los que los vecinos de las comunidades Aldama, Encino del Copal y Cañada de la Muerte, por medio del diputado federal Juan Israel Ramos Ruiz, secretario de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, piden la intervención de las funcionarias federales respecto a la habilitación de un relleno sanitario.

“Solicita nuestra intervención a efecto de atender la solicitud ciudadana emitida por habitantes de las comunidades de Aldama, Cañada La Muerte y Encino El Copal, y poder tomar parte en la defensa de los daños ambientales y de salud pública que se pudieran causar derivado del proyecto por el que se pretende instalar un relleno sanitario o sitio de disposición final de residuos en la comunidad de Aldama”.

“En la solicitud se exponen diversas irregularidades con las cuales han sido otorgados los permisos por parte de las autoridades locales para autorizar la instalación del relleno sanitario, en donde no existe el consentimiento del núcleo poblacional legítimamente interesado, afirmando que su instalación representaría un ecocidio, toda vez que alteraría los ecosistemas y sistemas de arroyos existentes en la zona, así como en la salud de los habitantes”, especifican los documentos.

Cabe recordar que, el año pasado, los habitantes de las tres comunidades se manifestaron en plena carretera que conecta a Irapuato con Silao, con pancartas en mano exigieron la prohibición en la habilitación del relleno sanitario de un predio por donde circundan arroyos y además se ubican árboles, pues consideraron que ello afectaría su salud al contaminarse los mantos acuíferos. Así obtuvieron una sentencia a su favor y ahora espera la respuesta de las titulares de Profepa y Conagua.

LC