Luz Zárate

Celaya.- Aunque ha disminuido de manera considerable la presencia de comerciantes ambulantes en los cruceros y avenidas de la ciudad, un grupo de vendedores piden a las autoridades municipales que les permitan colocarse, pues en este momento de pandemia es complicado tener un trabajo fijo y obtener ingresos.

Además denunciaron malos tratos de parte de los policías municipales, a quienes acusan de apalearlos, amenazarlos, quitarles su mercancía y violentar sus derechos.

José Cruz Solís platicó que el martes pasado su hijo estaba vendiendo en la esquina del Eje Manuel J. Clouthier y Torres Landa, cuando llegaron policías municipales que le ordenaron que se retirara pero además lo golpearon y quitaron la mercancía, por lo que levantaron una queja en la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos.

“Estamos en Derechos Humanos poniendo la queja contra los oficiales de la unidad 7122 porque detuvieron a uno de mis hijos (…) él pidió auxilio en una casa en donde lo dejaron entrar y los policías lo sacaron y se lo llevaron, hay testigos de que los policías lo empezaron a golpear. Mi hijo trae lesiones en costillas, espalda, cuello y el ojo, estamos aquí para ver que podemos lograr, para que sancionen y la presidenta vea que no nos pueden tratar así”, y aseveró que hay quienes dependen de esa actividad para subsistir, más en estos tiempos de pandemia que el trabajo formal es escaso.

Reglamento avala infracciones
En el Bando de Policía y Buen Gobierno municipal se prohíbe que estén personas en los cruceros realizando alguna actividad y por la cual pidan alguna moneda. El artículo 63 señala que se puede infraccionar a alguien por impedir el libre tránsito de personas al realizar actividades de entretenimiento en cruceros o vialidades, así como aquellas que obstaculicen el arroyo vehicular y paso peatonal.

AC