Fernando Velázquez / Jazmín Castro

León.- El exsecretario de Salud federal, José Ángel Córdova Villalobos, aseguró que para llevar a cabo las pruebas piloto de regreso a clases en Guanajuato, los maestros deberían contar con su vacuna anticovid, y también hizo un llamado a los padres de familia para que no manden a sus hijos en caso de que estén enfermos.

En entrevista, indicó que la fase de prueba planteada por la SEG es un primer paso hacia una nueva normalidad en la educación, y resaltó que si bien no pueden instalarse filtros de aire en todos los salones, su aforo no debería exceder el 50% y las ventanas tendrán que estar siempre abiertas.

Además, consideró necesario que se dividan los grupos para que unos vayan lunes, miércoles y viernes, y otros los martes, jueves y sábados.

Córdova Villalobos también exhortó a los padres de familia a ser responsables con sus hijos.

“Suplicar a los padres de familia la honestidad porque si un pequeño en la noche lo tuvieron enfermo, y en la mañana porque no saben dónde dejarlo, lo llevan y a lo mejor es coronavirus, pues es una irresponsabilidad. Espero que a nadie se le ocurra hacer eso porque sí lo vivimos cuando fue lo de la influenza”, dijo el actual candidato de Movimiento Ciudadano a diputado federal.

Asimismo, señaló que los profesores que participen en el pilotaje sí deberían estar vacunados.

“Desde el pilotaje todo debe estar igual que como queremos implementarlo, porque ahí lo que se puede detectar son las deficiencias que puedan existir y corregirlas, para que en el momento en que se decida que ya no es pilotaje, entonces ya esté todo en las mejores condiciones y con el menor riesgo”, declaró.

El exsecretario federal de Salud añadió que otra de las partes importantes del protocolo es que en caso de que se detecte un caso en un salón, éste sea cerrado durante algunos días, pero en caso de que se detecten casos en más aulas, entonces todo el plantel debería cerrar.

11 mil estudiantes emigraron

El secretario de Educación en el Estado, Jorge Enrique Hernández Meza, informó que 11 mil estudiantes de educación privada, emigraron al sistema público derivado de la pandemia. Además para regresar a clases el estado tendrá que desembolsar 12.5 millones para rehabilitar las 600 escuelas vandalizadas. Así lo dio a conocer durante el recorrido que realizó por los planteles CECyTE y CETAC, donde informó que existen 13 mil centros de trabajo, y solo el 4% sufrió daños en sus instalaciones o algún tipo de robo.

Aclaró que las instituciones educativas que cuenten con daños, obviamente no serán candidatas a participar en la prueba piloto del regreso a clases que se aplicará el próximo mes, aunque aclaró que la Secretaría está preparada para ‘levantar’ las instituciones que hayan registrado daños menores y mayores.

Solo participan algunas escuelas en el regreso a clases

Será hasta el 30 de abril cuando la Secretaría de Educación en coordinación con la Secretaría de Salud, definan el número de escuelas que participarán en la prueba piloto del regreso a clases por tres semanas, para luego valorar los resultados.

Hernández Meza, aclaró que no todas las instituciones participarán en este proceso, “en las diferentes tipos de modelos educativos tamaños, contextos, rural, urbano, el funcionamiento de las escuelas y en general con ello poder afianzar nuestros protocolos para cuando las condiciones sean optimas se pueda pensar que el regreso de todos se de en buenas condiciones”, expresó.

EZM