Nayeli García

Irapuato.- El obispo Enrique Díaz pidió a las autoridades municipales no bajar la guardia y seguir trabajando en el combate a la violencia, pues, aunque se tenga registro de una disminución del 80% en homicidios dolosos, la percepción de la ciudadanía es de inseguridad y temor.

“A veces se ha malinterpretado de que no se está haciendo nada, yo entiendo que es un problema grave que tenemos, pero que no podemos solucionarlo diciendo que no hay problema de violencia y la percepción sigue siendo que ha habido y sigue habiendo violencia, sigue habiendo temor”, consideró el obispo.

Esto, ante el reporte mensual del Observatorio Ciudadano ‘Irapuato ¿Cómo vamos?’, en donde dio a conocer que durante noviembre fueron contabilizadas 11 víctimas de homicidio doloso, lo que representa un 80 por ciento menos que las víctimas registradas en noviembre del 2019, de cuyas muertes, ocho de cada 10 fueron vinculadas con el crimen organizado.

Enrique Díaz mención que en cuestión de violencia es complicado tener datos concretos sobre si realmente ha bajado o no, pues la percepción ciudadana es que sigue habiendo violencia y se siente un ambiente de temor, en donde siguen los robos, la gente se va de la ciudad, se cierran los negocios, ya sea por la pandemia o por la violencia, pese a los números que se puedan dar.

Te podría interesar:

SZ