Cuca Domínguez

 Salamanca.- Trabajadores petroleros advierten que las condiciones en las que opera la refinería “Ing. Antonio M. Amor” de PEMEX, son delicadas ante la falta de mantenimiento e incluso adelantan que se corre el riesgo de accidentes mayores o de parar la producción de energéticos. José Israel Romero, trabajador asignado a la planta Hidrogeno no. 2 en el cargo de especialista y Jacqueline García Laguna, operaria de segunda electricista en el área de mantenimiento, coincidieron en que es urgente al mantenimiento a los equipos de las plantas de refinado del petróleo crudo.

José Israel destacó que, “en los últimos años hemos visto con preocupación mis compañeros y yo la falta de compromiso para dar un mantenimiento integral a las instalaciones de la RIAMA, considerada de altos riesgo por las altas presiones y temperaturas, sin embargo hay muchas áreas críticas como el reformador que trabaja a una temperatura de 750 grados centígrados y una presión alta con mezclas altamente explosivas”, dijo.

Además dijo que desde octubre del 2013 el compresor CKM4B está fuera de operación por estar en mantenimiento y no se ha podido reparar porque faltan piezas mecánicas. Este compresor suministra gas a diversas plantas de la refinería; “de dañarse el único compresor disponible no podremos enviar el gas necesario para la operación de diversas plantas y en todo caso se tendría que comprar gas inerte a diversas empresas con un costo sumamente elevado”.

Añadió que cuentan con dos compresores de hidrógeno, los que han estado operando con malas condiciones, “éstos son parte medular de la operación de un sector de la refinería, ya que de salir de operación se dejará de enviar hidrógeno a las plantas productoras de gasolina y diésel y con ello la producción de energéticos se suspendería y generaría pérdidas económicas y escasez de estos productos en el mercado”.

El obrero mencionó que los petroleros saben de la difícil situación por la que atraviesa PEMEX, pero si no se subsanan estos pendientes, al paso del tiempo y ante alguna emergencia mayor la situación sería más difícil.

Por su parte Jacqueline García Laguna, operaria de segunda electricista en el área de mantenimiento, quien tiene laborando desde hace más de 12 años para Pemex, aseguró que nunca se había vivido una situación como la que se está viviendo en este momento.

“Nos encontramos sin capacitación, para mejorar y actualizar nuestra mano de obra; no hay ascensos temporales o definitivos a consecuencia del bloqueo de plazas; aún con todas las dificultades que tenemos, nuestro compromiso es firme y leal con la empresa, pero esperan la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, para que intervenga y esta situación se subsane”, dijo.

Te podría interesar:

SZ