Enrique Pérez

Tierra Blanca.-“Presenté cansancio, dolor de cuerpo, ojos y cabeza; discreto mareo y mucho escalofrío. Estos fueron los primeros síntomas que tuve al día siguiente de la aplicación de la vacuna”, indicó la señora Felisa Hernández, de 64 años de edad, y habitante de cabecera de este municipio.

“El lunes me vacunaron como a las 5:00 de la tarde y el martes amanecí muy cansada, agotada y con dolor de cuerpo, pero hoy (miércoles) me siento bien”, resaltó.

Añadió que la mejoría fue gradual y con reposo, puesto que incluso el día que recibió la vacunación las molestias la despertaron, pero no les dio importancia, pues la vacuna le representó un gran alivio al considerarla como la única protección que tiene a la mano contra el virus

“No importa que haya sentido ciertos efectos, ya los superé. Estoy dispuesta para que en cuatro semanas reciba el refuerzo de la vacunación”, resaltó.

Más vale prevenir

De igual manera comentó que también dentro de su domicilio su madre de 90 años fue vacunada el mismo día y puesto que sintió los mismos síntomas, pero un poco más agravados, se puso “más delicada”.

Asimismo, un hermano que en su momento presentó Covid, le refirió que sus síntomas secundarios eran parecidos cuando convaleció por este virus.

“Sí se tienen efectos secundarios, mas no incapacitantes o de temor, sino simplemente pasajeros. Por ello, invito a los adultos mayores a acercarse para que les apliquen la vacuna porque es el único recurso para protegerse contra el coronavirus, que en su mayoría es grave y mortal”.

Para finalizar, destacó que dentro de su entorno familiar tuvieron 4 familiares contagiados y un fallecimiento, por lo que resaló la importancia aplicarse la vacuna.

ndr