Luz Zárate

Celaya.- El Puente de las Monas está dañado con grafitis y sin mantenimiento, a pesar de que está en pleno centro de la ciudad y que en la calle Morelos se hicieron obras de remodelación y mejoramiento de la imagen, este monumento no fue tomado en cuenta para su restauración.

Este monumento actualmente es uno de los más dañados del municipio.

Diariamente pasan por la zona más de 7 mil vehículos diarios y hasta hace unos años el puente era parada de los camiones del transporte público. Actualmente luce con grafitti, horadaciones y hasta hierba ha crecido en la parte superior de éste.

Anteriormente era un puente, pero con la urbanización de la ciudad únicamente se conserva como un monumento; data del año 1844 y es obra del arquitecto Longinos Núñez, discípulo de Francisco Eduardo Tresguerras.

En el centro del puente, se ilustra la Fundación de la ciudad, con la representación de los primeros fundadores bajo un árbol de mezquite y la parte donde se encontraban los fundadores se desprendió y no ha sido restaurada.

La última vez que se le realizaron acciones de mantenimiento, fue en el año 2010 luego de que fuera utilizado como parada de los microbuses.

La importancia de este puente es histórica y arquitectónica, cumplía con el objetivo de permitir cruzar el canal, conocido como ‘El Riyito’ –era un río que pasaba por esa zona de la ciudad, pero hoy es una calle- y también marcaba el límite y acceso a la ciudad, sobre la antigua calle Mesones y el ‘Camino Real’ a México, hoy calle Morelos.

En su parte más alta están las esculturas de dos figuras de mujeres o doncellas, que representan a la ciudad y a la patria, pues ambas apoyan su mano y antebrazo, la del lado norte en el escudo real de Celaya y la del lado sur en el escudo de México, de ese tiempo.

Por la escultura de estas dos mujeres, la gente de la ciudad lo llamó, desde el principio, el “Puente de las Monas”.

El director del Museo de Celaya Historia Regional, Rafael Soldara Luna, señaló que por aquí hicieron su entrada, procedentes de Querétaro, el segundo emperador de México, Maximiliano de Habsburgo y el presidente Porfirio Díaz, entre otros.

Después con la llegada del ferrocarril, también pasaron por ahí Francisco I. Madero, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón.

Pero a pesar de su importancia histórica no se le ha dado mantenimiento en una década y al menos en este año es complicado que se haga, debido a que la anterior administración no dejó presupuesto para mantenimiento o realización de obra pública.

Y maltratan al Tresguerras

A finales de julio Ciudadanos celayenses se mostraron sorprendidos y molestos por la pintura colocada al puente Tresguerras por parte de la Dirección de Tránsito y Policía Vial. El descontento de la población se dio tanto por el color, como por el material utilizado en la intervención a uno de los monumentos históricos del municipio, además, que esta acción no fue aprobada por el Instituto de Antropología e Historia (INAH).

Cabe recordar que la Dirección de Tránsito y Policía Vial presumió en sus redes sociales que el personal de la dependencia pintó la mampostería y los obeliscos del puente de ‘alto tráfico’ de color amarillo –chillante-, esto como parte del programa de ‘mantenimiento de guarniciones’.

Ante esto, la Contraloría Municipal inició una investigación para determinar qué funcionario dio la orden de pintar el Puente Tresguerras de color amarillo y quiénes ejecutaron la orden, para así poder fincar responsabilidades. 

Poco después, el Contralor municipal, Rubén Guerrero Merino, señaló que la dependencia a su cargo ya terminó la investigación sobre quién pintó el arquitectónico Puente Tresguerras, y se determinó que fue personal adscrito a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, por lo cual le corresponderá al Consejo de Honor y Justicia determinar la sanción hacia el responsable.

Fue personal operativo de la Dirección de Tránsito y Policía Vial quienes pintaron de amarillo el arquitectónico Puente Tresguerras, sin embargo, “no fue su intención causar una afectación al municipio”, sino que, por querer hacer un bien, dañaron el monumento.

Así lo manifestaron el Secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Simental y el Director de Tránsito y Policía Vial, Francisco Frías Méndez, quienes explicaron que lo que fue una buena intención del personal operativo terminó en una afectación y con ello una ola de críticas, ya que los trabajadores querían tapar un grafiti y que el puente luciera bien a la llegada del nuevo Obispo, Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, el pasado 12 de julio.