Ana Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- Contrario a lo que se esperaba para el comercio local en productos básicos con el regreso a clases, éste ha ido a la baja.

María de Jesús Cruz López, propietaria de tienda de abarrotes, refirió que solo aquellas personas que están asalariadas o cuentan con un ingreso fijo, son quienes están consumiendo un poco más, aunque igual han bajado la despensa de la semana, mientras la parte de la población que depende de ventas o posicionar sus productos, ya sea por sus servicios o artículos, ha disminuido a más de la mitad su consumo, porque deben aplicar nuevas economías en casa.

“Esto es una cadenita, ha sido peor la situación con el regreso a clases en las familias. Se dedicaron a comprar los útiles, mochilas, zapatos y se quedaron sin dinero para otras necesidades o antojos y esto se puede llevar más allá de este mes”, señaló.

En una tienda de abarrotes lo que más se puede llegar a consumir son cebollas y jitomates, limones, huevo, azúcar, plátanos y manzanas para licuados, si a la madre o padre de familia se le antoja algo adicional para los hijos, lo compran discretamente, a esto se suma que en la temporada de lluvias todo se encarece.

El kilo de jitomates está en 30 o 32 pesos, los limones a 25 lo más caro y 18 pesos lo más barato, las calabazas, chiles serranos están por la misma condición. La temporada de lluvias va de la mano esta ocasión con las pocas ventas, así que hay que bajar a la oferta de productos, porque de lo contrario se echan a perder y esto termina en desperdicio o, si se alcanza a salvar algo, se vende a menor precio; ya como último recurso es posible aprovecharlo para alimento de animales.

Dijo que previo al regreso a clases traía 10 cajas de jitomates para venta, cuando ahora son sólo 5 cajas en los que invierte 4 mil pesos, que reiteró, no siempre se vende.