Luz Zárate

Celaya.- Nuevamente en todos los cruceros de la ciudad lucen artistas urbanos, centroamericanos, vendedores, adultos y niños que piden dinero.

El Programa ‘Crucero Seguro’ que tanto presumió la anterior administración, y que estuvo a cargo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y del DIF, pareciera que ya no existe, pues nuevamente abundan las personas que practican la mendicidad en las diferentes calles y vialidades.

Todavía unas semanas antes de que concluyera la anterior administración, se informó que disminuyó un 70% las personas que practican la mendicidad, así como los comerciantes que venden en los cruces de las vialidades.

Los artistas callejeros y los limpiaparabrisas han sido los más difíciles de quitar, debido a que la policía municipal los quita de una avenida, pero se cambian a otra.

El DIF municipal tiene un diagnóstico en el que se evidenció que, en un buen día, una persona puede ganar 700 pesos, un día malo por lo menos se lleva 200 pesos y si el adulto va acompañado de un niño, los ciudadanos aportan más dinero.

A principios de la pandemia, el DIF municipal detectó un incremento de un 392% de niños que son víctimas de explotación infantil y trata de personas, cuyos menores son obligados a trabajar en los diferentes cruceros de la ciudad, conforme pasaron los meses se fue erradicando esta práctica y ahora nuevamente se comenzaron a instalar.

También en un diagnóstico de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se detectó que no todos los que estaban en los cruceros son trabajadores o personas humildes que piden dinero para sobrevivir, pues hay quienes aprovechan para delinquir.

En Celaya son 59 cruceros en los que se ha detectado a personas que venden o realizan alguna actividad para obtener algún ingreso. Sin embargo, los vendedores y artistas se cambian de un lado a otro para tratar de pasar desapercibidos por las autoridades. 

Y son los policías municipales los encargados de retirar a los vendedores y artistas urbanos, pero muchos de los adultos se molestan de que son retirados de la vía pública. Mientras tanto, en el caso de los niños, es el DIF municipal la dependencia que interviene.

En administraciones pasadas se prohibió que en los cruceros hubiera limpia parabrisas, vendedores ambulantes, ‘Marías’, niños o enfermos pidiendo dinero o cualquiera que realizara alguna actividad comercial.

Sin embargo, el Operativo ‘Crucero Seguro’ se dejó de realizar algunos meses en el 2019, pero a partir del año 2020 con la llegada del ex Secretario de Seguridad, Miguel Ángel Simental, nuevamente la policía municipal lo retomó y se comenzó a retirar a los trabajadores de los cruceros.

El Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Celaya prohíbe que estén personas en los cruceros realizando alguna actividad y por la cual pidan alguna moneda. En su artículo 63 se señala que se puede infraccionar a alguien por impedir el libre tránsito de personas al realizar actividades de entretenimiento en cruceros o vialidades, así como aquellas que obstaculicen el arroyo vehicular y paso peatonal.

En el reglamento se da facultad a los elementos de policía para atender cuestiones que atenten el orden público y la paz social, siempre salvaguardando la integridad de los ciudadanos.

Difícil tarea

Desde el pasado julio, el secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Simental, aseguró que vender o practicar la mendicidad en los cruceros está prohibido y algunos podrían colaborar en la realización de algunos delitos.

Con los operativos que ha hecho la Policía Municipal para retirar a los vendedores, limpiaparabrisas, artistas urbanos, niños y supuestos enfermos que piden dinero en la vía pública, había disminuido semanas atrás alrededor de un 60% las personas que trabajan en las vialidades.

Sin embargo, nuevamente comenzaron a invadir las calles del centro, avenidas primarias y cruceros de vialidades principales.

La antigua directora de Fiscalización, Azucena Arredondo, señaló que, como autoridad, entienden la necesidad económica de las personas. Sin embargo, resaltó que está prohibido que se coloquen vendedores, artistas callejeros, limpiaparabrisas en los cruceros y avenidas, en donde se colocan para hacer arte urbano, vender productos o pedir una moneda.

En Celaya son 59 cruceros en los que se ha detectado a personas que venden o realizan alguna actividad para obtener algún ingreso. No obstante, los vendedores y artistas se cambian de un lado a otro para tratar de pasar desapercibidos por las autoridades.