Luz Zárate

Celaya.- El secretario de Salud estatal, Daniel Díaz Martínez recomendó que no se cancele el servicio de transporte público, que no se recorte el número de camiones que circulen durante el día, ni tampoco se reduzcan los horarios para evitar que se aglomeren las personas, sin embargo, los usuarios no atienden las recomendaciones sanitarias.

Pero a pesar de que no se ha modificado el servicio, porque eso afectaría en demasía a los usuarios, en todas las paradas las personas no guardan la sana distancia.

En donde más aglomeraciones hay son en las paradas del centro, donde se ha catalogado como la número uno de las zonas de riesgo y con mayor número de casos activos de coronavirus Covid-19.

Aunque ya hay más personas con cubrebocas, todavía hay quienes se resisten a usarlo y los choferes los dejan subir a las unidades, pues muchos ciudadanos que no cumplen con el protocolo de higiene reaccionan de manera violenta.

Uso incorrecto

Cabe destacar que hay choferes de transporte público que  traen el cubrebocas en el cuello y se lo acomodan cuando llegan a las paradas donde saben que habrá inspectores de movilidad. Algunos argumentaron que es cansado traerlo colocado todo el día.

Según las cifras de la Secretaría de Salud del Estado, hasta este sábado se han detectado a cinco mil 272 personas contagiadas de coronavirus y 360 personas han muerto por esta enfermedad.

Desde que se hizo obligatorio el uso de cubrebocas en el transporte público y se instauró que se bajara del camión a las personas que no traigan este aditamento.

Dentro de los camiones tampoco se respeta la sana distancia, las personas se aglomeran al subir, al bajar y durante su trayecto de viaje. Tampoco hay gel en las unidades.

Invaden parques

Apenas pusieron las cintas de restricción la Alameda y ya los ciudadanos nuevamente las quitaron y comenzaron a usar las bancas, los juegos y las calzadas de este parque para andar en bicicleta, patines o pasear a sus mascotas.

También en el Jardín Principal colocaron cintas amarillas para impedir el paso a algunas bancas y evitar que las personas se sienten alrededor del kiosco, pero ahora la gente se aglomera en las áreas que quedaron libres, pegados unos a otros, sin cuidar la sana distancia.

Con el cambio del color del Semáforo de Reactivación de amarillo a naranja, las áreas públicas deben estar a un 50% de su capacidad y los parques a un 20% pero en todos se rebasa el aforo permitido.

El director de Protección Civil, Luis Ramón Ortíz Oropeza señaló que es difícil tener cuantificadas a las personas que están en las áreas públicas municipales.

EZM