La Cuarta Transformación Opinión

Pemex: ¿deuda soberana? y se va Octavio Romero

La próxima semana habrá Consejo de Administración en Pemex. Un tema a tratar es la capitalización de la empresa. Se va retomar el plan de lanzar un programa de petrobonos hasta por 10 mil millones de dólares.

Los nuevos petrobonos son un mecanismo a través del cual el que emite no es Pemex sino un fideicomiso privado y lo que compra la gente es petróleo, no compra riesgo Pemex, y puede tener garantía de principal.

Desde diciembre del año pasado la Secretaría de Hacienda, que maneja Arturo Herrera, aceptó dar para adelante al planteamiento que presentó el consejero independiente, Juan José Paullada.

Este esquema se complementaría con la absorción de una parte del remanente de operación del Banco de México, que para mediados de 2020 se estimó en 300 mil millones de pesos con dólares de 22.50 pesos.

Pero con la apreciación del peso, cuando mucho el instituto central estaría entregando al gobierno federal unos 90 mil millones de pesos, a los que habría que descontar 70% que se van a fondos de estabilización.

Así, de lo que el Banxico traspasaría a Hacienda por concepto de remanente, lo que podría estar entrando a Pemex después de convertirse a deuda pública, serían hasta unos 27 mil millones de pesos.

Esos 27 mil millones podrían escalarse hasta 50 mil millones si es que se hace una asunción de deuda adicional por 20 mil millones, derivado de excedentes de petróleo cuyo precio ha venido subiendo.

Sin embargo en Palacio Nacional se empieza a analizar otro camino: que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador convierta a deuda soberana hasta la mitad del pasivo total de la maltrecha petrolera.

Hablamos de 50 mil millones de dólares por los que bancos de inversión podrían interesarse en adquirir deuda del gobierno federal, con lo cual también bajaría sensiblemente el pago de intereses.

La petrolera paga entre 7% y 8%, solo convertir a deuda soberana la mitad de su pasivo implicaría un ahorro de hasta cuatro puntos porcentuales, algo así como dos mil millones de dólares al año.

No obstante se correría el riesgo de que México perdiera su grado de inversión, pero dado los recientes escarceos con la agencias calificadoras, ¿qué le importa al Presidente lo que opinen esas empresas?

Sea cual fuere el camino: combinación de petrobonos con remantes del instituto que gobierna Alejandro Díaz de León, o convertir a deuda soberana el pasivo de Pemex, lo que sí viene es una sacudida.

La capitalización vendría acompañada de cambios al más alto nivel. Se alista ya la salida de Octavio Romero. Se lanzará como diputado plurinominal en primer o segundo lugar de la circunscripción del Sureste.

LE ADELANTABA QUE hoy Andrés Manuel López Obrador dará el banderazo de la reconfiguración de la refinería de Tula. Costará unos 2 mil 800 millones de dólares, recursos que necesariamente serán deuda, dado que el Presidente no quiso dar entrada a privados. ICA, que dirige Guadalupe Phillis, intervendrá solo como contratista de las obras. El anuncio se hará en Tabasco, en el campo conocido como Dzimpona, región en la que hay un yacimiento terrestre con capacidad de entre 600 y mil millones de barriles totales de petróleo ligero. Serán los dos anuncios fuertes para conmemorar la 83 Expropiación Petrolera.

CINEMEX, LA OTRA cadena de exhibición de películas que también está en proceso de reestructura financiera, acaba de lograr el concenso de sus acreedores para extender por seis meses más el periodo de espera o stand-still. Hablamos de BBVA de Eduardo Osuna, HSBC de Jorge Arce, Santander de Héctor Grisi, Sab Capital Sofom de Francisco Lira y el Export Development Canada de Mairead Lavery, que convinieron irse hasta septiembre. La empresa de Germán Larrea les debe 45.3 millones de dólares y tres mil 150 millones de pesos. Cada banco tiene alrededor de 16.6% del pasivo total de esta firma que dirige Rogelio Velez.

OTRA FLANCO QUE Interjet tiene abierto con el SAT, y que podría agravar la situación de Miguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani, fue la venta de turbosina. Se trata de un negocio accesorio, por fuera de la línea aérea, y que a en los últimos años resultó muy lucrativo para la familia. El dinero, según han podido rastrear los sabuesos de Raquel Buenrostro, terminó en Irlanda, mismo país donde se domicilió la empresa propietaria de los primeros Airbus que se compraron y que se arrendaban. Otro negocio redondo. El abogado de los Alemán, Javier Mondragón, hace piruetas con la 4T para atajar las acciones legales.

NO SON MIL millones, sino tres mil 900 millones de pesos los que se pretenden por la venta de Libertad Servicios Financieros, esta sociedad que nació en Querétaro como una caja de ahorros. Se estima que en la panza tiene alrededor de nueve mil millones de pesos, lo que la convierte en un bocado apetitoso para más de un intermediario. Hay tres tiradores que ya manifestaron interés. Le mencioné ya a dos. Uno es Scotiabank, que capitanea Adrián Otero, y Banco Afirme, de Julio Villarreal. El tercero es el influyente fondo soberano de Singapur, Temasek, que representa aquí Lorenzo González Bosco. No los pierda de vista.

EL FONATUR ACABA de suscribir un convenio con Fernando Chico Pardo para que devuelva un terreno de 130 hectáreas en Huatulco. Se trata de un lote hotelero-comercial con una posición privilegiada en Bahía Maguey y Organo, el cual fue adquirido por el empresario en 2011, pero nunca desarrolló. El acuerdo consiste en que a Chico le regresan sus 70 millones de pesos a precios de hace diez años sin plusvalía de terreno. El organismo que dirige Rogelio Jiménez Pons tomará posesión en los próximos 60 días. El de Asur no las traen nada con la 4T. Le va n a construir el aeropuerto de Tulum y lo dejaron fuera del Tren Maya.

PLANET FITNESS, la cadena de gimnasios más grande de Estados Unidos, alista su desembarco más recargado en México. La firma que fundaron Michael y Marc Grondhal ya tenía presencia aquí con algunos centros, sobre todo en el norte del país. Sin embargo se conoce que el grupo dirigido por Chris Rondenau trae un nuevo y agresivo plan de expansión. Va por el mercado medio y medio-bajo, donde se ubica Smart Fit, que preside Alfonso Gómez Benet. A diferencia de sus competidores, Planet Fitness centra sus rutinas en el peso y el cardio. No más.

Related posts